miércoles, 26 de noviembre de 2008

MANUAL PARA VIAJEROS POR ESPAÑA Y LECTORES EN CASA




He leído en una revista literaria un artículo de esta colección de libros, Manual para viajeros por España y lectores en casa escritos por el escritor y viajero británico, Richard Ford, que en 1830 llegó a Sevilla y fijó su residencia en la ciudad del Guadalquivir para viajar por España a caballo a lo largo de tres años. El resultado fue esta magna obra de siete volúmenes, que ahora edita Turner.
Me ha fascinado -como me fascina la literatura de viajes o el recuerdo del pasado visto desde el presente- descubrir la existencia de esta obra, que comienza a reeditarse, tras su primera edición en 1845.
Dotado de una prosa exquisita este viajero y escritor inglés nos ofrece perlas increíbles como ésta: "El rudo agricultor gallego, el industrioso artesano fabril de Barcelona y el alegre y voluptuoso andaluz son tan esencialmente diferentes entre sí como los diversos tipos de una misma fiesta de disfraces". Y tras leer este texto, uno llega a la conclusión de que no hemos cambiado mucho. O esta otra perla: " En España se consiguen la mayor parte de las cosas por medio del buen humor, una sonrisa, una broma, un refrán, un puro o un soborno, el cual, aunque último recurso, no es nunca, ni mucho menos, el menor de estos, y en seguida se podrá comprobar que ablanda el corazón más duro y suaviza las dificultades, después de que los más cívicos discursos hayan sido usados en vano, porque más ablanda dinero que palabra de caballero". Impresionante.
Leer nuestra propia historia desde el prisma de un culto escritor inglés dotado de esa magnifica prosa ha sido una de las satisfacciones del día. Y es que todo está en los libros.







Y continuando hablando de libros, ha caído en mis manos la novela histórica, reciente ganadora del VII premio de novela "Ciudad de Torrevieja", un certamen que presume por ser uno de los más prestigiosos en cuanto a este tipo de literatura, además de ser uno de los mejores dotados. Su autor, Juan Gómez-Jurado, es un joven escritor madrileño, del que conocía sus dos primeras novelas: Espía de Dios y Contrato con Dios. Una novela que promete y que espero hincarle el diente en cuanto organice mejor la conciliación de mi tiempo con una más incisiva lectura. Por lo pronto, duerme en los anaqueles, junto a otras pendientes de abrir.

5 comentarios:

  1. ¿Qué revista literaria lees?

    Yo suelo leer dos:

    Mercurio, que se consigue gratis en la biblioteca y

    Quimera, que me la recomendaron y no sé por qué la leo, es muy independiente pero la veo floja, no sé.

    Hoy más que nunca, en público o privado me gustaría ver tu opinión, consejo o lo que sea sobre un tema que planteo entre otros en mi último post relacionado con el correr. Eso que leerás es mi "gran enemigo" en el correr y no otra cosa, pero no consigo superarlo y será difícil.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que el artículo sobre el "Manual para viajeros por España" es de los que nos hace mirarnos al espejo.
    Siempre necesitamos de los demás para saber definirnos, y sobre todo, para aprender a conocernos.

    Las distinciones entre los ciudadanos de las diversas partes de Iberia, así como el hecho de conseguir las cosas a través del buen humor, son descripciones de sobresaliente.

    Sí señor, buen libro para aprender desde fuera.

    Saludos. Toni (Alfa79)

    ResponderEliminar
  3. Jesús, tienes mi opinión en tu blog. Espero te sea útil. Saludos.

    Amigo Toni, conocer nuestra historia nos hace más prudentes y sabios, por eso me han parecido sorprendente conocer lo que pensó sobre nosotros hace casi 180 años un viajero inglés ¿ nos ayudaría todo este conocimiento para saber la mierda de país que es éste en muchos aspectos -la monarquía, sin ir más lejos- al mismo tiempo que conocer las grandezas que poseemos?
    Es posible. Saludos republicanos.

    ResponderEliminar
  4. Lo ha sido, gracias, creía que era yo el único, tú lo has dicho en dos palabras "mente acomodaticia".

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...