martes, 6 de diciembre de 2011

A ENTRENAR EN NAVIDAD



A estas alturas del año doy por cerrada toda participación en competición alguna, aunque mucho me gustaría correr alguna media maratón.
Pero no es fácil dar con alguna que esté en un radio más o menos cercano. Hay algo por Murcia -me lo dijo Javi y Domingo- pero descarto desplazarme, que tengo otros desplazamientos lejanos en este mismo mes.
Así que para suplir la competición estoy entrenando a buen ritmo. A gusto y con unas sensaciones magníficas. La idea es hacer una distancia cercana a la media maratón cada sábado y completar el resto de semana -entre calidad y rodaje- para acabar la semana en torno a los 50 kms.
El sábado anterior a la Media Maratón de Córdoba y con la idea de suplirla en parte hice mi media maratón particular -21.100 metros justos- a un ritmo tranquilo de 4'58'' el mil y este último lo dejé en 19.000 metros, a un ritmo cómodo también de 4'56'' el mil. La idea era dejar las piernas frescas para hacer al día siguiente, domingo, nueve o diez kilómetros, los cuales hice con unas piernas más frescas de lo que presumía. Es más, me quedé con "hambre" de kilómetros, pero la idea era no cargarme demasiado.
Ya lo he dicho en varias ocasiones: en fechas navideñas entreno mucho.
Es una fecha idónea para hacer kilómetros y la verdad es que no sé porqué. Probablemente como opción idónea a perder en tiempo -y cabrearte- en aglomeraciones, decepcionantes comidas políticamente correctas o cosas así.
Correr, ver buen cine, leer, escribir, cosas por lo general hogareñas son opciones, en mi opinión, mucho más placenteras. Pero es sólo una opinión, por supuesto.
Además, porqué no decirlo, correr, quemar, nos permite acceder a viandas que en condiciones normales -es decir, faltando el ejercicio aeróbico- serían una bomba de relojería.
"Corro para poder beber abundante cerveza", podría ser una frase que muchos corredores suscribiríamos sin demasiadas reservas.

6 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo, en Navidad y fiestas debemos incrementar nuestro entreno para compensar los posibles atracones culinarios con los que somos tentados a todas horas. Así da menos cargo de conciencia. A ponerse las pilas para bajar el cordero, los mantecados y la Hendrick`s.
    SaludoSS.

    ResponderEliminar
  2. A entrenar en Navidad que los turrones y mazapanes nos quitan la forma. Un abrazo y feliz navidad anticipada.

    ResponderEliminar
  3. En estas fechas la tentación no sólo vive arriba, sino que que está por todas partes. Pero bueno, lo que siempre digo: es la ventaja de no pertenecer a la élite.
    Por cierto, Alfredo, qué es la Hendrick`s.
    Saludos lechón.

    Ya veo que por el levante español no paráis de competir. Cierta envidia tengo.
    Por cierto, Ramón, qué pronosticas en el Levante-Granada.

    ResponderEliminar
  4. Vamos, vamos, que no te has bebido tú pocos gin tonics!!!!

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...