miércoles, 14 de diciembre de 2011

RODAJE INTENSO VERSUS RODAJE RÁPIDO.

Que uno lleve casi un lustro corriendo "en serio" no signifique que lo sepa todo, por mucho que haya leído o escuchado sobre este noble deporte. Es más, como suele ocurrir con todo lo importante, en ocasiones, uno cree saber cada día menos.
Sin embargo, algunas cosas -a base de repetirlas- se van quedando en este proceloso mundo del correr. Por ejemplo, para mí estaba asentado que tras un intenso entrenamiento lo aconsejable era descansar al día siguiente. Pero ocurre que, últimamente, cuando realizo ese entrenamiento intenso, al día siguiente me encuentro más fresco que de costumbre y pareciera que las piernas apenas hayan sufrido el día anterior.
Por ejemplo, el pasado sábado hacia un entrenamiento exigente de casi 17 kilómetros alternando asfalto con caminos entre olivos. Caminos quebrados y serpenteantes que obligaban a la musculatura a trabajar a tope. Pero lejos de terminar cansado, al día siguiente, hice con facilidad un rodaje de 10 kilómetros en asfalto llano en 47 minutos sin que acudiera a las piernas cansancio alguno.
En ocasiones, he dejando un día de descanso intermedio y no me he encontrado tan bien en el rodaje posterior, por lo que siempre programo un rodaje rápido al día siguiente de hacer un rodaje exigente ya que parece ir bien para el descanso muscular.
Ahora bien, el tercer día sí lo dedico ya a descansar porque no hay que tentar demasiado al diablo de las lesiones, que siempre anda por ahí matando moscas con el rabo.



6 comentarios:

  1. Hola José Antonio: Sigu así entrenando que el próximo año será fantástico de carreras.

    PD: El inclito Concejal de Deportes de Cartagena se ha cargado la San Silvestre. Puedes mostrar el apoyo a los corredores cartageneros en mi blog.
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Fui Concejal de Deportes y me cuesta comprender ese proceder de alguien que se supone ha de favorecer el deporte, lamentable. Seguramente habrá alegado problemas económicos, pero lo habrá hecho desde su coche oficial.
    Ramón, mostraré ese apoyo, por supuesto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Jose, a mí los que saben- o creen que saben- me han dicho que después de un día con entreno de calidad, haga un rodaje de recuperación o bien descanse, esto para los populares sin aspiraciones como nosotros; para la semiélite o los élites no vale. Como bien dices cada uno se hace sus cuentas y lo que le viene bien a unos a otros no les vale. Creo que la experiencia y la prueba- error es la que te indica el camino a seguir con los entrenos. Y como también subrayas el exceso en un popular puede acarrear las temidas lesiones con lo que ello conlleva.
    He conseguido la novela de tu amigo Navarro, El ALMA DEL CONTROLADOR AEREO. Cuando termine con la extensa pero apasionante Trilogía de Deptford de Robertson Davies - que te recomiendo- me pondré a ella. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Oye, Alfredo, que he tenido que busca en la Wiki al autor que estás leyendo, pero viniendo de ti, tomo nota de este escritor canadiense, que según la Wiki falleció en 1995. Disfrutarás con el libro del paisano Navarro, que te evocará una Granada ya pasada -o a lo mejor, no tan pasada-
    Sobre el asunto de los entrenes, cada corredor en un mundo y, como bien dices, la experiencia de cada uno es la clave.
    Dime algo sobre la forma de escribir de Davies...

    ResponderEliminar
  5. Pues no tengo la elocuencia ni la capacidad crítica para darte unas pinceladas sobre lo que llevo leído de Robertson Davies. Pero el quinto en discordia primero de los libros de la trilogía me ha causado un enganche literario que hacía tiempo que no experimentaba. Es una escritura de carácter simbólico anclada en un realismo lleno de inventiva, imaginación y agudeza como reseña un crítico literario de El País.
    Que lo pilles y lo leas, que merece la pena. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Lo pillaré, sin duda; igual antes de acabe este inusual año.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...