lunes, 6 de octubre de 2008

BAILAR EN LA OSCURIDAD




En principio, consideraba que podía bastar con la referencia a esta película en la sección "última película...", pero dos comentarios - el de Jesús y el de Javi- hacen que esa breve referencia alcance mayor categoría y se traslade a toda una entrada integramente dedicada a este film de producción sueca-danesa, del año 2000. "Bailar en la oscuridad" forma parte del cine de culto. Por tanto, no vamos a encontrar en ella ningún halo comercial. No lo sé, pero probablemente no se llegó ni a estrenar en la gran cartelera española, por tanto su visionado pasa por hacerse con una copia en DVD.



Venía a decir en el lateral de la derecha que estamos ante una película distinta que ganó en el año 2000 la Palma de Oro a la mejor película en Cannes, y que al margen de los actores y actrices de reparto -la misma protagonista, la sueca Björk, que obtuvo también en Cannes el premio a la mejor actriz: David Morse, al que vimos de funcionario de prisiones de alma noble y sensible en la excelente "La Milla Verde", basada en un relato de Stephen King, junto a Tom Hanks, aunque también de poli cabrón en algunos de los episodios de más calidad de la serie House; Peter Stormare, el sádico-esquizofrénico de Fargo y la francesa Catherine Deneuve, musa de Luis Buñuel durante tantos años-. Decía que siendo grandes sus actores y actrices, lo más impactante e importante de la película es comprobar cómo te conmueve esa magistral transición del hipotético musical alegre -exento de lujos y cuidados- hacia la opción más melodramática del guión, algo que sobrevuela durante toda le película y que ni la propia música -frecuente- logra eliminar. Es más, pareciera que el musical es un grueso paréntesis que nada araña a la fuerza melodramática del film, a pesar del hondo significado que ofrece la melomanía de la protagonista y que, en realidad, es el denominador común de toda la película. Y, lógicamente, esa transición sin fisuras se debe a la maestría de un director llamado Lars Von Trier, nacido en Copenhague en 1956, del cual leo que es uno de los creadores de Dogma 95 -concepto que no conocía hasta que Javi lo citó- y que el autor creó en compañía de otros directores.


El movimiento Dogma 95 consistió en un movimiento cinematográfico que venía a significar un compromiso de los autores a encontrar la verdad profunda en sus películas siguiendo un conjunto de normas estrictas. De ahí que "Bailar en la oscuridad" esté rodada con cámara en hombro, como si de un documental realista se tratara, algo que se palpa de manera muy asfixiante en su desenlace final. Una magistral - pero dura - película. No apta para almas moñicas.

17 comentarios:

  1. A mí me impactó en su día. Poco más puedo aportar; el trasfondo musical me pareció acojonante ( y mira que yo y los musicales no casamos en absoluto), pero es que la voz de Björk, con esa potencia e intensidad me alucinó... Recuerdo vagamente una escena en la vía del tren, canta un tema impresionante... los pelos de punta. El contexto tan asfixiante, ese ambiente tan deprimente salpicado por claqué... y por supuesto, en b.s.o. Genial. Que Jesús aporte su sapiencia al respecto (mucho más autorizado que en cuanto a tecnicismos cinéfilos) y nos hable de Lars von Trier, que luego hizo Dogville, Manderlay (la continuación), Rompiendo las Olas (aunque esta creo que es anterior) y por supuesto nos aclare el movimiento Dogma.
    José Antonio, End of Green, efectivamente, sin dejar de ser metal (no heavy), se aproximan mucho al rock siniestro de los 80, por supuesto. El tufillo de Sisters of Mercy es evidente, pero es que el halo de tristeza que envuelven sus discos los hace geniales. En cuanto a las pintas que profesan en su nuevo disco, no me gusta demasiado. Los primeros álbumes, de mediados de los 90 son la caña, mucho más oscuro, más sucios y secos y una voz que parece rebotar de una pared a otra.
    Yo no los etiquetaría como DOOM, ni mucho menos. Cuando te pase el recopilatorio, degustarás puro doom metal, lento, pesado, siniestro...
    Espero vuestras opiniones sobre la peli, que me gustaría por cierto volver a ver ya mismo.

    ResponderEliminar
  2. Ah, un detallillo, sin pedantería, ¿eh? Björk es islandesa, algo de lo que está muy orgullosa ella, tan rarita-

    ResponderEliminar
  3. Pifié, pensando en ambas cosas, dije b.s.o., quise decir v.o.

    ResponderEliminar
  4. Anotado lo de la nacionalidad, claro, no es igual.
    Lógicamente, ese movimiento dogma sale de wikipedia, que en absoluto es la enciclopedia británica, pero hasta ahí sé.

    ResponderEliminar
  5. Cine de autor Lars Von Trier? supongo que si, nada he visto de el, tengo Rompiendo la Olas que compre en su día por las crítica que tenía, pero aun no la he visto. la única referencia que tengo directa es la de mi padre que un día la cogio
    y la vio, y me dijo que estaba bien, curiosa. El dogma, por lo que entendiendo es acortar la producción, y el ir con la camara al hombro y en video, es llevar el plano al mismo nuestro, pero esto no sirve de nada, sino se sabe contar y entretener. Cine de autor tb es John Ford, Clint Eastwood, Preston Sturges, Berlanga.

    ResponderEliminar
  6. Así he entendido yo el Dogma, Mario, tal vez influenciado por el dogma de fé católico, es decir, buscar la verdad y admitirla sin contemplaciones, pero ya digo lo acabo de leer en la wiki..
    No sé muy bien lo que será cine de autor, pero sí es algo esos directores que citas son claramente representativos.

    ResponderEliminar
  7. Vengo tocado, que dos de mis mejores amigos se me van de viaje y me dejan huérfano.

    Una propuesta: veamos todos "Rompiendo las olas" y hablemos de cine.

    De cine que te agarra por las tripas y no te suelta. Como "Bailar en la oscuridad", que cuenta un milagro, como el famoso "Ordet" de Dreyer, pero en forma de musical.

    Perdonadme ser un blandengue, pero nunca he llorado tanto, viendo una película, como con éstas dos de Lars Von Trier. Porque hablan de sacrificio. de sacrificio por amor. Sin contempleaciones. Cuentan historias que ninguno seríamos capaces de protagonizar.

    Dogma es un movimiento "naturalista". Harto de tanto artificio, Von Trier plantea volver ala esencia del cine y rodar no sólo cámara al hombro, sino usando la iluminación natural y sin meter bandas sonoras (que no es este caso, claro) sino recoger los sonidos de la naturaleza. Un cine apegado a la tierra, sin artificios, directo, que capte los sentimientos.

    Digo de ver "Rompiendo las olas" y no creo que ahora aguantara su visionado. Dios. Era una cosa espantosamente maravillosa.

    Y de Bork, qué les digo. nunca fui un enamorado de su música y tras ver esa película, me enamoré literalmente de ella. Pocos rostros tan expresivos y con tanta capacidad de transmitir sensaciones.

    Alter, tenías que hablar de la peli, por supuesto que sí.

    Mañana hablamos de Dogville, más radical aún que estas dos. ¿Y Manderlay? Esa no la vi.

    ResponderEliminar
  8. Dogville es una maravilla, como bien dices, Jesús, aún más radical. Me encanta cómo refleja la cerrazón y los prejuicios de un pueblo. Cuando la vi hace unos 3 o 4 años fui a trabajar a un pueblo alpujarreño de Almería y creedme, me sentí como Nicole Kidman en la peli: atrapado y atosigado, tras haber sido agasajado previamente. Increíble.

    ResponderEliminar
  9. Buena crítica que has hecho de esta película. Creo que fue una de las que promocionó en su día el diario "Público" . Este tipo de visionados son auténticas "visiones" -valga la redundancia- de la vida real y sus difíciles situaciones.

    Estoy por estas películas que nos muestran y nos ayudan a reflexionar, a conocer.
    Intentaré verla.

    Salud amigo. Alfa79

    ResponderEliminar
  10. Alter, seguiré viendo pelis del amigo Lars, pero en sus dosis adecuadas que son duras, duras.

    Alfa, efectivamente es una de las milagrosas pelis que entrega público ¿ Como se las arreglarán para entregar los viernes estas joyas por 1 euro? Igual piensan que no les interesan a nadie. Increible. Gracias por tus palabras. No dejes de ver Bailar..

    ResponderEliminar
  11. Bailar en la oscuridad, es hiperealismo de la sociedad, sobre todo de la Americana.
    El vacío, la angustia y el miedo que te va provocando y que va en aumento...hasta ese final, que te atrapa, te conmueve y te sacude y que me dejó pegada al sillón, inmovilizada!!
    Por supuesto que lloré y sobre todo esta pelicula me hizo relexionar.
    La protagonista genial!! y también me gustó el papel de Catherine Deneuve, es la amistad en el estado más puro!!
    Cuando nos recuperemos... claro que veremos más de este director!

    Un saludo a todos
    Matti

    ResponderEliminar
  12. Hola Jose Antonio,

    por fin he podido "bloggear" un rato. Enhorabuena por tu nuevo blog, que a primera vista me parece muy variado y de gran calidad. Alguna vez te contaré bien lo de los traspasos millonarios de las farmacias que veo que mencionas... ahora me voy a ver ese nuevo blog del grupo de las verdes. Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Te echaba de menos Victor, supongo que habrás estado a tope. Quien mejor que tú para ilustrarnos sobre esas prácticas farmaceuticas que el otro día surgieron en nuestra tertulia sabatina. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  14. Mati, son películas que no te cogen un pellizo... te arrancan un cacho de dentro. La expiación, el sufrimiento, el dolor... son tan intensos, están tan bien transmitidos que sufres una jartá. Pero también son películas liberadoras de sentimientos.

    Tremendo Lars.

    ResponderEliminar
  15. José Antonio la he visto tres veces y me gista, sobre todo en vose. Aunque no por discrepar, pero creo que las cosas que le ocurren a la protagonista es mucho-demasiado. Creo que se pasan, porque no hay nada bueno que le pase a esa pobre criatura.
    De todas formas las películas del Danes me gustan y las he visto casi todas las importantes. Debo de resaltar Rompiendo las olas y Dogville como mis preferidas, bailar en la oscuridad sería la tercera y la peor de todas (un azco para mi) Los idiotas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. a Mati le afectan verdaderamente estas peliculas. Además son "hiperrealistas" como ella expresa, en las que la desgracia se ceba con una persona, a lo mejor de forma excesiva como bien dice Paco; o bien te agarran y te arrancan un cacho como dice Jesús. Pero no olvidemos amigos que en ocasiones la realidad supera a la ficción

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...