viernes, 31 de octubre de 2008

LA REINA HABLA


Por supuesto que hablaré del "affaire" de la reina -no es un error gramatical: yo siempre lo escribo con minúscula, porque para mí -que no tuve ocasión de votar la Constitución española, es algo minúsculo-. Pero más allá del bombo que se le está dando al asunto en estos días, quisiera decir algunas cosas: siempre que pueda hablaré mal de la monarquía, porque no la aguanto, no la comprendo y porque me parece un abuso en toda regla. Y, además, porque soy republicano hasta la médula. Y aunque sé que voy contra corriente en este mediático mundo parcial e interesado, en el que los apoyos a la corona por todos los estamentos oficiales me parecen sonrojantes y cínicos, siempre lucharé con la palabra por evitar que esta gente siga viviendo del cuento y, además, dotándose de privilegios a costa del erario público sin que nadie me haya explicado el por qué de muchas cosas: ¿Porque son de origen divino? ¿Porque son de sangre azul? ¿ Porque tienen más cara que espaldas? Y ahora, la más monárquica de todos ellos, la elegida por los dioses del olimpo, la nacida para reinar, la denostada en Grecia pero admitida en España, acaba de hacer unas declaraciones que han levantado ampollas, algo de lo que me alegro porque por esa vía no hará falta seguir proclamando una república: ellos se encargarán poco a poco de traérnosla, con el infinito apoyo de doñaletiziarepublicananarizoperada. En fín, que también uno es jurista de formación y quisiera analizar con la Constitución en la mano esta cuestión, con mayor objetividad posible.

TÍTULO II DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA: LA CORONA

Nuestra Constitución de 1978, dentro de ese Título II, dedica a la reina el artículo 58 en estos términos:
La Reina consorte o el consorte de la Reina no podrán asumir funciones constitucionales, salvo lo dispuesto para la Regencia (institución que funciona en supuesto de minoría del edad del Rey).
Nada más dice la Constitución de la Reina -excepto a una referencia indirecta relacionada con la tutoría-. Los demás artículos de este título II están dedicados principalmente al Rey, y muy pocos al Príncipe heredero.
Ahora bien, lo único claro jurídicamente hablando es que la reina no puede asumir funciones constitucionales, luego, ¿son funciones constitucionales opinar sobre asuntos que están tratados en las normas aprobadas por las Cortes Generales, verdaderas representantes de la soberanía popular? Evidentemente, no. Sin embargo dicho esto, los artículos dedicados al Rey, en mi opinión, pueden ser aplicados de forma analógica a la reina, toda vez que siéndoles aplicados al rey, como Jefe del Estado, que sería la máxima expresión jurídica, es defendible que pueden aplicársele a su consorte. En ese sentido, el artículo 61.1 de la Constitución dice textualmente:
El Rey, al ser proclamado ante las Cortes Generales, prestará juramento de desempeñar fielmente sus funciones, guardar la Constitución y las Leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas.
Se podría pensar que la reina con sus manifestaciones no ha sido demasiada respetuosa con los derechos y con las leyes, al opinar que no entiende que sea matrimonio lo que está proclamado en una ley aprobada en Cortes Generales, algo que guste más o guste menos fue aprobado por el Poder Legislativo, verdadero representante de la soberanía popular, que reside en el pueblo español.
Pero otros dirán que no se le puede negar el derecho a opinar, negar esa libertad de expresión que proclama el artículo 20. El debate, por tanto, está servido. Jurídicamente no existen, en mi opinión, respuestas concretas.

Ahora bien, una vez vista esta cuestión desde la óptica jurídica más fría y objetiva posible, opino a nivel personal que a la reina no le es posible deslindar su condición de reina consorte de la de ciudadana. En realidad, ella no es ciudadana en el sentido estricto del término. Su función le excluye de serlo. Para ser ciudadana tendría que despojarse del hábito de reina, siendo incompatibles ambos atributos. Si incidimos en esto último, las manifestaciones que ha expresado en el libro de Pilar Urbano, en mi opinión son totalmente inadecuadas, porque jamás se podrán considerar opiniones de una persona sin prerrogativas constitucionales. Pero si quiere opinar está en su derecho, siempre que renuncie al privilegio que la Constitución le otorga.
Y es que, sinceramente, me parece deleznable que esta gente quiera tener todos los privilegios que puedan y algunos más y al mismo tiempo no quieran asumir sus limitaciones que tienen como miembros de la Casa Real y que, en mi opinión, les impone la Constitución española de 1978.

20 comentarios:

  1. Estimado José Antonio:

    Todas estas manifestaciones de la ciudadana Sofía, pues -para mí- ya eran de esperar (aunque siempre cabía la posibilidad que sólo fuesen en el ámbito privado), ya que públicamente, todos ellos tienen unos mínimos deberes que guardar. Si esta mujer quiere libertad de expresión ¡ perfecto !, pero los "demás" también queremos libertad de expresión para decirle a ella y a sus vividores todo lo que nos venga en gana.
    Quisiera decir y contar tanto sobre todo esto, pero creo que tú lo has explicado bastante bien en este post.

    Por otra parte, yo tampoco pude votar aquella Constitución. Sin embargo, creo que ha llegado ya el momento de que empecemos a levantar la voz (y bien alta) contra todo este esperpento.

    Recuérdame si algún día nos vemos en persona, que te cuente algunas circunstancias habidas con Sofía (incluso como ella obligó a su hijo a que cortase con Isabel Sartorius). Circunstancias ocurridas casi en primera persona.

    Salud y República. Un abrazo. Toni

    P.D.: por cierto, hace 3 semanas estuve en Madrid y ¡ voilá ! pasé por el colegio en donde está la nieta Leonor. ¡ Tela marinera !
    Casualidades de la vida.

    ResponderEliminar
  2. José Antonio y Alfa, me parece que este affaire, debería animaros, pues parece que la propia morarquía está poniendo su cabeza en una bandeja, imagino que, al menos, de plata.
    No sé si el cambio de régimen en España, está o no entre las principales preocupaciónes de los españolitos de a pié, pero desde luego últimamente, la "casa real", con sus actitudes y sus palabras, están agitando un avispero que puede dirigirse directamente hacia sus reales traseros.
    Por cierto Alfa, por supuesto que estás en tu derecho de criticar el sistema de monarquía parlamentaria, siempre y cuando no se entre en el insulto.
    Polémicas al margen, no me parecen tan descabelladas las palabras de Sofía, aunque hoy en día se alejen de lo denominado "políticamente correcto"
    Saludos Democráticos Verdes (por lo espumosos, y que le den al cambio climático y a la capa de ozono)....jejeje

    ResponderEliminar
  3. Siento el error pues el que ha hecho el anterior comentario he sido yo.
    Sorry!!

    ResponderEliminar
  4. Apreciado Toni, el camino de la razón se impone poco a poco. Fíjate, como principio de partida ni siquiera preveo que exista cambio de régimen -como diría Abel-, porque tal vez -como un día dijo Anguita con lucidez, no se trata que hoy nos acostemos con una monarquía y mañana nos levantemos con una República. Lo importante es un cambio de valores morales. Por eso me parecía un buen principio, decía, que esta gente dejara de tener privilegios y dejaran de estar protegidos, que bajen a la arena a defender sus prerrogativas reales y se conozan sus enjuagues, sus negocios, sus prebendas, y cuando así sea, que valore si interesa o no que continúen. Así lo veo ¿ cómo lo ves tú ?

    Abel, llevas toda la razón: por lo que sea están poniendo su cabeza en bandeja de plata. Yo creo que es algo diseñado e ideológicamente estudiado, que les salga bien o mal, ya veremos.
    Yo creo que lo importante no es lo que ha dicho, sino quien lo dicho, que no es cualquier hijo de vecino, como cualquier ciudadano.
    (Yo creo que hicímos bien por no ir a Atarfe. ¡ Vaya nochecita ! jeje).

    ResponderEliminar
  5. ¿Habéis visto la portada de Público?

    Impagable.

    Las declaraciones de Sofía son las de una mujer mayor de una generación quizá más conservadora que la nuestra, respetabilísimas como ciudadana, pero inexplicables como cargo que ocupa. Porque esos temas, sencillamente y oficialmente, debería estar calladita.

    ResponderEliminar
  6. pero quien deja que ese libro con esas opiniones sobre reconocer en derecho como matrimonio a la figura civil de la unión de dos personas del mismo sexo? no sabia esa pre-censura proteccionista la reacción?... jose antonio no serías tu el que dio el visto bueno del libro?... sospechoso es, sabotaje en la Casa Real.
    Cae una buena para ir a atarfe.

    ResponderEliminar
  7. Alter, a mí también me ha impresionado esa portada. No te pierdas el artículo de Manolo Saco ¡ que bien escribe el cabronazo !
    Totalmente de acuerdo contigo.

    Mario, por lo que tu comentas, creo que todo esto está amañao y se buscan esas reacciones. Algo se cuece en la Real Casa.
    No es noche para Atarfe, además ando resfriado. Ya me metí mi sesión de frio y lluvía el jueves, entre el Pantano y el Portichuelo. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. José Antonio, pues sí, lo más importante es que vayamos concienciando a la ciudadanía de que todos estos privilegios no caben en un sistema democrático y de "igualdades".

    Por supuesto que ha de hacerse SIEMPRE con la palabra y la convicción. Nunca ampararemos ni insultos ni violencia contra ellos o sus símbolos. Por supuesto.

    Lamentablemente, todavía hoy día, en la sociedad cuando te proclamas como Republicano, aún existe gente que te refiere si estás de acuerdo con la quema de iglesias y conventos en la II República.
    En fín, necesitamos mucha pedagogía.

    Saludos. Toni (Alfa79)

    P.D.: por cierto, Manolo Saco es de los mejores articulistas que existen hoy día. Admiro su claridad.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente desacertadas las declaraciones de la Reina, cuyas opiniones me parecen absolutamente respetables en su ámbito privado, pero que no puede hacer públicas por la institución que representa.

    Si es cierto lo que Pilar Urbano dice -la Casa Real aprobó el contenido del libro y después en vista de la reacción provocada negó la exactitud con que se reproducen algunas de las manifestaciones de la Reina-, la familia real debería de cambiar de asesores pues han patinado estrepitosamente.

    Es cierto, que cuando uno se declara republicano, mucha gente piensa en la persecución religiosa y en otras barbaridades. Es injusto, pero ocurrió, y aunque la memoria histórica oficial sufra amnesia (sólo está interesada por los crímenes de un bando), los recuerdos de las personas que la padecieron tienen la manía de seguir presentes, y reventar el mito de una II República inmaculada.

    No digo que la República como régimen sea mala, lo que no es buena es la experiencia republicana en España.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Soy de la opinión que cada cual se exprese con sus ideas, ya puedan ser republicanas o monárquicas. La reina está bien que se exprese, ya está bien con ese tema tabú para todos, ellos no pueden hablar de nada y nosotros de ello.
    Yo, a pesar de ser de izquierdas (no del PSOE) opino que no está bien de llamar matrimonio a las parejas gay, y abortar, si pero cuando el feto esté deformado o con problemas para la madre o caso de violación.
    Lo de la eutanasia si lo veo perfecto.
    Saludos José Antonio...me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
  11. Toni, porque es más de lo mismo. Los poderes mediáticos han buscado siempre criminalizar a la república para favorecer a la monarquía. Pero todo esto no es más que un asunto de oportunidad y poco a poco irá desapareciendo. La República cada día será más vista como alternativa y menos como régimen negativo porque ese ha sido el empeño de muchos, incluídos republicanos caviar, como son la mayoría de militantes del actual PSOE, que sólo apoyan la República en citas de salón, pero se les hace la boca agua con la monarquía y la defienden con denuedo. En realidad nadie qiere asumir la esencia republicana porque se trata de asumir valores para los que la sociedad aún no está preparada. Hay que ir con paciencia. Hay que seguir debatiendo porque entre la entrada en razón de cada vez más personas y las propias actuaciones de la casa real, la República cada vez está más cerca, de hecho ya se aprecia nerviosismo en Zarzuela. Saludos republicanos, amigo.

    Vacuit, totalmente de acuerdo en tu primera premisa: la casa real ha vuelto a meter la pata, de lo cual me alegro como republicano.
    En cuanto a la segunda cuestión, disculpa que lo diga claro: ambos crímenes cometieron crímenes, pero fueron más numerosos los cometidos por el bando franquista, que además fue el que se sublevó.
    La República, por lo que he leído y estudiado fue un régimen muy avanzado, com fallos, obviamente, pero también con demasiadas fuerzas reaccionarias en contra. En las memorias de Azaña se puede apreciar que cada día surgían más odios porque había muchos sectores que no querian perder sus privilegios: terratenientes, ejército, monárquicos. Y eso jodió, de ahí la sublevación. Fue un régimen muy avanzado, en mi opinión, demasiado para la historia senil que España atesoraba hasta ese momento.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. José Antonio, no tengo nada que disculpar pues siempre expones tus argumentos con mucha claridad y respeto, cosa que agradezco enormemente.

    En cuanto a los crímenes, no estoy de acuerdo. Si excluimos las condenas (crímenes en muchas ocasiones), una vez terminada la Guerra Civil, que los nacionales aplicaron a los republicanos, no sabría decirte que bando soportó más. Además es justo tener en cuenta que mientras el bando nacional iba ganando terreno, donde la sublevación no había triunfado y gran parte de la población le era hostil, el bando republicano se replegaba a un terreno cada vez menor y donde no se había producido insurrección, luego la población sobre la que tenía que ejercer su terror iba disminuyendo.

    Tussell, historiador no precisamente entusiasta de Franco, habla de que el terror de los republicano era más incontrolado que el terror ejercido por los insurrectos.

    Si hacemos un poco de "historia ficción", y la República hubiese triunfado, ¿cómo sería la represión sobre los derrotados, cuando ejército y gobierno republicanos seguían los dictados de Moscú?

    La II República española fue un gran sueño: hacer de España, una nación más justa, civilizada, democrática y libre. Desgraciadamente ese sueño terminó en pesadilla por varias razones: la inexistencia de partidos políticos republicanos moderados con amplio apoyo social, el maximalismo de los partidos políticos mayoritarios, la sublevación de octubre de 1934 contra el gobierno (tras la entrada en éste de tres ministros de la CEDA, partido vencedor en las elecciones de 1933), la persecución religiosa y la indiferencia del gobierno frente a ésta, las sospechas de amaño en algunas circunscripciones electorales y la no celebración de segunda vuelta en las elecciones de 1936 (entonces eran a dos vueltas), los numerosos atentados y actos de violencia...

    Resumiendo, que todavía tienen que pasar unos años para que la población supere sus recuerdos y esté madura para decidir entre Monarquía o República.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Ese es el tabú que debiera desaparecer, Paco, como bien dices. En mi opinión, la monarquía debería de estar sometida a crítica como cualquier otra institución.
    Seguiremos suscitando debates en este blog, que tras Diario...ya se va situando poco a poco. Saludos y gracias amigo.

    ResponderEliminar
  14. Siempre he reconocido que la República tuvo sus fallos. De hecho tuvo algunos interrogantes jurídico-políticos.Me explico: sus auspiciadores buscaban crear una forma de Estado (República), al tiempo que -es cierto- no existían partidos puramente republicanos, a excepción de Acción Republicana, el partido de Azaña, que luego tras varias fusiones se convirtió en Izquierda Republicana, partido que aún existe. Los partidos grandes como PSOE, nunca fueron claramente republicanos en la práctica aunque sí en sus estatutos. Tuvieron varios ministros fervientes republicanos -Largo Caballero, Fernando de los Rios, y Besteiro como Presidente del Congreso, entre los más relevantes- pero como partido no colaboraron demasiado. Desde la victoria, el 14 de abril del 31 hasta las nuevas elecciones, en el 33 en las que ganó la CEDA hubo muchos problemas pero, en mi opinión, demasiada saña contra las instituciones republicanas. En pocas palabras: no hubo tolerancia suficiente y de ahí a coger las armas solo hay un paso. En mi opinión la República debería de haber continuado con debate, nuevas elecciones y conversaciones, como continuó a pesar de sus problemas en Francia, Italia o Portugal. Pero en España, insisto, había demasiadas fuerzas reaccionarias que quisieron utilizar la violencia y eso siempre es injustificable. Por muchos fallos que tuviera la República nunca, jamás, esos fallos hay que ajusticiarlos con las armas, porque ningún historiador ha negado que el bando que se sublevó fue el liderado con un gris general destinado en el norte de África, que luego llegó a caudillo. Y, claro, cuando existe una guerra hay crímenes en ambos bandos, eso ha ocurrido en todas las guerras.
    Gracias Vacuit por tus ricas aportaciones.

    ResponderEliminar
  15. Gracias a ti por este foro donde expresar opiniones.

    José Antonio, creo que muchas veces se culpa solo a los partidos conservadores del fin de la II República, y por supuesto que son responsables pero no los únicos. El PSOE de Largo Caballero y Negrín, tenían poco de democráticos y la facción de Besteiro, por desgracia, era más débil. Azaña tenía muy buenas intenciones, pero le perdieron sus prejuicios anticlericales y su falta de moderación (quizás pecó de soberbia) al aplicar reformas en el ejéricito o en el campo español.

    Yo a Franco lo veo como un mal menor (mejor su dictadura que un país satélite de la Unión Soviética), aunque mal al fin y al cabo. Pero si era gris, cómo serían los generales republicanos.

    Estoy contigo en que los partidos conservadores no le dieron ninguna oportunidad a la República, pero tampoco se hizo gran cosa por que se integraran en el régimen, y en mucha ocasiones se utilizó contra ellos.

    Vuelvo a repetir que la República, salvando su anticlericalismo (no se podía culpar a la Iglesia de todas las miserias del país, aunque tuviera responsabilidad en unas cuantas), o mejor dicho los partidos verdaderamente republicanos, querían llevar a cabo unas políticas muy necesarias para España (admiro enormemente su esfuerzo por la extensión de la cultura), pero se trataba de partidos minoritarios, con una base social ínfima.

    En definitiva, creo que a Azaña le faltó apoyo popular, y que derecha e izquierda no confiaban en la República, y al final el conflicto se solventó de la peor manera. Con sacrificios y pérdidas por las dos partes.

    Sobre Azaña me gustaría recomendarte un ensayo de Juan Goytisolo (aunque como te veo muy puesto en el tema y seguramente lo has leído, pero por si no) titulado "El lucernario"

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Vacuit, he de confesar que me agrada sobremanera "hablar" con alguien que tiene grandes conocimientos sobre la República, un periodo apasionante, en muchos sentidos.
    Acercamos posturas. Precisamente cuando leía "Los cuadernos robados" de Azaña -que te aconsejo si aún no lo has leido-, pensaba que este hombre culto y honesto -para mí es la idealización de la Segunda República-, fue demasiado rápido en sus reformas militares y eclesiásticas -a las que se oponía de alguna forma D.Niceto, hombre de fuertes creencias religiosas, y algún que otro miembro del Gabinete republicano-, además, que adolecía de un defecto que le acompañó durante toda su vida: algo de soberbia que tenía, incluso, con los suyos, no digamos ya con su compañero y al mismo tiempo "rival", el inclasificable y contradictorio D.Niceto Alcalá Zamora, del que ironizaba constantemente.
    Es cierto lo que dices, no se creía en la República. Era un régimen político extraño al devenir histórico de España y de ahí que no lograra echar raices. Ahora bien, esto convencido que no hubiera seguido los pasos del comunismo soviético. Creo, sinceramente, que no hubiera sido así porque habría dado tiempo a que se asentara como forma política de Estado, basado en una República parlamentaria, ajeno a los tentáculos soviéticos puestos en marcha tras la culminación de la Segunda Guerra Mundial y el reparto de Europa por las grandes potencias vencedoras.
    Por cierto, tomo nota de ese ensayo de Goytisolo, que no conocía.
    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
  17. Permitidme que me meta de lleno en esta publicación para hablar de la carrera de Atarfe, menudo chapuzón veraniego nos dimos allí, no paró de llover en toda la carrera y se extrañó a algún miembro de las verdes excepto a Paco que fué el que vino con nosotros a correr, menudo debut de Paquillo y yo en Atarfe, saludos...

    ResponderEliminar
  18. Jose Antonio, entre tan interesante y animada charla...Gregorio y yo no te hemos visto por Atarfe!!!mira que hace poco publicaste una entrada de correr con lluvia! Saludos

    ResponderEliminar
  19. Qué tal Paco? Pensariáis con razón: "este tío hablando de correr con lluvia y ahora vá y no viene", jeje, bueno..la verdadera razón de no acudir no fue otra que el constipado que en ese momento me tenía atenazado. Os leí y ví en el blog de Gregorio. Enhorabuena por ese tiempo amigo.

    Miguel Angel, cuéntanos en el blog de las verdes esa carrera con detalle, que nos interesa mucho. Saludos y bienvenido tras tu fuga silenciosa..

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...