martes, 1 de mayo de 2012

LLEGAN LAS SENSACIONES Y ALGUNA ANÉCDOTA

Los 15,5 kms., a 4'54'' el mil que he rodado en el Día del Trabajo han servido para comprobar que están llegando las buenas sensaciones. Un rodaje fácil, sin esfuerzo, de esos en los que te sientes flotar más que arrastrarte. 
Lo supe desde el primer minuto. Iba ligero a ritmo fácil y así fue durante todo el rodaje, si bien desde el kilómetro 13 ya no me sentí tan fresco, si bien hay que decir que el último kilómetro ha sido algo más rápido que los anteriores.
Por tanto, cuando te sientes así de bien y los kilómetros se van acumulando en tus piernas sin apenas esfuerzo intentas racionalizar porqué en ocasiones esto es así y en otras te vas arrastrando miserablemente. Seguramente que debe de haber varios factores, pudiendo ser uno de ellos -quizá el más importante- la alimentación que hayas ingerido el día anterior, así como el necesario descanso en los días previos. 
Precisamente, el día de la lluvia, el pasado domingo, a pesar del goce y disfrute de la meteorología como ya escribí, no encontré las sensaciones que he tenido hoy, a pesar de que ha hecho bastante calor en algunos tramos del recorrido. 

El Olmo Negro (El abuelo) (Foto de Panoramio)
El Olmo Negro es tan grande que es muy apreciable desde Google Earth  
Y hablando de recorrido, es común que bautice con nombres propios algunos tramos de mis rutas. Muchas de ellas tienen nombres oficiales (Camino Real, Camino de Alitaje, Camino de Caparacena, Cortijo de Las Cruces...), pero otros tramos no los tienen o, sencillamente, los desconozco. Así que -pensaba hoy mientras corría- siempre he optado por poner nombres, principalmente, a pequeños tramos, cortas travesías, lugares de paso intermedio...Y tan es así que son los nombres que utilizo cuando traslado al SportTrack o al propio programa del Forer a efectos prácticos, básicamente para identificarlos. Bautizo esos lugares, básicamente, porque en ellos existe algo característico o incluso cuando he corrido por ellos ha sucedido algo extraordinario y en ocasiones cuando hablo de esas rutas con mi amigo Paco, ambos solemos llamarles de esa manera. Esa costumbres no es auténtica ni la he inventado yo; de hecho, es muy común en los pueblos denominar a Cortijos, caminos o lugares diversos en función de una característica o suceso. Algo parecido a lo que hacían los indios Apaches con sus recién nacidos (De pie con el brazo en alto, Nube negra, Lluvia Roja...). 
Lugares como la Cuesta del Perro a la que me he referido en muchas ocasiones porque en una finca de la misma siempre hay un perro guardián que siempre avisa con sus fuertes ladridos que sigue allí atento; El Camino de la Rata, por aquél suceso en el que una rata asustada y atribulada, tanto o más que yo, corrió enredada entre mis pies durante unos cuantos metros; el Camino de la Segadora, porque este infernal artilugio, demasiado grande para caminos estrechos, me obligó a arrojarme a una acequia con agua, el Camino del Olmo Negro, como le llamamos Paco y yo, que es un árbol inmenso que seguramente no es ni olmo ni es negro, aunque lo parece (en la zona le llaman El Abuelo e incluso se aprecia en Google Earth). Y en esa línea de bautismo nominal en el entrenamiento de hoy he pasado por una escueta vereda, perdida entre las alamedas de Fuente Vaqueros en la que un día lluvioso de febrero de 2009, cuando preparaba el Maratón de Sevilla, en uno de esos días que haces más de 30 kilómetros y te llevas el Camelback, algún gel, alguna fruta, el móvil e incluso hasta papel higiénico, resultó que al pasar por esa vereda mi fisiología se reveló y no tuve más remedio que parar a evacuar de manera generosa. 
A día de hoy aún no sé que nombre ponerle a esa vereda. 



2 comentarios:

  1. Hola José Antonio:

    - Hoy mismo he conocido tu blog por el comentario publicado en la web de la carrera de las fuerzas armadas (que correré por primera vez esta edición); después de leer algunas entradas creo que seguiré fielmente tu blog, pues son varios los elementos que tenemos en común: corredor (aunque en mi caso mucho más novato y lento que tú), rockero, lector, funcionata de la "Jungla" de Andalucía, cuarentañero (1965), etc.,...

    Ánimo para recuperar totalmente tu anterior estado de forma (que ya lo quisiera yo para mi) y nos vemos por esas carreras...

    ResponderEliminar
  2. Hola Jose Carlos, me alegra que te unas a esta bitácora y que seas un amigo más de los cientos que la siguen. Nos esforzamos por eso...
    Sí señor, muchos elementos en común. Como verás en las etiquetas hay mucho sobre correr, Metal, libros, cine, opinión...
    Nos veremos en esa carrera que te marca para siempre.
    Oye, que me ha gustado lo de "Jungla", en realidad es lo que es y ahora más con el bipartito.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LIBRO: LOS MEJORES POEMAS DEL XXV PREMIOS DE POESÍA DE TARIFA

Hoy al llegar a casa, me encontré en el buzón este pequeño y precioso libro que recoge los mejores poemas de los XXV Premios de Poesía ...