viernes, 3 de octubre de 2008

Crisis, crisis, crisis



Intentando cumplir el lema impuesto en este nuevo blog, cada día una reflexión o un nuevo tema, minutos antes de sentarme ante el teclado no tenía ni idea de qué iba a escribir hoy, y fue en ese momento cuando entró -ya tarde- el comentario de Manolo Pedreira y quedé impresionado por el realismo descarnado de sus palabras. Entonces releí los comentarios hechos por Paco, por Jesús, por Antonio, por Mario, por Alfa...y discerní distintos puntos de vista, pero todos muy sinceros y sensatos. Así que me pareció razonable volver a abordar este asunto, sobre el que nos están martilleando cada día y a cada hora en los distintos medios de comunicación ¿ Se nos cae el modelo de capitalismo como decía Mario ? No lo sé, pero parece sensato sostener que nada será igual a partir de ahora.
Decía hoy Fidalgo, Secretario General de CCOO, que aquí lo que ha estado ocurriendo es que todo el mecanismo financiero se sostenía sobre unos pies de barro. Y parecen coincidir muchos analistas en que existía una burbuja financiera que no se correspondía con la realidad. Casi todo estaba basado en opciones futuribles: hipotecas a muchos lustros, deudas que se iban alargando mes a mes a través de la tarjeta de crédito, dinero en bolsa, que en ocasiones era solamente virtual, ganancias futuras basadas en predicciones más o menos correctas o bien erróneas, un sistema económico basado más en los números y las expectativas que en las cifras reales, con el trasfondo de una sociedad basada en el consumismo, en la estupidez del derroche y las apariencias. Y levitando sobre todo eso un tanto por cierto minoritario de grandes ricos, moviendo su capital virtualmente y apostando a ganar en cualquier rincón del planeta y una mayoría de clases medias, medias-medias o medias-bajas, apostando a ser ricos, consumiendo a ritmo desproporcionado, hipotecándose peligrosamente y todo sostenido con trabajo precario o mal pagado. Y hablamos del sector rico del mundo: el no sé por qué denominado mundo occidental, y ante ese panorama un resto del mundo luchando denodadamente, incluso jugándose la vida, para entrar en ese paraíso dionisiaco de riqueza, consumismo y placer que perciben desde sus países. Por tanto, ¿qué ocurre cuando todo esa burbuja pincha y se descubre que todo el monte no era orégano? Pues, probablemente, pase lo que está pasando: que ya no seremos tan ricos, ni tan consumistas, ni tan derrochadores, pero ahora hay que convencer a quienes están al otro lado de la puerta de que nuestra suerte ha cambiado, aunque honestamente hablando, no tanto como para convencerles de que ya pertenecemos a su mundo paria.

19 comentarios:

  1. Tenía mis dudas sobre escribir alguna reflexión sobre la dichosa "crisis", pero una vez que he leído este post tan claro y con una exposición inmejorable, pues poco queda por decir.

    Mi coincidencia es total (y no quiero halagarte, ni nada por el estilo), pero toda esta "crisis" es la consecuencia del desmoronamiento total de esa burbuja financiera basada en valores y situaciones ficticias.
    Han jugado y se han enriquecido con dinero virtual. "Ellos" (los burbujeros) sabían que tras años de bonanzas y crecimientos exagerados, vendría la temida recesión; pero también sabían que los gobiernos capitalistas del mundo no dudarían en pagar sus deudas -también- virtuales.

    Y nosotros, con nuestras hipotecas a lomos, y la cartera en la caja del Mercadona. Y a eso le llamamos "suerte".

    Excelente artículo. Toni (Alfa79)

    ResponderEliminar
  2. Pero en España, el problema viene de dos lados. Por una parte, que las entidades financieras (que han tenido PROHIBIDO participar en esas complejas ingeniaerías financieras ya que no lo ha permitido el Banco de España) no encuentran dinero en el mercado al estar éste cerrado. Por eso se da menos crédito y en condiciones más duras.

    Y segundo: todo esto ha coincidido con la explosión de la famosa Burbuja Inmobiliaria. Nadie pensaba que pudiera ocurrir, y ha ocurrido.

    Buen artículo, exclente foto y muy bien ese formato, que le vas añadiendo cosas muy chulas.

    ResponderEliminar
  3. ¿¿¿ Pero que leen mis lindas orejillas??? Vamos a ver, seamos menos hipócritas, aquí y allá todo el mundo conoce a alguien que compró un pisito por 10 y quiso venderlo por 15, y eso queridos míos, ya es especular, ya es querer dinero ajeno, robar sin trabajar, igualmente equiparable al dinero ficticio de la bolsa,y año tras año, ley de ofertas y demandas cambian, y sube, y sube, y un poquito mas si cabe, amparados en la mezquindad de "si mi vecino lo tiene a tanto, yo no voy a ser menos", hasta q de tanto subir, nadie compró... ropas de usar y tirar por temporadas, cosidas por taiwaneses, chinitos o cualquier persona q acepte una mísera condición laboral por miedo a morirse de hambre, porque, menos es nada ¿no? Mobiliario de casitas desechable... Y ahora decimos q la culpa es de los bancos, y del dinero ficticio... Pero no conozco a nadie q me venda su casa por el precio q pagó en su día... todos quieren mas.

    M. Minkoff

    ResponderEliminar
  4. Tema peliagudo el que tocas Jose Antonio. Esta mañana leí las declaracioens de Jose María Fidalgo y me quedé un poco sorprendido cuando leí aquello que tu también mencionas de que nuestra economía ha crecido sobre unos pies de barro pero es sobre esos pies de barro sobre los que se han apoyado los sindicatos, por lo menos en lo referente al gremio de la construcción, para hacer sus políticas pidiendo mas y mas revisiones de los convenios como si aquí un peón tuviera que ganar lo mismo que un ingeniero. No quisiera que se me entendiera mal pero no me vale que ahora todo el mundo diga aquello de "yo ya lo dije" cuando todo el mundo se ha aprovechado de la situación.

    ResponderEliminar
  5. Querido Jose Antonio y "websturlios", este tema es muy interesante porque nos afecta al 99% de la gente (a los Reyes de España, políticos, futbolistas y ricos de siempre, no tienen problema).
    También he ecuchado a Fidalgo, como otros días escuche al de UGT, a Solbes, a ZP, a Chaves, a Botín, al del BBVA, a Gabilondo y a Federico, a Rajoy, a todos..., esto sumado a mi insultate corta experiencia de 30 años y mi pragmatismo liberal-pepero desengañado, concluye en la siguiente opinión: Todo y todos hemos modelado estos pies de barro que ahora pagaremos los de siempre y en los que no se incluye ninguno de los mencionados en el párrafos anteriores
    A esto hay que sumar la crisis alimentaria y el aumento del precio del petróleo derivado del crecimiento de los nuevos imperios (China e India)básados en costes laborales e industriales muy baratos(6 euros al mes por 100 a la semana trabajando.
    Este ajuste traerá, en mi opinión, un nuevo orden mundial en todo, una nueva (o antigua) forma de entender la vida que como nuestros políticos no hagan las cosas bien, lo sufriremos la clase media, ya que el rico será más rico y el pobre más pobre.
    Lo único que tengo clarísimo, es que los políticos son el cáncer de algo tan bello como la política.
    Esto es sólo una breve y superficial exposición de mi idea.
    Por cierto, vendo mi apartamento en Atarfe!!!, jejeje.
    Aleandro.

    ResponderEliminar
  6. Bueno me acabo de enterar de tu cambio de pagina y solo queria animarte en tu nuevo o continuo periplo y decirte que aunque no sea asiduo comentarista, si sigo entrando a menudo en tu pagina, a partir de ahora con temas distintos del que nos unian pero para mis largas noches de trabajo, siempre encontraré un ratico para "leerte asi que coraje y al toro"

    Javier

    ResponderEliminar
  7. Toni, es de tal calado este asunto de la crisis que nos veremos los blogueros hablando de esto en más de una ocasión. Además, esa crisis la tendremos que tratar desde distintos puntos de vista, no sólo desde el económico. Espero una entrada sobre ello en tu blog que enriquecerá el debate. Gracias por tus amables palabras y saludos republicanos, siempre republicanos.

    Como bien dices, Alter, parece que el sector bancario no cortaba mucho en estos asuntos, las ingenierias financieras -muchas de ellas delito- tendrían que ser un asunto a controlor por los Estados y poco o nada han hecho al respecto.
    En cuanto al blog, me pareció muy interesante esa foto de arriba que busqué, que es de un lugar que me encantó: el Monasterio de Yuso, lugar en el que nace nuestra hermosa lengua, según la tradición.

    Y por qué no el tío de las orejillas pone su nombre real? Lo digo porque son interesantes sus reflexiones, si bien un pelín enconadas, pero muy interesantes.

    Onio, como dices ¡ vaya tema que hemos tocado ! Y es que yo creo que no se habla de otra cosa ahora. En el asunto que citas, el de la construcción, que ha sido el "motor" de la economía en España en los últimos años, me imagina que habrá habido un polvorín de presiones y problemas, donde lógicamente los sindicatos han hincado el diente. Supongo que ahora las cosas en el sector se verán de otra forma, ya nos contarás.

    ¡ Hombre Aleandro ! Mucha alegría de que pases por aquí y, además, con una reflexión tan valiente, directa y enriquecedora. No te falta razón: los ricos cada día más ricos y los pobres cada día más pobres. Sin embargo, en la Casa Real parecen no perder la sonrisa, ¡ como son tan sencillos !
    Al igual que tú he escuchado muchas opiniones, y creo que ya no escucharé nada más. Nuestro mundo está cargado de cinismo y a la hora de explcar la crisis éste asoma a raudales. La realidad es que queda claro quién pagará todo esto.
    Espero se venda tu apartamento -no diré a buen precio-, al menos que se venda...Saludos

    Javier, encantado de que pases por aquí, tu nuevo blog. Nuestra afición seguirá tan viva como siempre, sin duda. Espero nos veamos en la Media de Granada. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Aquí, como dicen por ahí arriba, los que poseen el dinero, no están preocupado, bueno algo sí pues no aumenta el que debiera a excepción de futbolistas y tertulianos del corazón.
    Esto se veía venir, lo hablo por mí, albañil en paro, pan para hoy y hambre para mañana. La especulación nada mas que nos han traído eso, mucha ruina. Trabajos a destajos y mal hecho, horas y horas extraordinarias y ahora nos comemos las patas como los pulpos.
    Todo esto a consecuencia de las malas gestiones, PP y PSOE.
    La gracia de todo me la hace este gobierno, el ministro de turno dice de comprar en estas navidades productos de la tierra y juguetes españoles. Lo veo perfecto, bien por esa majestuosa idea, así comemos todos. Pero ellos encargan la ropa de los guardias civiles a la China, allí es mas barato.
    Porca miseria.

    SAludos

    ResponderEliminar
  9. Precisamente la clase política, Paco, hace aguas en este asunto de la crisis como en tantos otros. Es un colectivo que por lo general vive de crear ilusión y esperanza basándose en promesas burdas, por tanto nada les quita más el sueño que la economía. De ahí que estén completamente desquiciados con lo que se nos está viniendo encima y no hacen más que lanzar proclamas que lejos de ser tranquilizadoras se convierten en más mentiras. No pueden evitar sentirse culpables y yo creo que en gran parte lo son, ya que los Estados deberían de no permitir que sus ciudadanos paguen las facturas de los ricos, que pasan de los Estados y siempre proclaman su no intervención, excepto cuando se trata de reparar su patrimonio. Cinismo se llama eso. Ya sólo les queda se vuelva a implantar el derecho de pernada. Dios...

    ResponderEliminar
  10. José Antonio, esta tarde he sostenido una interesante charla en casa con mi madre y mi novia (ellas me pedían que me callara, que les estaba metiendo toda la peste en un canuto) y aunque es muy larga de relatar, trataré de sintetizarla como un largo telegrama.
    El sistema bancario español sólo garantiza 20.000 euros por depósito. Seat va a echar a la mitad de su plantilla. El paro va de nube en nube. Las casas que compramos para invertir valen menos de lo que costaron. La casa en la que vivimos, nuestro único patrimonio aún sin pagar, vale también muy poco. La empresa en la que estamos puede echarnos de un día para otro. Los funcionarios tienen el puesto asegurado ¿y el sueldo? Si sacamos a tiempo el dinero que tenemos en el banco y lo administramos bien, podríamos resistir un año o dos o tres. Pero igual el dinero, esa "pobre metáfora de la riqueza" que dijo Umbral, deja de valer lo que vale ahora. Venderemos el apartamento de la playa, los pisos, todo lo que podamos. Nadie lo comprará, y si lo hacen, por una miseria, que será más miseria con la citada inflación. No podemos emigrar como hicieron los argentinos cuando el corralito. No hay adónde ir, ya somos el primer mundo.
    Yo no sé cómo y cuándo se han de plantar los tomates. No sé ordeñar una cabra o una vaca. No sé pescar un pez, levantar una pared, coser unos pantalones, reparar un zapato. No sé qué infusión es la mejor para el dolor de cabeza. No sé matar un conejo, ni cazar perdices. Sé abrir blogs, escribir, nadar, correr fartlek (la madre que lo parió), manejarme en los aeropuertos. Sé hablar, pensar, comer... pero tengo tantas carencias en los conocimientos básicos de la vida, todo ese bagaje que se transmitía de padres a hijos en los pueblos, que se va marchando con cada abuela que se muere... e igual algún día me hacen falta.
    En fin, todo esto es muy exagerado, pero a veces conviene ponerse en lo peor para tomar conciencia de la turbadora fragilidad en que se apoya nuestra vida. Tú, José Antonio, que tanto te gusta Saramago, seguro que has fantaseado con la posibilidad de afrontar una situación límite como la del 'Ensayo sobre la ceguera', ¿verdad? Pues eso. Y perdón por el ladrillazo tremendista.

    ResponderEliminar
  11. Impresionante Manolo¡¡ Estoy con tu madre y tu novia..me has dejado acojonao total. ¿ Y sabes por qué ? Porque el panorama que describes -magnificamente, por cierto- no digo que sea inmediato, pero está más cerca de lo que pensamos. ¿ No será que hemos perdido el norte ? Suena petulante que yo lo diga ahora (tres años he estado hablando de correr y poco de ésto), pero intuía, más que sabía, que esto no iba adecuadamente, que algo fallaba, que me parecía estábamos en una especie de nebulosa extraña, eso sí, bendecida por todo el mundo: el gobierno, los anuncios, las pelis, los periodicos, todos a a una: consuma, hipotéquese, compre coches caros, viaje al Caribe y pague en 12 meses...algo no me cuadraba, y ahora veo que era esto lo que no me cuadraba. Veía películas americanas, de esas en las que te dicen que eres una mierda si no ganas más de 100.000 $ al año -aún no estaba el € en vigor- y me ponía a temblar de pensar que eso llegaría aquí. Y llegó. Ahora nuestros amigos del Tío Sam van a a entrar en una recesión que les debería obligar a leer Las unvas de la ira..y pronto nos tocará a nosotros. Al tiempo. Y tú al menos te sabes manejar en los aeropuertos, yo ni eso.

    ResponderEliminar
  12. Alcemos las vista por encima de los árboles que no nos dejan ver el bosque y miremos más allá.
    Cos esa frase y plasmándola en hechos concretos quiero decir que huyamos de las urbes deshumanizadas, en que no conocemos ni quien es nuestro vecino de portal, creemos que la leche se planta y se recoge en paquetes de tetra-brik, y donde nadie se ha subido a una higuera a coger brevas, pues ¿para qué?, si ya están en el estante del super con un cartel que dice 2.40 euros/kg.
    Donde creemos que una cabra no es una central lechera, sino un ser diabólico dispuesto a embestirnos y acabar con nuestra vida, y nada digo ya de una vaca.
    Talar una arbol para hacer tablones, con los que fabricar una mesa y unas silla para el salón, nos parece un "delito ecológico"
    Siempre me rondó por la cabeza huir de esta sociedad podrida y con la brújula, malévolamente trucada, apuntando un norte que no existe.
    Ahora más que nunca hay que decidirse y emprender la huida hacia atrás, repoblar esos hermosos pueblos de la España de siempre, abandonados por la llamada urbanita. ¡Que le den! a las costas llenas de haraganes tostados como espetos, ¡que le den! a la deshumanizada ciudad llena de zombies, pues muchos de sus habitantes están muertos en vida.
    Esta llamada siempre se pierde en mi conciencia, pero tal vez algun día logre que arraigue, y otros sigan aquellos pasos que algunos han emprendido, sin temor a lo que se deja atrás.
    A los cortijos rodeados de chumberas, con perros sesteando en las sombras de los sauces, no han llegado aun las "subprime"

    ResponderEliminar
  13. Exclente mundo el que nos planteas Abel, que sé que existe, no tan lejos de nuestras cómodas vidas.
    En más de una ocasión he comentado que si algo me parece bien de la crisis es la eliminación de tanta estulticia, tanto "nuevo rico" dando pr culo por donde iba, con su cuatroporcuatro, con su gomina, con su culo gordo.. y es que esto ya se había convertido en ese barco a la deriva que es blanco de piratas dispuestos al abordaje. Y todo ese olor a podredumbre como bien comentas era tan nauseabundo que ya no había forma de mirar para ninguna parte. Y no es que eso haya desaparecido, no, pero al menos se está ralentizando, no está tan presente. Toda ese ejército de especuladores, buscando donde erigir esos bodrios de edificios exclusivamente hechos para mayor especulación con la connivencia de ciertos munícipes.. Toda esa forma de vida acartonada, toda esa fingida modernidad debería de quedar como un capítulo más de la historia. A ver si somos capaces de virar un poco hacia una forma de vida más sensata, que mucho lo dudo.

    ResponderEliminar
  14. Lo que pasa es que si la gente como nosotros, clase media, llegamos a estar en la situación que señala Manolo, esto se acaba.

    Y a los de las Ingenierías Financieras, no les vale que esto se acabe.

    Si nosotros no consumimos ( y ahí está el límite) se les va al carajo el invento. y el invento lleva muchos siglos inventado para saber como reinventarse.

    Sólo una reaación ética global de invertir y apoyar cosas, empresas o iniciativas realmente productivas cambiaría las cosas. Pero eso cuesta, es caro y es difícil.

    Así que no pasará nada. Nosotros seguiremos corriendo, cerrarán algunos bares y agencias de turismo, pero en esencia, todo volverá a ser igual que antes.

    ResponderEliminar
  15. Estas crisis, querido Alter, siempre afectan a los mismos: por arriba les afecta positivamente, los de abajo, muy abajo, muy negativamente. Los demás, la mayoría, estamos en esa frontera -mucho más cerca de abajo que de arriba- y seremos zarandeados, perdiendo algunos "privilegios" que hemos tenido. Como dices, consumiremos menos, pero tampoco pasará nada, ya que seguiremos resistiendo como decía la letra de Rosendo. Ahora eso sí, corriendo, leyendo y disfrutando de cosas que no tienen coste económico.

    ResponderEliminar
  16. Hola,

    soy de Argentina y estaba leyendo sus comentarios, sin dudas que esto es grave, pero la fuerza de la unión de los pueblos hace cambiar los rumbos. No tiren cada uno para su lado sin mirar al que tienen al lado, unánse que es ahí donde mejor se resiste la embestida,y si pueden en la misma embestida le cortan la cabeza al toro.
    Un saludo cordial,
    Alejandro.

    ResponderEliminar
  17. Los tomates se plantan en primavera, igual que los pimientos, jejeje.

    ResponderEliminar
  18. Gracias Alejandro, por tu sensatos consejos. Sabemos que allá en Argentina pasasteís por una situación económica grave. En España aún no se está apreciando el efecto. A bajado el consumo de todo y el gobierno ha reaccionado ante la sospecha de la sacudida de fondos de los ahorradores. Espero tus consejos en próximas visitas. Saludos desde España.

    Javier, anotaré tus conocimientos sobre plantar por si tengo que recurrir a ellos, jeje. Saludos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...