viernes, 26 de febrero de 2010

DIVERTIMENTO LITERARIO


Existe una tela invisible entre la ficción y la realidad. Y esa invisibilidad se ha venido en llamar literatura, creación, que no son otra cosa que la base de lo onírico y lo real, que magistralmente creado da lugar al nacimiento de un antiguo arte conocido como escritura.
Y no otra cosa es la gran apuesta que nos ha ofrecido nuestro amigo Jesús Lens en su bitácora. Un nuevo giro de la imaginación, esa que habita a mitad de camino entre la razón y la realidad.

Jesús nos sorprendió esta mañana con el anuncio de la inventiva de su marcha a la meca del cine e inmediatamente, tras leer su anuncio me dije: ¿Y por qué no? ¿No son los sueños un trasunto de la realidad? ¿No dicen por ahí que los sueños se pueden cumplir? ¿No dijo Calderón de la Barca que los sueños, sueños son?
Un ejercicio completamente legítimo de creatividad que sitúa a estas herramientas -los blogs- en un nivel muy superior. En un nivel muy parecido a las mejores novelas.


Un día escribí en Ideal sobre el divertimento literario, en alusión a la división de la personalidad del escritor Juan Eslava Galán, que durante muchos años y muchos libros fue el Álter Ego de un hispanista inglés algo bohemio llamado Nicholas Wilcox. Su inventiva le hizo escribir y publicar una trilogía magnífica dedicada a la ficción templaria, que fue totalmente creída por propios y extraños. Y asimismo su inventiva contribuyó a reabrir una linea literaria utilizada siempre por los más precursores.


De hecho, cuando a Gustave Flaubert se le preguntó quién era en realidad Madame Bovary, respondió flemático: "Madame Bovary c'est moi".
Por eso nuestro amigo Jesús y Álter de quien esto suscribe ha explorado con precisión en este divertimento. Y, en mi opinión, lo ha hecho con brillantez.
Porque no se trata tan sólo de lanzar el bulo sino de configurar alrededor una atmósfera propicia repleta de señales que indiquen con nitidez que esa acción -viajar a Los Ángeles para trabajar en el cine- es totalmente coherente con la trayectoria de la persona. Y eso, no es nada fácil amigos.
Por ejemplo, si yo dijera que me voy a entrenar al Milan, esa información lo único que podría provocar es hilaridad de mis lectores, y en todo caso felicitaciones por el buen humor demostrado.
Pero en el caso que estamos tratando -a pesar de que se trata de un gran salto cualitativo-, existe un causalidad, como se diría en el argot jurídico, es decir un nexo indeleble.
Con esa inventiva mi compañero de fatigas ha contribuido a que me sienta satisfecho con el panegírico que le he dedicado justo arriba de esta entrada escrito con el corazón a un amigo que se "iba" durante años a miles de kilómetros, algo que -por otra parte- hace tiempo quería hacer. Así que me dije, he aquí la ocasión.
Lo importante de escribir es que siempre se puede estar explorando nuevos terrenos desde el teclado o desde la pluma. Poder transitar por mundos oníricos o reales. Poder utilizar el ingenio que den de sí las palabras.
Crear, innovar, imaginar, alterar la cotidianidad, emocionar, introducir ideas, imágenes, mundos oníricos, ese es el verdadero papel de la literatura.

2 comentarios:

  1. Álter, ésa era la idea, provocar, alterar, soñar, cambiar y que la gente me acompañara en este viaje. Ha salido bien. Creo que hasta demasiado bien y algunos se han molestado. Pero, en general, creo que ha sido una preciosa experiencia. Tanta que hasta me da rabia que no haya sido "verdadera".

    un abrazo y sigamos abriendo caminos!!!

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...