jueves, 29 de diciembre de 2011

LA CASA REAL CONTINÚA INSTALADA EN LA OPACIDAD


Extrañas cosas están ocurriendo en la Casa Real española últimamente. En poco tiempo hemos conocido de los supuestos fraudulentos negocios del yerno que aún se mantenía en la Casa; y ayer fueron publicadas en la página web de la Jefatura del Estado a qué se destinan esos 8.434.280 € que en 2011 recibió la Casa Real tras treinta años de total opacidad. De esos 8.434.280 €, cerca de un  millón -exactamente 814.128- de € se destinan a sueldos, siendo el más alto el del Jefe del Estado, que entre sueldo y gastos de representación se lleva un bocado de casi 300.000 €, convirtiéndose en el cargo público mejor pagado, a pesar de que no elegido democráticamente. El resto va a parar al Príncipe -la mitad de esa cantidad- y un tanto generoso van a la Reina y las Infantas. Es decir, que la familia en global ingresa de las arcas del Estado una cantidad muy respetable, que no creo que nos podamos permitir en la situación en que está el país. Realmente, me parece vergonzoso. 
Sin embargo, la opacidad sigue estando vigente. Hemos conocido algo como, por ejemplo, que los funcionarios de la Casa Real están mucho mejor pagados que el resto del Estado, pero seguimos sin conocer otras partidas que nos están ocultando, luego, ¿habrá que esperar a otro caso de corrupción en la Casa Real para conocerlas? De ese casi un millón de euros que se llevan los miembros de la casa, hay una parte importante que va a sueldo directo y otra que va a gastos de representación, pero a día de hoy nadie nos ha explicado que es lo que se cubre con esos gastos de representación porque a mi entender puede existir una clara duplicidad, ya que todos esos gastos de representación son asumidos, por lo general, con otras partidas presupuestarias del Estado. 
Es paradójico pero resulta que las personas mejor pagadas del país no tienen gasto de otro tipo. No mantienen ni pagan las facturas de Zarzuela ni de la casa del Príncipe; no mantienen ni pagan las facturas de comida (y me consta que adquieren los mejores delicatessen de España y de fuera de España), ni de la energía, ni de ningún otro gasto de la residencia; tampoco abonan gasto alguno del enorme parque automovilístico del que disponen; y ni siquiera ponen un euro para el mantenimiento de sus palacios vacacionales, como es el caso de Marivent en Palma o el que poseen en Lanzarote o Fuerteventura, que no estoy seguro dónde está. Estos están mantenidos por el Ministerio de Economía y Hacienda como Patrimonio Nacional, que sin embargo sólo ellos disfrutan.Tampoco se cubre con el presupuesto de algo más de 8,4 millones los gastos de transporte al exterior, ya que eso está cubierto por el presupuesto propio de el Ministerio de Asuntos Exteriores y, lógicamente, tampoco se asume de ese presupuesto los viajes por el interior del país, que seguramente asumirá el Ministerio de Interior. Tampoco conocemos qué cantidad de dinero de los fondos reservados podrían ir a la Corona, porque también es conocido el dato de que tanto la familia de la Reina como del Rey -e incluso se especula con la familia de la Princesa- obtienen fondos públicos. Todo eso si se confirmara sería sumamente escandaloso. 
En realidad apenas han explicado nada porque a día de hoy no conocemos que otros gastos se asumen por parte de los ministerios. Por tanto, esos sueldos millonarios, libres de los gastos que cualquier persona tiene, deben de cundir.    
No se podrá entender que existe transparencia hasta que no sepamos con total detalle cada uno de los gastos que se llevan a cabo como ocurre en el caso de  monarquías parlamentarias europeas, con son el caso de la inglesa, holandesa, sueca o noruega, que son las más transparentes. 
Si lo que ha tratado de hacer la Corona es un maquillaje para intentar alejarse del imputado Urdangarin hay que decir que lo que ha hecho es una chapuza y nos ha dejado a los críticos de la Corona con más dudas que evidencias. 
Pero, en fin, yo en particular no esperaba otra cosa.

lunes, 26 de diciembre de 2011

UNA RUTA DE NAVIDAD

Los preparativos aguardando en el coche para iniciar la ruta de 13 kilómetros, que comenzará en Alitaje.

Más allá de las desnudas choperas se alarga la ruta que llevará mis pasos hasta la inmediaciones de Fuente Vaqueros. 

El "Piorno", preside toda la Vega y parece atesorar el débil sol de la tarde de Navidad.  

 Las famélicas choperas de la Vega dormitan en invierno y guardan todo su esplendor para la próxima primavera.

 Los ajados olmos se sienten arropados por las última hojas caídas del otoño recién ido.

 El verde de las últimas lluvias aún pugna por ganar espacio a las hojas secas.

 Las primeras fincas de la vetusta arquería de Alitaje aún recuperan el aliento de la última Nochebuena.

 A la izquierda, las casas más altas de Pinos Puente, parecen descansar en el regazo del Piorno.

 Unos minutos antes mis últimas pasos de la ruta del día de Navidad hacían crepitar las hojas secas.


sábado, 24 de diciembre de 2011

DE NUEVO, NOCHEBUENA



NOCHEBUENA. Un año más, fiel a su cita; buena para unos, mala para otros, porque pareciera que en este día se concentren todas las nostalgias, anhelos y melancolías  del año casi pasado, sensaciones muy similares a las que tendremos de aquí a una semana. 
Me dispongo a escribir esto, minutos antes de hacer mi tradicional ruta de Mañanabuena, que este año se retrasará unas horas. Pero la tradición sigue siendo la tradición...Una Nochebuena más con un nuevo relato en Ideal el cual os dedico a todos vosotros, amigos y amigas, que sois muchos los fieles todo el año; pero que también dedico a los menos fieles, a los que pasan por aquí esporádicamente y a quienes, por alguna casualidad prosaica pasan hoy por esta bitácora que es de todos nosotros. 
Deseándoos una sincera FELIZ NAVIDAD os dejo con el relato -cuya inspiración surge de mi último viaje a tierras castellanas- que también podéis leer en el especial que hoy se entrega junto al diario IDEAL:   


LA FOTOGRAFÍA

            La imagen de la fotografía que tantos años lo había obsesionado ahora se encontraba ante su vista. Esa antigua plaza de aquel escondido pueblo ahora cobraba vida y se abría ante sus ojos en su versión real. Sin embargo, nada entrañable identificó en aquella plaza y eso le deprimió.
               Esa imagen, que cayó en sus manos cuando rebuscaba no se sabe qué en el archivo del periódico de provincias para el que trabaja desde hace lustros, estaba tan presente en su vida que conocía de memoria cada rincón de la plaza y todas las calles que salían o desembocaban en la misma. Había utilizado esa fotografía en reportajes, en artículos..., la había exprimido. 
               En aquella foto antigua se distinguían en un primer plano los viejos maderos de la porticada plaza, emergiendo en un segundo todo ese espacio diáfano, cubierto de nieve. También se apreciaban lo que parecían ser puestos ambulantes que bien podrían dedicarse a la venta de pavos, venta de castañas asadas y adornos navideños, aunque todo eso bien podría ser producto de su imaginación ya que la foto antigua no se prestaba a una mejor nitidez; y aunque se trataba de una imagen fija podría afirmarse que todo ese ajetreo presagiaba un día festivo dada la algarabía de personas y carros que iban y venían a lo largo y ancho de la plaza. Que fuera la mañana de Nochebuena o Navidad podría también ser fruto de su imaginación o al menos era lo que él quería ver en aquella foto.
               Ante su vista ahora, en el lado más septentrional de la plaza, igual que en la instantánea, se abría una estrecha calle, en cuya esquina aparecía el blasón de la antigua casa del Condestable, pero ahora esa esquina no era de argamasa sino de un mármol de color grisáceo: se trataba de la fachada de un banco, cuyos luminosos rótulos le ganaban la partida al negruzco blasón familiar adosado a la fachada, justo encima del dintel que aún se apoyaba en labradas jambas que presagiaban una vetusta puerta, transformada ahora en otra giratoria que daba acceso al banco. Sin duda, había mitificado aquellos lugares a través de esa instantánea de color sepia, pero nada de eso pudo reconocer en la imagen real que tenía ahora delante de él. Los pórticos seguían en su sitio, pero ya no parecían tan viejos, y había, sí, un par de puestos, en realidad, kioscos, aunque ninguno vendía pavos ni adornos navideños; uno era de la ONCE y el otro se dedicaba a la venta de revista y prensa del día.
               Dudó sobre si lo más sensato sería dar media vuelta y alejarse de esas sensaciones deprimentes que ahora le atenazaban y que amenazaban seriamente con mitigar la imagen soñadora que poseía de la imagen de esa fotografía por poco real que ya fuera. Se sentía hondamente defraudado, pero no había hecho setecientos kilómetros para nada, así que sacó valor y decidió adentrarse en la plaza con la idea de buscar alguna señal que le permitiera seguir aferrándose a aquel lugar que tanto había admirado en la ajada instantánea.              
               No llevaría andados más de veinte metros cuando un hombre mayor -supuso que octogenario- le atisbó y le saludó por su nombre. Escuchar pronunciar su nombre en un extraño le puso en guardia, pero como parecía un tipo correcto y educado no dudó en detenerse. Lógicamente, lo primero que le preguntó es cómo conocía su nombre si él nunca había visitado aquel pueblo. Pero el hombre mayor ajeno a su  sorpresa esbozó una beatífica sonrisa y le dijo que le explicaría todo si le permitía invitarlo a un café. Eran las once de la mañana y comenzaban a caer los primeros copos de lo que podría ser una copiosa nevada, así que aceptó. Entraron en un acogedor bar, cuyo aspecto iluminó por primera vez su rostro. Debía de tratarse de un bar muy antiguo, probablemente el único elemento que había sobrevivido a la voracidad de la modernidad. El hombre mayor pareció leer su pensamiento y le confirmó que ese bar seguía inalterable desde la época de aquella foto. Pero ¿cómo sabe de la existencia de esa foto?, le preguntó con impaciencia.
               -Esa foto la hice yo, -respondió el hombre mayor-, y gracias al interés que usted ha mostrado por la misma y a la enorme divulgación que ha hecho de ella a lo largo de sus muchos años como periodista –siguió diciéndole-, una inocente fotografía, que no era más que un mero divertimento de un muchacho casi adolescente, publicada en un programa de festejos de navidad de hace sesenta años, se ha convertido en una joya muy preciada para cientos de románticos viajeros que, como usted, esperan encontrar lo que les hace soñar cuando contemplan la imagen. Sin duda, ese ha sido el mejor reclamo de nuestro perdido pueblo.
             
            

jueves, 22 de diciembre de 2011

CINE: SUPER 8



Que J.J. Abrams -que ha bebido en las manos de Spielberg, no en vano es el productor de la película-, haya conseguido homenajear a las grandes producciones de los 70-80, tipo "ET", "Encuentros en la Tercera Fase" o películas de ese estilo, no lo sabemos, pero sí hay que afirmar que ha conseguido un producto muy conseguido y muy novedoso, a pesar de que pareciera que estuviéramos viendo en algunos momentos a ET o, tal vez, Encuentros... Dicho esto, ningún mérito hay que quitar a esta buena película que parte de una idea bastante manida -extraterrestres que están por aquí- pero que desarrolla y culmina de manera bastante original. 
También es un film que cuenta con ideas novedosas y una espectacularidad sin igual en determinadas escenas a las que acompaña de un sonido muy logrado y unos diálogos que me parecen lúcidos y ocurrentes la mayor parte del tiempo. 
Sin duda, en "Super 8" hay talento y unas historia que contar. Además, hay que considerar que la idea de plasmar de alguna manera esas grandes producciones que revolucionaron el cine de hace unas décadas no es nada que oculte el director y, sin embargo, dentro de toda esa previsibilidad nace un producto novedoso y de calidad. Sin duda, hay que verla para comprender que en el cine recordar u homenajear puede convertirse en un buen argumento.

lunes, 19 de diciembre de 2011

ESPAÑA ¿UN PAÍS DE GOLFOS?

¿Habrá algún país que tenga más golfos por kilómetro cuadrado que éste? Una de dos: o falla el sistema y sus leyes o aquí está la gente más corrupta. 
Hoy hemos conocido la sentencia contra Del Nido, un individuo cuyo porte ya produce cierto rechazo, toda esa chulería que destila no podía augurar nada bueno, sin duda. Entró de la mano de Gil en Marbella y ha acabado con una sentencia de siete años de cárcel y la condena de una indemnización de 2,7 millones de euros al ayuntamiento de Marbella, que sí obtuviera por la vía de la justicia todo lo saqueado se podría convertir en el único ayuntamiento con superávit de toda España. 
Sin duda, tenemos que seguir creyendo en la justicia, pero ¿habrá que hacerlo si no es contundente con el yerno del Rey? 
De lo escuchado hoy en el Congreso de los Diputados no está muy claro por donde irán los recortes que aplicará el gobierno de Mariano Rajoy, pero al margen de esos recortes sí habrá para el nuevo presidente del gobierno una buena oportunidad para intentar reconducir este país a la vía de la honradez y la dignidad algo que tendrá difícil porque en su propio partido hay aún mucha gente con la justicia soplándole el cogote, por ejemplo ¿por qué no prescindió de Ana Mato cuando se descubrió que sí había cometido un delito a pesar de que había prescrito el delito? ¿Apartará al inefable Fabra si es imputado por los tribunales? ¿Sabremos algún día a qué se dedica un militante como Agag y qué relación tiene con su suegro? ¿Expulsará del partido a Camps y a Costa ahora que están sentados en un banquillo? Muchos interrogantes que deberían de responderse antes de que comience a perder credibilidad y a desgastarse pronto como ocurrirá cuando comience a aplicar la tijera.
Por cierto, el papel de Rubalcaba y del PSOE para llorar, ¿Qué se puede esperar con un partido que aún tiene en sus filas a Leire Pajín, Chaves o Zarrías? De pena. 

CINE: EL TEMPLARIO (2011)



Cuando te asomas a una película de corte histórico y sucesos épicos, o bien te encuentras ante un producto hollywoodiense en el que los efectismos y la puerilidad son, normalmente,  la esencia del film y siempre ganan los buenos o, tal vez, encuentres otro tipo de cosa que no sabes cómo clasificar a no ser que la batuta la dirija gente como Ridley Scott o alguien con mucho sentido del cine y del movimiento de la cámara. Sin embargo, desde el primer momento sabía que viendo "El Templario", iba a ver un producto británico y cuando eso sucede la cosa cambia. Pero no porque se asegurara que me iba a enfrentar a una inopinada calidad sino porque sé que en esa isla del norte de Europa, siempre cubierta de niebla, el cine se hace de otra manera. Es cine europeo, no lo olvidemos.
Por lo pronto, en esta película de un tal Jonathan English, vamos a contemplar exteriores maravillosos, lugares medievales y un un castillo de corte templario que se identifica muy mucho con el que podríamos imaginar cuando se trata de míticas historias de esta  oscura orden religiosa-guerrera.
Sin duda, Ridley Scott ya lo intentó con "El Reino de los Cielos", eligiendo el Castillo aragonés de Loarre, a pesar de que la película luego fuera por derroteros que a mi personalmente no me convencieran. Sin embargo, en esta de la que escribo me convence casi todo.
Es posible que no se trate de un argumento demasiado original y que las escenas en ocasiones sean excesivamente sanguinarias (esas luchas descarnadas debieron ser así, sin duda), pero hay una puesta en escena muy fresca, sin payasadas americanas y, principalmente, porque cuenta con un elenco de actores muy creíbles y efectivos. De hecho, saber que en el reparto se encuentra Paul Giamitti ya es de por sí una garantía. Cuando le vi en el papel de experto enólogo, algo friki y emocionalmente descentrado, en "Entre Copas" (2004) ya me llamó la atención, pero corroboré que se trata de un actor de raza al verlo recientemente en el papel principal de "El Mundo según Barney". Por tanto, que Paul Giamitti se meta en la piel del falso y malvado Rey Juan de Inglaterra en "El Templario" ya es de por sí una garantía, como decía.
También ayuda la muy creíble interpretación del propio templario, que da nombre a la película, el no muy conocido actor James Purefoy, que ya actuará magníficamente en Solomon Kane. Un correcto personaje para una correcta película, sin duda.
Particularmente agradable ha sido para mí volver a ver actuar al efectista Derek Jacobi que tanto nos deleitara en el papel principal de aquella serie de la BBC de nombre "Yo, Claudio", basada en la célebre obra de Robert Graves y que no olvido visionar cada poco tiempo.
Por tanto, nos encontramos ante una película histórica que nos deja un buen sabor de boca porque no busca impresionar al espectador con efectismos artificiales. Es una película que rezuma frescura y que se deja ver muy bien, muy lograda también en cuanto a fotografía y sonido.  

jueves, 15 de diciembre de 2011

CINE: LAS CRÓNICAS DE NARNIA: LA (HASTA AHORA) TRILOGIA



Que el autor de esta saga sea el mismísimo C.S. Lewis, contemporáneo y, probablemente, el mejor amigo de Tolkien, ha favorecido enormemente que vea con deleite estas -hasta ahora- tres películas basadas en la obra cumbre del autor anglo-irlandés.
Sobre las conexiones personales y literarias de Lewis y Tolkien ya hablé sobradamente en el artículo que publiqué a principios de este año en Ideal denominado "Coincidencias literarias", pero ahora me interesa sobre todo hablar de estas versiones cinematográficas basadas en las tres primeras entregas (el autor escribió siete libros y no sabemos si todas serán llevadas al cine) de la enorme obra de C.S. Lewis, cuyos rasgos biográficos ya pudimos ver en la magnífica película "Tierras de penumbra", protagonizada por Anthony Hopkins.


Con "El león, la bruja y el armario -2005-" (que en la obra original también podría traducirse por ropero), C.S. Lewis nos adentra a través de la imaginación de cuatro hermanos -dos chicas y dos chicos- en un monumental mundo imaginario, en el país de Narnia, habitado por seres extraños y animales que hablan -y que resultan ser a la postre de los más sensato-. Consiguió que desde un momento presente y con la sola presencia de una simbólica farola se viajara en el tiempo y se abriera ante nuestros ojos todo un fascinante mundo en el que la lucha entre el bien y el mal hace estragos.
Hubo que esperar hasta 2008 para que el mismo director, Andrew Adamson rodara "El Principe Caspian", que se convirtió en la segunda entrega, en la que nuevas aventuras aguardan a los cuatro hermanos, que de forma esotérica han de volver de nuevo a este fabuloso mundo para intentar imponer el bien; y ya por fin en 2010, otro director Michael Apted (desconozco el por qué del cambio), rodó la tercera entrega "La travesía del viajero del alba", donde el protagonismo ya lo tienen sólo los dos hermanos más pequeños pero que arrastra la novedad brillante de ensalzar en el juego a un arrogante primo de espíritu muy británico y moral algo rebuscada hasta que un conjuro lo convierte...(no, mejor no introducir aquí spoiler alguno).
Lógicamente hablamos de tres cintas que contienen una fotografía exterior y decorativa excelente y que encierra un sonido muy conseguido, un dolby auténtico que hará las delicias del quien disfrute del sonido digital multicanal como es mi caso.
Pero hay que destacar por encima de todo comentario cinematográfico, que nos encontramos ante una meritoria obra de grandes alardes imaginativos y mucho tuvo que ver esa relación personal que mantenían Lewis y Tolkien y que les llevó junto a otros amigos a fundar el mítico y selecto grupo literario Inklings, ya que en las obras de estos autores encontramos mundos oníricos, personajes imaginarios e historias similares, estando siempre presentes el bien el mal. No en vano, en ambos autores existía una marcada fe religiosa y seguramente algo de eso se trasladó a sus respectivas obras. Sin embargo, fuera el que fuere el elemento inspirador lo que está claro es que ambos nos han dejado un legado literario excepcional que ahora podemos disfrutar en el cine como ya disfrutamos con la lectura.
Habrá con seguridad más "Narnias" igual que sabemos que volveremos a disfrutar del mejor Tolkien ya que está cercano el ansiado entreno de "El Hobbit" su obra cumbre, que por suerte vuelve a dirigir Peter Jackson como ya hiciera con maestría con la trilogía del "El Señor de los Anillos".


miércoles, 14 de diciembre de 2011

RODAJE INTENSO VERSUS RODAJE RÁPIDO.

Que uno lleve casi un lustro corriendo "en serio" no signifique que lo sepa todo, por mucho que haya leído o escuchado sobre este noble deporte. Es más, como suele ocurrir con todo lo importante, en ocasiones, uno cree saber cada día menos.
Sin embargo, algunas cosas -a base de repetirlas- se van quedando en este proceloso mundo del correr. Por ejemplo, para mí estaba asentado que tras un intenso entrenamiento lo aconsejable era descansar al día siguiente. Pero ocurre que, últimamente, cuando realizo ese entrenamiento intenso, al día siguiente me encuentro más fresco que de costumbre y pareciera que las piernas apenas hayan sufrido el día anterior.
Por ejemplo, el pasado sábado hacia un entrenamiento exigente de casi 17 kilómetros alternando asfalto con caminos entre olivos. Caminos quebrados y serpenteantes que obligaban a la musculatura a trabajar a tope. Pero lejos de terminar cansado, al día siguiente, hice con facilidad un rodaje de 10 kilómetros en asfalto llano en 47 minutos sin que acudiera a las piernas cansancio alguno.
En ocasiones, he dejando un día de descanso intermedio y no me he encontrado tan bien en el rodaje posterior, por lo que siempre programo un rodaje rápido al día siguiente de hacer un rodaje exigente ya que parece ir bien para el descanso muscular.
Ahora bien, el tercer día sí lo dedico ya a descansar porque no hay que tentar demasiado al diablo de las lesiones, que siempre anda por ahí matando moscas con el rabo.



martes, 13 de diciembre de 2011

SUPRESIÓN DE LAS DIPUTACIONES (IDEAL 13/12/2011)


En la mañana de hoy -13 de diciembre- Ideal ha publicado un artículo por mí firmado en el que llevaba trabajando algunos días. Advierto que tiene un perfil técnico, pero es muy leible por lo que os invito a leerlo si no lo habéis hecho ya -residentes en Granada y provincia, básicamente- en papel.

SUPRESIÓN DE LAS DIPUTACIONES


Dentro del debate de la austeridad en torno al gasto público, la política de gestos ya debería de estar superada y han de ser las acciones las que conformen la agenda política, por lo que sería un buen momento para acometer una reforma política y administrativa que conllevara la supresión de las Diputaciones Provinciales y de camino llevar a cabo una revisión en profundidad de la Administración Local dotándola de más competencias.

Siempre me ha parecido un contrasentido eso del gobierno de las provincias, que es algo tan inmaterial como innecesario. De hecho, no se trata de un gobierno que directamente surja de las urnas, como ocurre en el caso del gobierno de los municipios, sino que se trata más bien de una especie de componenda representativa basada en los resultados electorales surgidos de las elecciones municipales. Es más, ni tan siquiera goza de representantes exclusivos sino que se nutre de los elegidos para asumir el gobierno de los municipios que conforman la provincia, es decir, alcaldes y concejales, cayendo en la duplicidad de cargos.

Al margen de valoraciones políticas electoralistas, estoy convencido que las provincias soportarían muy bien la eliminación de su órgano de gobierno sin que por ello se produzca ningún caos político o administrativo ya que las funciones de las diputaciones u otros órganos provinciales similares –caso de los territorios insulares, País Vasco y Navarra- pueden ser perfectamente asumidas por las distintas administraciones autónomas como ocurre en el caso de las comunidades autónomas uniprovinciales. Se da la circunstancia que muchas de éstas gestionan un presupuesto y una población mayor que otras comunidades pluriprovinciales y la ausencia de diputación provincial no menoscaba en absoluto la asistencia y cooperación municipal, más bien al contrario: hay mejor coordinación y menor gasto burocrático.

En el caso de Andalucía, se perdió la oportunidad de dotar a las Diputaciones Provinciales andaluzas de mayor contenido encomendándole la articulación de la gestión ordinaria de los servicios propios periféricos de la Comunidad Autónoma tal y como indicaba el artículo 4.4 del ya derogado Estatuto de Autonomía de 1981. Sin embargo, ese postulado legal jamás llegó a desarrollarse porque la Administración autonómica optó por dotarse de su propia red administrativa periférica a través de las Delegaciones Provinciales de las distintas Consejerías, al tiempo que las diputaciones fueron tejiendo ese leviatán administrativo tan costoso y absurdo en que se han convertido, cargado de un inasumible presupuesto y una plantilla sobredimensionada y de acceso irregular en la mayoría de los casos, al tiempo que en una solución rápida para esa ingente cifra de asesores y personal de confianza –personal eventual- de que gozan los partidos políticos con representación provincial.

En mi opinión, todo ese aparato administrativo y político de las diputaciones no justifica las funciones que tienen encomendadas, basadas principalmente en la asistencia y en la cooperación municipal –principalmente a los municipios más pequeños-. Además, se da la circunstancia que los fondos para esa asistencia y cooperación municipal derivan en gran parte del presupuesto autonómico, argumento éste que justifica aún más la gestión de los mismos por parte de la propia administración autonómica.

En similar sentido, en los últimos años están surgiendo nuevos órganos de gestión como son, entre otros, el caso de los consorcios, las mancomunidades o las áreas metropolitanas en el ámbito supramunicipal y en el inframunicipal, las entidades locales autónomas y las entidades vecinales. Todos estos nuevos órganos serán útiles para favorecer el hipotético déficit de gestión en que incurrirían las diputaciones si se suprimieran, con la debida coordinación por parte de las respectivas administraciones autonómicas y locales.

Lógicamente, esa supresión de las diputaciones conllevará problemas añadidos, siendo el más importante el de personal, si bien, una correcta gestión de los recursos humanos determinará que las diputaciones son los organismos públicos con más personal eventual y contratado y, por tanto, prescindible. Por el contrario, el personal funcionario o laboral fijo podría seguir cumpliendo sus funciones tanto en los distintos órganos municipales, supramunicipales o inframunicipales e, incluso, en la administración autonómica periférica. Todo es cuestión de voluntad política.

lunes, 12 de diciembre de 2011

CINE: CONAN, EL BÁRBARO (2011)



Que la industria del cine no puede dejar de parir películas es un hecho, sobre todo si se trata de la meca del cine. Pero no todo ha de valer, sobre todo cuando se trata de versiones modernas de producciones anteriores.
Aquella "Conan, el bárbaro" de 1982 protagonizada por Arnold Schwarzenegger no fue gran cosa, principalmente porque su director John Milius (que también dirigió "Amanecer Rojo") no acertó en cuanto al protagonista, pero contaba con unos efectos especiales brillantes y una portentosa banda sonora compuesta por el griego Basil Poledouris, que es ya un clásico en el género.
Sin embargo esta versión de 2011 ni tan siquiera cuenta con una BSO que deleite y nada es apenas destacable en la película a no ser que sólo se pensara en la versión 3D, que por ahora intento no ver.
Es una película que se deja ver a ratos, pero que aburre en otros muchos, los más. Y, para colmo, no ha existido por parte de los ingenieros de sonido demasiada preocupación por dotar a la peli de un Dolby de calidad.
En ese sentido, curiosamente, un día antes vi Super 8 (una más que aceptable película de la que comentaremos algo) y contaba con un excelente Dolby muy logrado, en el que los sonidos del 5.1 eran reales y podían detectarse por toda la habitación. No es así en el caso de "Conan, el bárbaro" que, en definitiva, se trata de una película para olvidar; o bien, para contemplar todo ese trabajo de gimnasio del bueno de Jason Momoa que, eso sí, al menos intenta hacer un trabajo digno.

domingo, 11 de diciembre de 2011

LOS NEGOCIOS DE URDAGARIN Y LA CASA REAL



Desde que salieron a flote las primeras travesuras financieras de Iñaki Urdangarin (Ver entrada de 9 de noviembre) hasta hoy, el volumen de información por parte de prensa generalista, prensa del corazón (en ocasiones, no hay mucha diferencia), revistas, televisión, radio, Internet, redes sociales..., en fin, una avalancha hasta ahora desconocida cuando se trata de cosas de la Casa del Rey; desde esas primeras travesuras, decía, hasta las últimas apenas damos crédito a todo ese tejemaneje seudoempresarial que se traía entre manos el yernísimo.
Pero, aunque ahora la noticia esté aún en sí prosperará o no esa imputación (todo parece indicar que sí), la noticia por venir, mucho más delicada y, por lo tanto, no tan proclive a tanta divulgación es si la Casa del Rey conocía todas estos negocios del Duque de Palma.
El comunicado oficial del mismo protagonista es inquietante al desvincular a la Casa Real, por lo que habría que interpretar a "sensu" contrario que existe sospecha sobre esa vinculación.
En mi opinión -y es tan sólo una opinión, que intenta ser lo más objetiva posible-, no es fácil digerir que la Casa Real no conociera los asuntos privados del Duque de Palma; en primer lugar por ser miembro consorte de la Casa Real; y en segundo, porque está casado con la hija del Rey y algo debería de saber ésta por varios motivos: porque aparece ella misma en algunos documentos, figurando como integrante de algún órgano de decisión de alguna de estas empresas; porque el nivel de riqueza que su marido iba atesorando también pertenecía a ella y alguna pregunta debió de hacer o debieron hacerle a ella alguien de su familia.
Sí, realmente me parece descabellado que se quiera confundir a la opinión pública o, lo que es peor, engañarla.
La Casa Real siempre ha dado muestras de poseer información. Son muchas las personas que trabajan en esta institución y pocas cosas escapan a su control, luego, ¿cómo es posible que se les escapara la información sobre los turbios negocios de dos de sus miembros más activos? Una de dos o nada sabían o lo sabían y lo ocultaban. En el primer caso, la omisión es tan grave como la acción; en el segundo un presunto delito.
Y es en este punto en el que deberíamos de meditar sobre el verdadero papel de la monarquía y sobre la exención de responsabilidad del Jefe del Estado, algo que jamás podría ocurrir en el caso de que fuera elegido por el pueblo.

jueves, 8 de diciembre de 2011

¿HACIA DÓNDE NOS LLEVA RAJOY?



Al parecer Rajoy está contando en la Cumbre de Bruselas ante sus socios comunitarios lo que aún no ha contado en España para acabar con el déficit y seguir la estela poderosa de Alemania y Francia.
Está contando en Europa lo que aún no está contando aquí, que es donde debe, ya que ha salido elegido por los votos de casi once millones de españoles. Por tanto, estamos asistiendo a una nueva forma de manifestación democrática -digámoslo con todo el sarcasmo que las palabras escritas no saben recoger-, que consiste en dirigir un país con el beneplácito de otras potencias europeas.
O sea, que eso era la Unión Europea, algo que nos ha costado veinticinco años entender, desde la entrada de España en 1986.
Ante el silencio de Rajoy acerca de hacía donde van a ir sus recortes podríamos barruntar dos opciones: Una: que estos serán muy drásticos y no conviene ir anunciándolo así tan de golpe; Dos: que no se tenga ni idea de cómo están las cuentas públicas y, por tanto, no se tenga ni idea hacía donde habrá que recortar, hasta que no nos marque la senda la señora Merkel, guardiana de sus poderosos bancos teutones.
Seguramente que el engaño de la moneda única, prolongado desde el año 2000, ya sea un clamor y nadie sepa cómo salir de este feo asunto, a no se que hagamos lo que ya hizo Argentina al FMI -obviar parte de su deuda-, una formula que le hizo salir de la crisis y que le está haciendo crecer actualmente.
He de admitir que me daba miedo Zapatero y mucho más su inútil equipo de paniaguados y aficionados; pero también debo de admitir que también me da mucho miedo Rajoy y su equipo de tecnócratas sabelotodo. Ambas opciones son para temblar.
Y lo son porque ambas opciones tienen ciega fe en el euro y consideran que es la única opción que existe, sin llegar a valorar otras, como podría ser volver a la moneda nacional (de hecho, países de la UE que optaron seguir con su moneda como son los casos de Dinamarca e Inglaterra no no tienen tan crudo). Pero la realidad de los mercados está demostrando cada día que el euro es un presa fácil, un gran chollo para los especuladores -muchos de los cuales operan desde paraísos fiscales-. Mucho más chollo que el dólar americano, la libra esterlina inglesa y el yens japonés.
Por tanto, tener fe ciega en el euro puede ser la ruina de países como España que, además, no tiene el potencial industrial de Alemania o Francia; ni tan siquiera, de Italia. Y para colmo nuestra destrucción de empleo es aún superior a Grecia y Portugal.
De ahí que lo vea todo negro y comience a sospechar que como con los impuestos no se llegará ni tan siquiera a pagar la deuda, éstos seguirán subiendo, habrá recortes a empleados públicos -otro día hablaré de este asunto- y el estado de bienestar se quedará hecho unos zorros. Sin embargo, no quiero hablar de recortes en un sentido general porque seguramente muchos de éstos habrá que llevarlos a cabo, -sobre todo los gastos abusivos que acarreamos, comenzando por la clase política y es monarquía que se cae a trozos-; seguramente habrá que comprender que se prepara un sinpar cambio de ciclo. Un cambio de ciclo que nos costará asimilar pero que está al llegar. Ya nada será igual. Se acabaron las vacas gordas e incluso cada vez será más difícil ni tan siquiera ver vacas o que éstas se vuelvan sagradas, como en la India. Así de dramático resulta todo esto porque no olvidemos que España es una máquina de gastar gracias a sus 17 Autonomías y a sus muchos Ayuntamientos estrella.
Yo lo veo así y opino desde la ignorancia y desde falta de preparación económica: el euro ha sido un fiasco. Hecho a la imagen y semejanza de la Europa de los mercaderes como ya vaticinó el bueno de Anguita. Unos mercaderes que ya nos atisban desde todos los rincones del mundo. La carroña nos amenaza.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

TROTAR ENTRE OLIVOS



Ciertamente, me temo que hay cosas que hacemos los corredores que es probable que sólo puedan comprender otros corredores.
Hablo de algo muy esencial: perderse una buena mañana de fiesta, cuando el ajetreo está en la calle, los bares y en los grandes almacenes, y trotar entre olivos por caminos rotos por las torrenteras y el paso de tractores y otros vehículos pesados.
Subir pequeñas lomas y bajarlas; saltar un pequeño riachuelo seco; alzar los ojos sudorosos y sólo ver un inacabable mar de olivos.
Y saber que eso lo vas a seguir haciendo mientras las piernas, el corazón y los pulmones quieran.
Y sientes mucha satisfacción por elegir esa opción tan trivial y sencilla, tan al alcance de todo el mundo, que no sabes si contarlo o no. No es más que correr por la naturaleza, trotar entre olivos. Nada más.
Lógicamente, lo acabas contando -porque todo lo que te hace feliz tiene más sentido si lo compartes- pero no estás seguro de que te entiendan, a no ser de que a quien se lo cuentes también tenga tu misma opinión de ese tipo de cosas, tu misma inclinación; es decir, a un corredor.
Era el día de la Constitución y mientras la televisión expulsaba mentiras de políticos ruines que han hecho de la democracia su negocio, yo era el que corría entre esos olivos desmadejados y anárquicos.
Es decir, un acto trivial con espectadores mudos prestos ya a dar su fruto.

martes, 6 de diciembre de 2011

A ENTRENAR EN NAVIDAD



A estas alturas del año doy por cerrada toda participación en competición alguna, aunque mucho me gustaría correr alguna media maratón.
Pero no es fácil dar con alguna que esté en un radio más o menos cercano. Hay algo por Murcia -me lo dijo Javi y Domingo- pero descarto desplazarme, que tengo otros desplazamientos lejanos en este mismo mes.
Así que para suplir la competición estoy entrenando a buen ritmo. A gusto y con unas sensaciones magníficas. La idea es hacer una distancia cercana a la media maratón cada sábado y completar el resto de semana -entre calidad y rodaje- para acabar la semana en torno a los 50 kms.
El sábado anterior a la Media Maratón de Córdoba y con la idea de suplirla en parte hice mi media maratón particular -21.100 metros justos- a un ritmo tranquilo de 4'58'' el mil y este último lo dejé en 19.000 metros, a un ritmo cómodo también de 4'56'' el mil. La idea era dejar las piernas frescas para hacer al día siguiente, domingo, nueve o diez kilómetros, los cuales hice con unas piernas más frescas de lo que presumía. Es más, me quedé con "hambre" de kilómetros, pero la idea era no cargarme demasiado.
Ya lo he dicho en varias ocasiones: en fechas navideñas entreno mucho.
Es una fecha idónea para hacer kilómetros y la verdad es que no sé porqué. Probablemente como opción idónea a perder en tiempo -y cabrearte- en aglomeraciones, decepcionantes comidas políticamente correctas o cosas así.
Correr, ver buen cine, leer, escribir, cosas por lo general hogareñas son opciones, en mi opinión, mucho más placenteras. Pero es sólo una opinión, por supuesto.
Además, porqué no decirlo, correr, quemar, nos permite acceder a viandas que en condiciones normales -es decir, faltando el ejercicio aeróbico- serían una bomba de relojería.
"Corro para poder beber abundante cerveza", podría ser una frase que muchos corredores suscribiríamos sin demasiadas reservas.

lunes, 5 de diciembre de 2011

ALGUIEN DEBERÍA DECIRLE A LOS ARGENTINOS QUE TODOS LOS DEPORTES NO SON FÚTBOL



Sí, alguien debería de hacerlo. Alguien que cuente con la suficiente psicología y con esa capacidad analítica -psicoanalítica, para ser exactos- necesaria para hacerse entender entre ese noble pueblo.
Grandes cosas nos transmite el pueblo argentino. Cómo no valorar su excelente cine a cuya cabeza siempre estará el magnifico Ricardo Darín, del que nada suelo perderme; su tango -que ni entiendo ni me gusta-, que hace las delicias de millones de aficionados en todo el mundo; su buena literatura; su excelente fútbol, su excelente cocina...pero observado el espectáculo que han montado en el Estadio de la Cartuja de Sevilla con ocasión de la final de la Copa Davis entre su país y el anfitrión, España, alguien debería de explicarles que el tenis no es fútbol y que tampoco Diego Armando Maradona, su Dios, está en todas partes.

domingo, 4 de diciembre de 2011

LIBROS: EL CUADERNO ROJO, de Paul Auster



Estaba buscando entre mis anaqueles un nuevo libro para leer y me encontró con este libro -casi opúsculo- de Paul Auster.
He leído mucho del autor americano, pero no éste -y si lo leí no me acuerdo, porque lo compré en 1994-. Además, tiene el aliciente de estar traducido y prologado por Justo Navarro, el buen escritor granadino afincado en Málaga. Un autor que he leído bastante y del que aún conservo un grato recuerdo gracias a su excelente novela "El alma del controlador aéreo", una de las mejore que he leído.
En ambos autores confluye el azar, tan presente siempre en la obra de Paul Auster. El azar como bendición, pero también como presagio maldito, siempre está presente en la obra austeriana, algo que simboliza de manera muy gráfica en una de sus mejores novelas "La música del azar", que es una novela de obligada lectura.

jueves, 1 de diciembre de 2011

SOBRE LA MEJORA, EL PESO Y LA ALIMENTACIÓN


Consulto las estadísticas recogidas en el Sportracks, que recoge los datos del Garmin y observo que la velocidad media de los entrenamientos de noviembre de 2010 están en 5'02'' el mil; sin embargo, la media justo un año después, la recogida del recién acabado mes de noviembre está en 4'53'', a pesar de que en este último noviembre los kilómetros hechos son más del doble que en el mismo mes del año pasado. Por tanto, hay mejora. Algo similar ocurre en la comparativa del resto de los meses.
Un entrenamiento, un día cualquiera, puede salir bien; pero, igualmente, puede salir para olvidar, ahora bien, cuando se trata de medias temporales amplías la fiabilidad es mayor porque el campo de comparación se amplía.
Algo igual podría ocurrir con el peso corporal que también es conveniente ir anotando para establecer comparativas. Que el peso se estabilice año tras año o que, incluso, vaya bajando es lo que espera cualquier corredor que se precie, aunque el motivo no se centra básicamente en la estética, que es una cuestión que pronto se va desechando sino en la posibilidad de correr más tiempo y más rápido gracias a soportar cada vez menos kilos.
Con relación al peso, todos los corredores sabemos que éste dependerá mucho del entrenamiento, pero sobre todo de los hábitos alimenticios y éstos, sin llegar a planteamientos extremos, han de ser variados aunque provistos de ciertas reglas.
Por ejemplo, he comprobado personalmente que un atracón de hidratos de carbono de combustión rápida aumenta el peso corporal, por supuesto, pero que éste disminuye con facilidad después de varios entrenamientos concienzudos. Es nuestra gasolina.
Sin embargo, cuando se trata de una severa ingesta de dulces refinados -que además de hidratos de combustión muy lenta contienen excesiva azúcar no refinada y grasas saturadas- ese peso aumentado cuesta eliminarlo mucho más. Igual ocurre cuando se trata de bebidas espirituosas con una alta volatilidad de alcohol.
Toda energía acumulada en forma de ingesta si no se destruye -es decir, si no se entrena- va acumulándose en forma de lípidos por así está diseñado genéticamente nuestro organismo como resultado de la evolución de miles de años.
Por tanto, cada corredor sabe perfectamente lo que le conviene comer y que tipos de alimentos perjudican menos sus entrenamientos, asunto éste que habrá que tener muy en cuenta ahora en las fechas que se acercan porque no hay hogar, establecimiento o lugares de trabajo en los que no exista una exquisita bandeja de dulces altamente saturados y refinados, justo al lado de una botella de anís o coñac. Habría que preguntarse sobre el porqué de la existencia de tanto volumen calórico en Navidades.
¿Es fácil resistirse a todos esos manjares navideños? Por supuesto que no.
Por tanto, como ocurre con todos los pecados, más vale pecar algo que no estar permanentemente pensando en la conveniencia o inconveniencia de hacerlo.

EBOOK: RELATOS Y ARTÍCULOS DE VIAJES: ROTHENBURG

Si nadie le cuenta al hipotético lector nada sobre el pueblo de Rothenburg no habrá forma de imaginarlo a pesar de haber llegado...