lunes, 3 de mayo de 2010

ELOGIO DE LA PRUDENCIA



No, no se trata de ningún libro de autoayuda filosófica debido a Baltasar Gracián, ni tan siquiera a Séneca. En absoluto. Se tata de mi propia prudencia como corredor.
Prudencia en los entrenamientos por unos claros síntomas de que algo no iba bien en algún lugar inclasificable entre el sóleo y los peronéos laterales. Nada de importancia, pero sí un claro aviso.
El primero fue hace dos domingos, en el kilómetro tres de un recorrido que pretendía ser de trece kilómetros. Me dí la vuelta con algo de dolor.
El segundo fue el pasado jueves, en el kilómetro tres y medio de un corrido que pretendía ser también de trece kilómetros -curiosamente el mismo recorrido-. Me dí la vuelta con algo de dolor.
Por tanto, he puesto a trabajar por primera ver al Compex con tres programas en días alternos: masaje, masaje regenerador y descontracturador.
El dolor por lo pronto ha desaparecido, incluso al tacto, pero aún no me arriesgo a dar un paso. No lo haré hasta el próximo jueves, para cuyo día ya habré completado dos masajes regeneradores con altas dosis de energía.
Probablemente no podré correr en la nueva prueba de Salobreña del próximo domingo, 9 de mayo, opción que barajaba como segura, pero eso no representará problema alguno.
Estoy seguro que las dos medias maratones, hechos en un intervalo de tres semanas, más alguno que otro entrenamiento con ciertas dosis de dureza han provocado esta pequeña lesión, que la atribuyo más al estrés muscular de esa zona muscular que a microrotura.
Pero me fastidia tener que haber roto la tradición de correr en el Día de la Cruz, fiesta de multitudinario golgorio en Granada.

3 comentarios:

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

'ME IRÉ CON EL PRIMER VIENTO', 'REFLEXIONES Y POEMAS NOCTURNOS DE UN CORREDOR', 'EQUIS QUERÍA CORRER'...

He titulado así esta entrada porque hablaré de estos tres proyectos acabados o muy cerca de estarlo . Y de camino, reflexionaré sobre la r...