miércoles, 30 de noviembre de 2011

CAFE-BAR CINEMA




el pasado martes por la tarde-noche, en uno de los restaurantes con mejores vistas de Granada, asistí a la presentación del nuevo libro de mi amigo y Álter, Jesús Lens, que ha escrito él solito en esta ocasión y con un total de 458 páginas y al que ha titulado Café-Bar Cinema (Editorial Almed). Me consta que ha trabajado mucho porque lo hemos visto mucho menos tanto virtual como físicamente -y ambas cosas son difíciles-, como él mismo decía en su lista de desagravios en la presentación del libro.
Es curioso, pero horas antes, esa misma mañana, cuando pasaba por una plaza céntrica de Granada fotografié esto y se lo envíe a Jesús, advirtiéndole con sarcasmo que ya estaban copiando su libro:

No he leído aún ni una página del libro, pero eso lo voy a arreglar en breve ya que Jesús - y no es peloteo de amigo- es una inagotable fuente de conocimiento cinéfilo y domina como pocos el cine y sus mundos porque, como bien decía Andrés Sopeña en la presentación, ha visto mucho cine, ha leído mucho sobre ello y ha viajado a lugares cinematográficos por todo el mundo. En pocas palabras: ha confeccionado un trabajo de enorme integridad intelectual y libros así -en un mundo de tanto farsante seoudointelectual- tienen que existir y hay que leer.
El acto fue sencillo pero entrañable y allí nos encontrábamos muchos de sus amigos y familiares que aprovechamos para reencontranos como siempre hacemos en estos actos organizados por un proteico Jesús Lens que actúa de catalizador siempre en uniones y encuentros. A eso se llama vitalidad.
En la dedicatoria Jesús me pone lo siguiente: "Para José Antonio, la parte contratante de la primera parte del Florens". Efectivamente, se refiere a aquel proyecto que comenzamos en ambos blogs y que tenemos aparcado por obligaciones indelegables de uno y otro, y que como muchas cosas importantes se retrasan una y otra vez para acabar concluyéndose.
Y, lógicamente, desde aquí recojo ese guante porque sé que Jesús es un hombre de proyectos y a mi nada me gusta dejar inacabado...
Pero en fín, volviendo al acto, la velada transcurrió amena y divertida que culminamos un pequeño y selecto grupo hablando de literatura, de cine, de correr, y de todo lo divino y humano.
Y suerte que era martes....

martes, 29 de noviembre de 2011

YA ABRIÓ LA NAVIDAD EL CORTE INGLÉS

El Corte Inglés, como cada año, ya ha decidido que comience la Navidad. Lo ha decidido desde siempre, pero desde que la crisis está instaurada en la sociedad y en las Instituciones, lo decide de forma aún más tajante, ya que pone en marcha su colorido mucho antes de que lo hagan los ayuntamientos en las calles y plazas que retrasan su fecha de encendido para buscar el ahorro energético máximo para no destrozar aún más sus paupérrimas cuentas públicas.

Y fue el pasado viernes, 25 de noviembre, cuando el Corte Inglés, líder de Navidades antitradicionales decidió dar el pistoletazo de salida a estas fiestas en sus centros y organizó actos y fanfarrias para acompañar todo ese exceso iluminado y vistoso al que nos tiene a todos acostumbrados y que hace aflorar una sonrisa angélica tantos a mayores como a pequeños.

Y fui testigo ocular de ello por casualidad.

Ajeno a esta fecha de inauguración de la Navidad –lo juro- el pasado viernes me dirigí a uno de sus centros a adquirir un libro y de camino buscar un BD que no hay forma de encontrar y me vi inmerso en una especie de comparsa musical de esas que suelen acompañar los actos de las fiestas populares de los pueblos; intenté alejarme pero ya era tarde, así que salí al exterior para esperar a que cesaran los fastos y me entretuve en hacer esta fotografía de la fachada recién iluminada que ilustro.

No encontré el libro y decidí aprovechar el aún poco tráfico de la ciudad –que será horrible dentro de pocos días- y desplazarme con la moto a Alcampo para seguir con mi búsqueda, comprobando que en ese centro de la zona norte de Granada también refulgían sus luces, si bien con un perfil mucho más modesto, tal y como se puede apreciar en esta fotografía. Y todo eso me hizo reflexionar.

Así que pensé en toda esa prosopopeya, llegando a la conclusión que, lógicamente, cada centro comercial se dirige a distintos niveles sociales y públicos y, particularmente, el Corte Inglés suele imprimirle a su marketing algo especial que los demás no llegan ni de lejos. Son los reyes de la venta, que duda cabe.

Por lo general, Alcampo y el Corte Inglés comparten un buen número de artículos, pero no existe ni una mínima posibilidad de comparar el marketing que utilizan uno y otro.

Por ejemplo, me fijé en el último libro de Carlos Ruiz Zafón, "El prisionero del cielo", que es un escritor-fenómeno mediático editorial desde la aparición de su primer volumen “La sombra del viento”. Pues bien, este libro se ofrece en el Corte Inglés provisto y rodeado de un marketing impresionante, adornado de parafernalias, paneles, anaqueles especiales y todo lo necesario para que penetre por nuestros ojos acompañado de la frase insistente que rebota en nuestra mente: ¡cómpralo, cómpralo!. Otra cosa será leerlo, pero sí, gracias a su marketing preciso y sofisticado la venta estará casi asegurada, sea para regalo o para vanagloriarse de tenerlo y haberlo comprado en el Corte Inglés.

Sin embargo, en Alcampo ese libro lo encontré en un lugar oscuro y de nula parafernalia, sencillamente alojado en el cajón de las novedades, mezclado con otros de poco fuste, sin que ningún reclamo de marketing nos anime a comprarlo, a pesar de que es un cinco por ciento más económico que en el Corte Inglés.

Ese ejemplo es trasladable a todos los artículos que comparten.

Por tanto, lo que el consumidor espera cuando compra un artículo no es sólo el artículo en sí sino toda esa parafernalia que le rodea, que va desde la presentación del mismo hasta el envoltorio, pasando por su singular presencia y singularidad en el comercio. Es más, el Corte Inglés no sólo vende algo material sino que también vende una ilusión, muy de cartón piedra, eso sí, pero ilusión al fin y al cabo, que no es poca cosa para los tiempos que corren.

lunes, 28 de noviembre de 2011

CINE: MIDNIGHT IN PARÍS (2011)



Woody Allen vuelva a estar brillante en su última película, que escribe y dirige. Realmente es una película mágica que emana de una mente creativa y culta como pocas en el cine actual. Sin duda, su mente está instalada permanentemente en la creación.
Tal vez sea cierto que en París pueda ocurrir cualquier cosa que esté relacionada con el arte. Lugar de especial inspiración para escritores, para pintores, para escultores... ¿Que tendrá París?
Una pregunta que parece hacerse Woody Allen y que consigue explicar tan bien.
Desde luego ha sido ha sido delicia poder volver a los años 20 o incluso a finales del siglo XIX para contemplar un país anegado de arte, inspiración y bohemia.
La fotografía no puede ser más conseguida, conseguida con -seguramente- los mejores planos que ha podido encontrar de la capital francesa.
(¡Ay, la lluvia en París!)
Nunca hemos encontrado - y es mucho decir- a un Woody Allen tan prolífico y certero como en sus últimas películas.

domingo, 27 de noviembre de 2011

WACKEN OPEN AIR: ENSIFERUM


Ensiferum, es un grupo curioso como lo son casi todos los fineses. Fieles a su antigua civilización vikinga, de orígenes tan misteriosos, practican un folk metálico -que también ha adoptado la denominación de "viking metal"-. Lo he escuchado en repetidas ocasiones y llego a la conclusión que son músicos creíbles y no cuatro locos amigos que se dedican a esto por no dedicarse a otra cosa.
La realidad es que a pesar de tener poco más de dos lustros de vida, han conseguido hacerse un hueco, al menos, en el metal europeo. De hecho, al Wacken festival no es llamado cualquier grupo. De hecho, jamás ha sido ningún grupo español y los hay muy buenos.
Escchadlos a ver que os parecen.

viernes, 25 de noviembre de 2011

LIBROS: UN MUNDO SIN FIN, de Ken Follet



Cuando cayó en mis manos la primera parte, "Los pilares de la tierra", la primera reacción que experimenté fue rechazo. Se trataba de uno de los "best seller" más leído del planeta y eso podía no ser bueno. No estoy a favor de una literatura elitista pero tampoco de masas. Busco lo ecléctico que, según San Agustín, es donde está la virtud.
Pero lo leí.
Era verano y la mente por esas fechas está fofa. Además, leí en algún lugar medio serio que se trataba de una novela bien documentada sobre el mundo de las catedrales y como ese edificio religioso siempre ha sido mi debilidad, opté por hincarle el diente. Mil y pico páginas del ala..., pero lo pasé bien leyéndola. Es lo que tienen este tipo de libros que al tener una lectura amena y siempre hay historias e intrigas, no puedes parar de leer. Su estructura es de enganche más que de razonamiento.
He de reconocer que desde entonces contemplé las catedrales con otros ojos.
Años después salió su segunda parte "Un mundo sin fin", tan voluminoso o más que el anterior y, por coherencia, opté por comprarlo. He acabado de leerlo.
¿Y qué decir? Más o menos lo que ya indicaba con el anterior. En esta entrega no existe tanta presencia de la catedral de Kingsbridge, la ciudad ficticia del sudoeste inglés creada por Follet para la novela, algo lógico porque en el primer había que construir la catedral y en este segundo ya estaba construida. Pero sí existe la construcción de un puente y de una torre de la catedral que pretende ser la más alta de Inglaterra y todo aderezado con múltiples intrigas, pasiones, traiciones y algún que otro arreglo parcial de la catedral, claro está, que para eso es la estrella de estas novelas.
Luchas de religión, de la nobleza, de la burguesía emergente, dura subsistencia de la gleba, de los simples y todo ello aderezado con marcados personajes que harán muy llevadera la inmersión lectora.
Pero Ken Follet se ha documentado; ha estudiado el mundo de las catedrales; se ha rodeado de historiadores y gracias a todo ello ha recreado una edad media inglesa muy creíble, en la que abundan hechos y algún que otro personaje auténtico. Además, es agradable conocer que se inspiró en la recién restaurada catedral de Vitoria dado que la ficticia también tenía problemas de cimentación tal y como ocurre con la alavesa.

jueves, 24 de noviembre de 2011

CORRER COMO FÁRMACO



Aún me pregunto cómo es posible hacer 16 kilómetros –eso sí, a un ritmo suave de 5’02’’ el mil- estando acatarrado y estornudando en plan bestia. Debe ser el oficio. O las ganas. O la motivación. O todo junto.
El caso es que el sábado harto de estar en esa inopia en la que habitas cuando estás renqueante por el catarro, decidí lanzarme a los caminos y en un tiempo nublado y lluvioso diseñé una ruta mental llana y asequible entre Pinos Puente y Valderrubio para volver otra vez al lugar de origen. En total, una ruta agradable de 16 kilómetros, sin un mínimo estornudo y ni un segundo de malestar, que seguramente hubiera sufrido si me quedo al abrigo del hogar. Seguramente el aire limpio y claro de una Vega silenciosa y alegre fueron fármacos eficaces.
Por tanto, contra el abatimiento griposo –siempre que éste no te deje arrastrado por los suelos- ningún antídoto mejor que unos cuantos kilómetros, desafiando la inmovilidad. Probablemente se pueda coger por sorpresa al virus nocivo.
Por cierto, estoy inscrito para Córdoba, algo que presumía imposible hace un par de semanas. Esperaba poder ir a correr esa media maratón a pesar de que no he hecho muchos kilómetros desde la media de Granada, pero nuevos inconvenientes se atisban en el horizonte.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

CODIGO CIVIL





Leo la lista de libros más vendidos, confeccionada por la revista literaria “Qué leer”, y observo que entre los libros de no ficción aparece en quinto lugar el Código Civil, un mamotreto legal que siempre ha sido considerado el libro de leyes más literario. Una de dos: o a todo el mundo le ha dado por estudiar leyes o existe una creciente afición literaria por sus artículos.
Pero no es sorprendente que este libro aparezca aquí, toda vez que nuestro Código Civil deriva directamente del francés napoleónico, que tuvo fama en su tiempo de ser leído con deleite por los ciudadanos franceses. Y algo similar puede ocurrir con el código español que regula las relaciones contractuales entre particulares entre otras muchas cosas. Es más os sugiero abrir cualquier página de este grueso libro y leer cualquiera de sus artículos para comprender que tiene una marcada vocación literaria.

martes, 22 de noviembre de 2011

CINE: SI LA COSA FUNCIONA (2009)


Cuando ves una película como "Si la cosa funciona" (2009), comprendes que existen muchos destellos de genialidad en Woody Allen, más allá de los tópicos sobre esta cualidad de este director, escritor, actor y músico a ratos, de nacionalidad norteamericana y de origen judío.
Existe genialidad en la dirección -esa afición suya que consiste en que el actor le habla al público como ya ocurrió en "La rosa púrpura del Cairo" (1985)- y ese toque magistral en elegir actores para ubicarlos a la perfección en unos personajes creíbles inicialmente para convertirse en surrealistas y entrañables a medida que el film avanza.
Sin embargo, en esta película que menciono y que acabo de ver existe, sobre todo, mucha genialidad en el guión. Contemplar cómo el autor es capaz de transformar situaciones normales en surrealistas, sin que su toque comedístico le reste un ápice a sus comentarios ácidos e hipercríticos acerca de la sociedad americana y la organización política y social de este país -que es su país- en general al tiempo que en todo momento existe ese famoso fondo existencialista que al autor expresa en sus obras.
Y todo esto lo podemos saborear en esta cinta sin que haya que salir de su adorado Manhattan lugar en el que parecen concurrir todo tipo de frikis intelectuales y que tanto nos gusta contemplar.
Las películas de Woody Allen son un carrusel de sorpresas en el que cada escena desmonta la anterior, para a su vez, ser desmontada por otra posterior sin que haya necesidad de ruptura entre unas escenas y otras y sin que la trama pierda ninguna coherencia. Y todo eso sólo es posible que surja de una mente con destellos de genialidad, que suele consistir en hacer de lo complejo algo aparentemente sencillo y comprensible.

domingo, 20 de noviembre de 2011

CUENTO CORAL URGENTE POSTELECTORAL


- ¡Hemos ganado las elecciones generales!
-¿Quiénes hemos ganado?
-Nosotros, ¿quién iba a ser?
-¿Nosotros? Hablarás por tí.
-Pero, ¿no era eso lo que queríamos los españoles?
-No, no te equivoques, los españoles queríamos que se fuera el PSOE.
-Es lo que yo digo..
-No, no es exactamente lo que tu dices...
-Pero, está claro que con la derecha España saldrá de la crisis.
-¿Saldrá de la crisis? ¿Ha salido Portugal?
-Bueno...no, pero es que es un país más pobre.
-¿Más pobre que España? Resulta difícil creerlo.
-De acuerdo, España es un país muy pobre, pero lo es porque estos sociatas lo han empobrecido.
-¿Y quién te dice a ti que el PP no lo empobrecerá aún más?
-No se me ocurre cómo...
-Muy fácil: recortando a diestro y siniestro. Además, ya tienen un poder omnímodo y nadie podrá impedirlo.
-Precisamente porque tendrán tanto poder, serán mucho más sensatos.
-Eso no me lo creo. El PSOE tuvo un poder similar al principio de la democracia y gobernó como le vino en gana.
-¿Como lo está haciendo en Andalucía?
-Sí, como lo está haciendo en Andalucía.
-Pero, allí perderán también.
-Sí, y entrará la derecha, que es lo quieren muchos andaluces, ya desesperados por la situación que atraviesan.
-Pero ¿realmente tú crees que la derecha será tan nefasta como esta gente de Zapatero y Rubalcaba.
-No lo sé, pero te puedo asegurar que esta derecha no está en contra de los mercados. Hará todo lo que dicte Alemanía, que es la que ya manda. Y lo hará usando el rodillo de la mayoría absoluta sobrada que han obtenido en las urnas.
-Sin embargo, Rajoy ha dicho en todo momento que no recortará los servicios sociales.
-¿Y qué entiende Rajoy por servicios sociales?
-No lo sé, la verdad es que no lo ha explicado mucho.
-Ajá.
-No obstante, me alegro de que esta gente del PSOE abandone el poder.
-¿Te alegras también de que ese poder lo adquiera la derecha, la de Aznar, Agag, la Botella, la Ana Mato, el Gürtel...
-No exactamente..
-¿Entonces...?
-No sé, la verdad; no sé que será de este país con estos dos partidos.
-Bueno, al menos los pequeños han aumentado algo..
-Sí, los radicales vascos...
-Y Izquierda Unida..
-Una versión un poco más izquierdosa del PSOE, nada más.
-Bueno, pues me voy a ver el Granada, que jugaba a las diez.
-No te molestes: han suspendido el partido: un salvaje le ha tirado un paraguas plegado al linier, precisamente cuando iba ganando su equipo.
-Dioooos¡¡¡

viernes, 18 de noviembre de 2011

CORRER EN OTOÑO


Foto de José Manuel Pérez (http://josemanuelfv.blogspot.com)

¡Ay, correr en otoño! ¿No es el sueño de cualquier corredor? Pisar las hojas secas por esos caminos húmedos por mor de la suave neblina, confundida por el humo de las chimeneas de los cortijos; una temperatura no demasiada fría, ni demasiada cálida; basta con ir con una primera capa no demasiada gruesa. Sin guantes. Sin gorro. Rodando sin necesidad de contemplar el típico vaho del invierno; cruzarte con gente que aún pasea, fieles al hábito del verano (en pocos días ya desaparecerán de los caminos y los senderos); contemplar a ese perro que ves todo el año atado a su caseta, cómodamente sentado, camuflado con el tono marrón de las hojas caídas; presentir que el sol va poniéndose sin prisas; rodar a buen ritmo con las sensaciones a flor de piel, sin que pesen los kilómetros; charlar con la mujer anciana que todos los días hace su paseo vespertino apoyada en sus bastones; contemplar las acequias de la Vega como torrenteras alegres, nostálgicas aún del verano; estirar contemplando el misterioso horizonte otoñal; oler la leña ya apilada junto a las chimeneas; una suerte de castañas listas para asarse; el presentimiento de la Navidad que llega.
Correr en otoño ¿Quién pudiera hacerlo eternamente?

lunes, 14 de noviembre de 2011

Película: Caperucita Roja ¿a quién tienes miedo?

Hace unos días comentaba en FilmAffinity un sitio de Internet dedicado al cine sobre la fascinación que me había producido la última versión cinematográfica de Caperucita Roja ¿a quién tienes miedo? de la directora de Crepúsculo, película que, sin embargo, no me interesa nada.
Este cuento gótico que tan magistralmente recrea la película, basado en el original de Perrault, revisado por los Hermanos Grimm, aunque con variantes en el guión, es delicioso en muchos aspectos.
Curiosamente, a punto estuve de no ver esta película, quizá influenciado por alguna mala crítica, pero estoy seguro que no mucha gente ha sabido ver lo que realmente interesa, que no es ni por asomo el ya conocido argumento: el excelente ambiente gótico medieval recreado, la puesta en escena, la ambientación, los diálogos y, principalmente, la banda sonora que está dotada de un sonido misterioso a la vez que moderno. Se debe a dos autores no demasiado conocidos, Brian Reitzell y Alex Heffes. Aparecen varios intérpretes pero, de entre todos, nada comparable con la voz de Fever Ray que es el alías de una intérprete sueca muy dada al misticismo y a la goticidad. Se llama Karin Dreijer Andersson -que no conocía- y cultiva principalmente la música electrónica mezclándose con lo ambiental y experimental. El tema que interpreta en la BSO "The Wolf", es sencillamente magistral.
Os dejo un trailer por su os pareciera interesante esta película, que a mí me ha deleitado:

domingo, 13 de noviembre de 2011

SEGUIMOS CON LAS SERIES

Después de las series hablaré de las series. Parece una especie de tautología, pero son cosas muy distintas (¡qué rico es nuestro castellano!), aunque se digan y se escriban de la misma forma.

El viernes por la tarde-noche realicé mi sesión semanal de series. En Atarfe, como en las dos ocasiones. ¿Hasta cuando durará ese ímpetu? En realidad, espero que dure bastante porque, realmente, son muchas más las ventajas que los inconvenientes.

Los inconvenientes ya los conocemos: no se trata de rodar como nos gusta a casi todos, perdiéndonos por caminos y veredas; no consisten en correr a un ritmo trotón; no es posible ir al ritmo que te pide el cuerpo -el mio, invariablemente, me pido poco sufrimiento, como supongo nos pasará a todos; no es tan entretenido como correr en anchos campos y calles, pero no tiene por qué ser aburrido; y, por último y tal vez más importante: hay que tener decisión y voluntad.

Las ventajas tal vez sean muchas más las ventajas de las series pero se concretan en una: es más fácil ir a ritmos más elevados en competición. Esa es su gran virtud.



El pasado viernes decidí hacer dosmiles. Además, por motivos de agenda, el tiempo transcurrido entre las series y la siguiente sesión de rodaje de sábado sería muy corto, de algo más de 12 horas, por tanto, si quería rodar el sábado durante 14 kilómetros a un ritmo tranquilo, convenía no hacer locuras en las series porque las lesiones, en estas ocasiones, son más amenazadoras.

Así que hice tres de dos mil a un ritmo que no supuso nada del otro mundo: la más lenta 8'42'' y la más rápida 8'26, pero, eso sí, acabé sin un cansancio muy acusado, y lo más importante: las hice. Con anterioridad hice un rodaje de calentamiento de cuatro kilómetros y un rodaje posterior de enfriamiento de un kilómetro y algo.

Acabando las series con técnica de carrera, estiramientos y algo de abdominales se cierra bien el círculo y la sensación de deber cumplido pulula por todas partes cuando te diriges al coche.

Lo importante es no quemarse en este tipo de entrenamiento de calidad y conservar buenas sensaciones para la semana siguiente, que es la que anima a volver a la pista.

sábado, 12 de noviembre de 2011

CUÉNTAME Y LA IMAGEN DE ANDALUCÍA



El último capítulo de Cuéntame, una de las mejores series españolas de todos los tiempos, que lleva en "prime time" trece años, se adentró en lo que luego se demostraría que sería el negocio de las autonomías. Y, precisamente, uno de los más suculentos ha sido desde siempre el de la Autonomía andaluza. Pues bien, el capítulo ha suscitado ciertas críticas en Andalucía.
El asunto iba de banderas, una excusa perfecta para retratar con veracidad, según mi opinión, todo el tejemaneje y urdidos negocios que muchos personajes vivales montaron para enriquecerse con esto de las autonomías y la recién entrenada democracia.
Lamento que muchos andaluces hayan el puesto el grito en el cielo por entender que existe una imagen negativa y tergiversada de Andalucía, pero yo creo que la imagen que se da es real. No se trata de una imagen que refleje globalmente el carácter y el ser andaluz -porque no es eso lo que pretenden los guionistas-, pero sí refleja muy bien todo el negociete de los amiguetes del PSOE -principalmente- en un asunto que olfatearon como lucrativo como si se tratara de los modernos bandoleros que siempre ha habido de Despeñaperros para abajo.
Y de aquellos barros, estos lados llamados González -el más cara dura, probablemente, del PSOE andalú; un individuo que se ha forrado en la política y que ahora nos da consejos morales ya en su senectud y con la vida más que resulta-, el inefable Chaves y su testa prominente -del que algún día se sabrá el daño que ha hecho a esta tierra, pero no a su familia, según los asuntos denunciados-, el incendiario Guerra y sus hermanos -que a pesar de protagonizar uno de los más sonoros escándalos de la democracia ahí sigue-, el rasputín Zarrías -un personaje sobre el que no me apetece opinar nada, porque está todo opinado-...en fin, que les voy a contar que no sepan.
Resultado: una región empobrecida - no me refiero a ellos, lógicamente- una capacidad industrial nula, una población educativa en la cola de Europa según el informa Pisa y, eso sí, un enorme Rocío, desafiando el equilibrio medioambiental de la mayor zona húmeda de Europa y una Feria de Sevilla, que es la madre de todas las ferias, que en Andalucía es mucho decir.
Y es que lo que cuenta Cuéntame no es otra cosa que un claro estereotipo del ideal sevillano, que no es trasladable, lógicamente, a toda Andalucía: una sevillana rica del PSOE, dinero a mansalva para poner en marcha la autonomía que llega, mucha tapita y frescaíto frito y mucha manzanilla de Sánlucar, una casa solariega de señorito andaluz -aunque señorita en este caso y afiliada al PSOE, algo que se ha demostrado muy congruente por estos lares- y mucha sevillana cantada y bailada y mucha alegría.
¿Falta algo más para rizar el rizo?

miércoles, 9 de noviembre de 2011

URDANGARIN EN LA CUERDA FLOJA



Cuando Urdangarín -al que muchos llaman ya Hurgardarín- y su esposa, la Infanta Cristina, comenzaron a vivir como ricos, por encima, incluso, de la falsa discreción de la Casa Real muchos ya intuíamos que este hombre podría estar sacando tajada de sus estatus de miembro de la Monarquía española. Lógicamente, eran presunciones aunque no es fácil justificar la compra de un palacete de precio tan elevado en la exclusiva zona barcelonesa de Pedralbes de la noche a la mañana por muy miembro de la Casa Real que se sea.
Lógicamente, en este país hipócrita como pocos, nadie en su sano juicio que se gane la vida con el periodismo iba a ponerse en contra de la influyente monarquía española, pero llegó la crisis, llegó la indignación, la proliferaron las redes sociales, las bitácoras en Internet, y lo que parecía intocable hace unos años ya no lo es tanto.
Pero además, se da la circunstancia que mientras media España naufraga para llegar a final de mes y muchos ven como están perdiendo su trabajo y su casa, los miembros de la realeza española siguen a lo suyo, tirando de chequera -es decir, presupuesto público- y poniéndose el mundo por montera. Parecen decirse unos a otros que ellos han nacido para ser reyes y divinos y nadie puede quitarle ese privilegio estemos en la Edad Media o estemos en una madura democracia.
Y, claro, con esa autoestima por las nubes la frontera entre lo legal y lo ilegal es tenue.
Jesús Cacho en varias de sus obras denunció en su día los tejemanejes del Rey. Sus negocios, sus amistades peligrosas escogidas entre los expresidiarios más famosos del reino -Conde, De la Rosa, Colón de Carvajal-. Después vinieron más libros de osados periodistas que ponían en solfa los privilegios reales, entre los que se encontraba gente rigurosa como Josep Carles Clemente, el José Miguel Abad o el excoronel Martinez Inglés.
Esos libros y otros más poco a poco fueron abriendo ese caparazón real y rompiendo ese pacto de silencio de algunos medios de comunicación, que aún se mantiene (yo mismo fui invitado en un artículo a que no citara la Casa Real cuando en una ocasión escribí sobre el abuso del dinero público).
Eran tiempos de tira y afloja acerca de esa orfandad informativa que siempre ha rodeado a Zarzuela en asuntos de dinero público.
A día de hoy aún no sabemos a qué se destinan esos casi nueve millones de euros que anualmente se presupuestan para la Jefatura del Estado y seguimos sin conocer la cantidad total de dinero que se necesita para mantener la monarquía hereditaria. Es decir, no sabemos cuando pagan de su bolsillo y cuando cargan la factura a las arcas públicas (en ese sentido, estoy harto comprobar en mis viajes por España cómo en establecimientos exclusivos ya se dediquen a fabricar el mejor chocolate o a hacer la mejor vajilla, siempre añaden, de forma invariable que la Casa Real son clientes suyos).
Pero hay un punto de inflexión que podría haberse producido hoy con la noticia sobre el informe de la Fiscalía Anticorrupción del Tribunal Superior de Justicia de Baleares que avala el juez José Castro en un auto: el yerno del Rey podría ser imputado -aún no lo está- por un asunto de desvió de fondos públicos perteneciente al caso Palma Arena.
Me he dedicado a visitar varios foros y comentarios de noticias y, lógicamente, están que arden incidiendo la mayoría de opiniones y comentarios en un asunto clave: se pregunta casi todo el mundo si Urdangarín será tratado judicialmente en los mismos términos de igualdad que cualquier ciudadano.
Lógicamente, conociendo cómo funciona este país y la hiperprotección con que cuentan políticos y demás personajes públicos, la mayoría considera -incluido quien esto suscribe- que el poder judicial en este asunto no demostrará que es independiente.
Sin embargo hay un dato clave que hoy comentaba con algunos compañeros de trabajo: hasta hace pocos años ni tan siquiera era posible conocer si algún miembro de la Casa Real estaba relacionado con alguna trama de corrupción.
Hoy este asunto ha sido publicado en todos los periódicos generalistas, incluso en esos que aún mantienen el pacto de silencio.

martes, 8 de noviembre de 2011

ULTIMO TRAMO DEL AÑO PARA NO RELAJARSE

Quedan apenas dos meses para que acabe el año, pero no podemos relajarnos en lo que a correr se refiere.
Particularmente, en estos meses suelo correr bastante afrontando fríos y lluvias y, particularmente, en Navidad -apenas ya mes y medio- la acumulación de kilómetros que suelo hacer cada año es alta ya que no suelo dejarme arrastrar por los fastos y ágapes de estas fechas. Así que el tiempo extra de estas fechas es de bastante entreno a pesar de que la luz del día se escape de las manos como una pompa de jabón.
De ahí que esté buscando alguna competición en diciembre para no perder el ritmo, a pesar de que deba desplazarme a provincias limítrofes o no tan limítrofes. Y eso es porque me temo que Córdoba, casi con toda seguridad, volverá a ser una opción fallida este año por motivos personales, pero mucho me gustaría estar en la ciudad califal porque estratégicamente es una buena opción para rebajar en algún minuto el tiempo cosechado en Granada dado su trazado más llano. Pero me temo que habré de esperar a Almería a no ser que en diciembre haya algo por ahí interesante y de perfil similar al de Córdoba.
Por lo pronto sé de la programación de aquella para olvidar Sevilla-Los Palacios a mediados de diciembre y la Media Maratón de Cieza en Murcia que, al parecer, tiene un recorrido llano. Bueno... son dos opciones que habrá que barajar.
Por lo pronto seguiré rodando como hasta ahora: alrededor de 50 kilómetros semanales, incluyendo los kilómetros basura de las series, e incluso, barajando la posibilidad de ir aumentando progresivamente el kilometraje semanal de cara al maratón que haré en 2012 que podría ser Madrid o, incluso, Sevilla. Desde ya descarto Málaga.
Otro factor a tener en cuenta en estas fechas es el de la alimentación. Lo digo por las fechas que llegan. Los corredores estamos en el mundo como cualquier ciudadano y, aunque, intentemos no pecar de exceso de calorías siempre es inevitable ingerir lo que no debemos ya que hay estímulos por doquier: en el trabajo, en los comercios, en la casa de familiares y amigos, en el propio hogar... Sin duda, hay que redoblar la contención aunque sin pasarse, que lo nuestro es afición y no profesión.
Pero ocurre que a mucha gente -lógicamente quien no corre- le cuesta comprender que rechaces una bebida espirituosa o algún dulce muy refinado y, sinceramente, es una tarea bastante ingrata -por lo menos a mí me lo parece- explicar que una dosis añadida de calorías basura nos perjudica a nosotros -los corredores- más que a ellos por una sencilla razón: nuestro organismo está acostumbrado a quemar las calorías buenas (hidratos de combustión rápida que apenas necesitan digestión, principalmente), de manera que en el momento que introduzcas calorías basura sufre un mundo para deshacerse de ellas, además de que suelen ser alimentos muy molestos para rodar a nivel de digestión. No se trata meramente de ganar más peso.
Sin embargo, hay opciones intermedias que pasan por buscar dulces no tan refinados y basados en alimentos más integrales y dietéticos que cada vez el mercado lanza con más insistencia, aspecto que hay que aprovechar junto a evitar comidas copiosas sobrecalóricas. De hecho, yo suelo comer chocolate negro todo el año y pocos días recuerdo que no haya tomado un par de cervezas, pero eso sí, son alimentos que metabolizo bien porque son naturales y no tienen las calorías indeseables de otros alimentos.

AHORA HABLARÉ DE CINE



Bueno, siempre lo he hecho, pero ha sido en el margen derecho básicamente (que seguirá existiendo bajo el término..Recomiendo) y en algunas ocasiones aquí, como entrada.
Pero es que resulta que últimamente estoy devorando películas y mucho me gustaría comentar algunas de ellas, porque el cine es vida o la vida es cine, como decía Aute en uno de sus temas; es más, es una visión sofisticada de la vida, como lo son los libros. El primero, se basa en imágenes pero contiene mucha literatura en sus diálogos; los segundos, se basan en las palabras, pero tienen mucha imagen en sus descripciones. Por tanto, se dan la mano. Y a ambos cultivos dedico muchas horas de mi tiempo, luego ¿por qué no comentar algo bello y compartirlo? Pero no destrozaré guiones ni argumentos, por supuesto, que es lo que jamás se ha de hacer.
En una ocasión me destrozaron el final de Gladiator antes de verla; por suerte es del tipo de películas que conocer el final no le quita un ápice de frescura porque la verás una vez y otra vez, pero eso no ocurre con todas. Como bien decía -creo- Garcí una película es obra maestra cuando jamás te cansas de verla.
El cine para mí no tiene géneros. Como ocurre con los libros, que los hay buenos y malos; hay un cine bueno y un cine malo, pero es tanta la variedad de matices que en casi todas las películas hay algo que destacar. Cómo no sorprenderse, por ejemplo, con el vacuo realismo del cine japonés o, en el otro margen, con las excelentes versiones cinematográficas de los cómics de Marvel o con la buena puesta en escena de muchas de las películas históricas españolas. Hay tanto que ver, tanto que contar...
De aquí a pocas entradas comenzaré comentando sobre una película reciente que me ha cautivado por varios motivos que contaré: la versión nueva de Caperucita Roja, un excelente cuento gótico con el que disfrutado sobremanera.

domingo, 6 de noviembre de 2011

XIX MEDIA MARATÓN "CIUDAD DE GRANADA" (6/11/2011)


En homenaje a mi "compae" Paco -con A.Faucón, de corto- que ya observa mi llegada para animarme al paso por el kilómetro 12 en Parque Almunia. Es único... (Foto de Mati, erigida en muy buena fotógrafa).

Se trataba de comprobar si sería capaz de mantener en media maratón el ritmo que últimamente estoy manteniendo en pruebas de diez kilómetros y, principalmente, si estoy asimilando los intervalos de 1000 metros que, aunque pocos aún, ya están bajando entre quince y veinte segundos sobre el mejor tiempo de competición en los diez kilómetros sin llegar a la extenuación.
Por tanto, era un nuevo reto. Es cierto que en una anterior Media de Granada -hará unas tres o cuatro ediciones- rodé a algo menos de 4'30'' sin hacer apenas entrenamientos de calidad, pero de eso hace ya algunos años.
A principios de 2011, en la Media de Almería, conseguí un tiempo similar al de aquella Media de Granada de hace algunos años, pero hay que decir -y lo saben todos los que la han corrido- que la Media de Almería tiene un trazado más asequible que el de Granada y siempre es posible arañar unos cuantos minutos.
Y no es por que la de Granada te obsequie con inescrutables rampas, pero sí tiene sus dificultades que acaban por romperte el ritmo si no recuperas bien como ha sido mi caso. No recuperé tras las subidas y en la segunda parte de la carrera perdí algún tiempo.
Se tratan de unos tres kilómetros aproximados de dificultad, entre el diez y el trece, lo suficiente para que en esos apenas tres kilómetros pierdas de entre veinte y veinticinco segundos por kilómetros, dependiendo de la forma de cada uno.
Por tanto, me conformaba con arañar un par de minutos al tiempo de Motril, Media Maratón en la cual cedí de manera muy notable en los últimos cinco kilómetros, principalmente por la humedad y el calor, que no sería el caso de Granada. Sin embargo, en esta mañana de domingo otoñal, con buen tiempo para correr -algo de frío sí hacía- he conseguido arañar cuatro minutos a ese tiempo de Motril, rodando a una media de 4'23'' el kilómetro. Finalmente, en los últimos kilómetros -algo picados también- me desfondé algo, rodando en el diecisiete y dieciocho a unos veinte segundos por encima de esa media global. Sin embargo, ese aspecto no ha sido demasiado significativo para el tiempo final de 1:33:14, que es lo que marcó mi GPS en línea de meta.
Ahora el reto está en acercarse más a los 90 minutos, para lo que habrá dos oportunidades idóneas: Córdoba y Almería.
La Media de Córdoba, está programada para el día 27 de noviembre y no sé con exactitud sí acudiré. Pero sí acudiré a Almería el último domingo de enero para intentar acariciar ese promedio de 4'16'' que ya no está tan lejos, tan sólo es necesario un terreno más llano que el de Granada y seguir con entrenamiento de calidad.
Una cosa final en cuanto a la organización de la prueba granadina: sería muy importante que los organizadores esta Media, que ya está adquiriendo maneras de gran competición, volvieran plantearse los cajones, por dos motivos: el primero, para evitar los atropelladeros que se producen en la salida toda vez que mucha gente que va a ir más lenta sale en posiciones muy adelantadas y hace perder tiempo al que va más rápido y ha de ir sorteando; el segundo, como referencia para rodar al ritmo propuesto, tal y como hacen en la Media de Málaga y otras. Sugerido queda.

sábado, 5 de noviembre de 2011

LLUVIA SOBRE EL TARTÁN


La tarde-noche, en coherencia con todo el día, era lluviosa y algo fría y si además era viernes no se daban las mejores condiciones para hacer series.
Sin embargo, hay un principio básico en esto del correr: por mucho que nos cueste comenzar y dar la primera zancada, después todo son parabienes.
Así que consciente de que apenas había hecho nada desde mi último viaje, cuando la noche ya era cerrada y lluviosa cogí el coche y por una inaudita poco transitada carretera nacional llegué al polideportivo de Atarfe para hacer series en su magnífica pista de verdadero tartán -la cual presionas con los dedos y descubres su blandura-, que en su segunda acepción dada por la Real Academia Española de la Lengua consiste en "material formado por una mezcla de goma y asfalto, muy resistente y deslizante, que se emplea como superficie de pistas de atletismo".
Hacer series en un lugar así cuesta mucho menos trabajo, sin duda que, además, absorbe la lluvia eficazmente.
Cuando llegué a Atarfe, me descubrí ante unas instalaciones lluviosas -llovía copiosamente en ese momento- un campo de fútbol de césped artificial ocupado por cuatro equipos de fútbol 7 y nadie corriendo en su pista. Además portaba una nula predisposición psicológica para hacer series. Toda la pista para mí, me dije, pero con esa copiosa lluvia difícil era comenzar y había que sacar ganas. Tenía frío, llovía copiosamente y la mente estaba perezosa, así que busqué las excusas perfectas para volverme al coche, cuando justo en el momento de emprender la "huida" por la misma carretera por la que había llegado, de pronto, como en las películas de ciencia ficción, dejó de llover. Volví. Y no me arrepentí de haberlo hecho porque, aunque tan sólo hice cuatro series de mil para no cargarme, estas fueron deliciosas. No demasiado rápidas -entre 3'58'' y 4'02''- pero muy gratificantes. Descubrir que vas muy cómodo a ritmos inferiores de quince a veinte segundos sobre el ritmo medio en competiciones de diez kilómetros te infunde mucho ánimo.
En la segunda serie comenzó a caer una lluvia fina que, aunque muy espectacular a través de los haces de luz de los focos, resultaba muy agradable para correr; además, ya no tenía apenas frío. De hecho, en cada serie iba despojándome de una capa hasta quedarme en capa básica Adidas de manga larga y malla pirata New Balance. Todo fue a pedir de boca y salí con una mueca de satisfacción del estadio tras estirar y hacer técnica de carrera.
El error hubiera sido haberme ido de las instalaciones sin los deberes hechos.
Así que la inquietud que tenía por hacer algo de calidad antes de la Media Maratón de Granada ya está superada y sólo queda correr con ganas y ánimo por las calles de Granada. Esta tarde iré a recoger el dorsal.

jueves, 3 de noviembre de 2011

DESMANTELAMIENTO DE LAS TRAMAS DE LA JUNTA


Lo que había sido sospecha, con el paso del tiempo se convierte en una realidad cada vez más evidente: la autonomía andaluza ha sido un buen negocio para el partido que la ha gobernado desde sus orígenes. Y dentro de ese negocio, la cosa pública ha simbolizado un largo sabotaje que está lejos de ser casual para convertirse en algo indescifrable y complejo que probablemente se allana en una trama orquestada que ha permitido el beneficio de unos pocos advenedizos personajillos aprovechando el esfuerzo y la dedicación de muchos.
Actualmente hay dos procesos judiciales en marcha contra la Junta de Andalucía pero probablemente surgirán muchos más: el asunto de la trama de los Expedientes de Regulación de Empleo -ERE's- y la Reordenación del Sector Público o lo que es lo mismo, la creación de una Administración Pública paralela al margen de los principios legales establecidos en nuestro sistema jurídico. Ambos se encuentran en sede judicial.
El primer de ellos va camino de convertirse en un macroproceso con profundas raíces dada la magnitud del ilícito cometido y el fraude a gran escala, algo que es deducible de la lectura de los autos emitidos por la jueza Alaya, a la que esperemos dejen trabajar con total independencia; el segundo obtuvo el pasado miércoles una contundente respuesta judicial por parte de la Sala de lo Contencioso -Sala de Sevilla- del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Una sentencia que responde a una demanda presentada por Empleados Públicos de la Junta de Andalucía (que han sufragado de su bolsillo) y varios sindicatos contrarios a la reordenación, acogiéndose a la vía especial de protección de los derechos fundamentales y que rotundamente acusa a la Junta de Andalucía de despreciar al Estado de Derecho y de vulnerar varios preceptos de la Constitución de 1978, entre ellos, el artículo 23.2 que reconoce el derecho de los ciudadanos a "acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las leyes", y el artículo 14, que de todos es sabido reconocer la igualdad de los españoles ante la ley.
Con esos únicos motivos -si bien, la Sentencia enuncia muchos más- cualquier persona honesta, sensata y democrática, que dice pertenecer a un partido democrático y ha jurado lealtad a la Constitución al asumir su cargo debería de dimitir "ipso facto", e irse a su casa avergonzado, pero claro, estamos pidiendo la luna.
La Sentencia también anula la condición de empleados públicos de 534 empleados de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, que es la primera derribada por los tribunales. El texto de la resolución judicial es claro porque ninguno de esos 534 empleados habían superado ninguna prueba de acceso para acceder a la condición de empleado público. Por tanto, la Junta de Andalucía se saltó los principios constitucionales de igualdad, mérito, capacidad y publicidad con total impunidad y -opino yo- supuesta prevaricación y supuesta alevosía. Entiendo, por tanto, que deberían depurarse responsabilidades penales y la fiscalía debería de actuar de oficio, pero no lo hará porque aún gobierna quien gobierna en el Estado español.
Lo que, al parecer, pretende la Junta de Andalucía para quien no esté familiarizado con este asunto es arrinconar a quien accedió a través de proceso selectivo legal -Funcionarios y Personal Laboral fijo- y aupar a miles de personas que, en su mayoría, pertenecen, son o han sido cargos públicos del Partido Socialista Obrero Español. Esto se puede afirmar porque existen muchos nombramientos en las Agencias de personas que tuvieron cargos de responsabilidad en las instituciones gobernadas por el PSOE. También se afirma que existen entre esas personas aupadas, cargos y afiliados de UGT y CC.OO. No conozco con exactitud ese dato, pero es bastante sospechoso que estos dos sindicatos hayan apoyado sin tapujos la pretendida reordenación del sector público y que sean las centrales con mayor afiliación entre los empleados de las distintas agencias.
Amigos y amigas, como sabéis este es un blog dinámico que no sólo habla de correr, y seguramente que este asunto, si no pertenecéis a los aledaños del colectivo de la función pública andaluza o no estáis familiarizados con este tema, podría ser de difícil digestión, pero creedme si os digo que lo que está ocurriendo en Andalucía es algo tremendo y que no afecta sólo a la función pública -de hecho el caso de los ERE's nada tiene que ver con la función pública-, se trata ni más ni menos que de tramas bien orquestadas y del progresivo desmantelamiento de esas tramas por la vía judicial de un régimen de supuestos perfiles corruptos que lleva instaurado en Andalucía más de 30 años.
Los dirigentes del gobierno autonómico de esta ajada tierra, tan dotada de virtudes, han provocado la pérdida de oportunidades, han dilapidado fondos europeos, han menospreciado el talento, el trabajo bien hecho, la dedicación concienzuda, la honradez, la cultura y un largo etcétera. A cambio han montado unas instituciones diseñadas para provecho propio y del partido y han sabido anestesiar a la sumisa y conformista gente de Andalucía con sus subvenciones, sus prebendas, su Canal Sur, sus folclores baratos, su marujeo televisivo...Pero advierto, eso sí, que incluso dentro de este entramado -como ocurre en todas las organizaciones-, ha habido gente capaz, honesta y talentosa que, con el paso del tiempo han debido de abandonar el barco; y es más, aún la hay, pero está amordazada, comprada con cuatro perras, o bien, esperando a que pase este desaguisado.
Deciros también -lo he dicho en muchas ocasiones- que el colectivo de la función pública, que tanto ha luchado y está luchando por el desmantelamiento de este régimen, está reivindicando no otra cosa que la independencia ante el poder político, con independencia de cual sea éste, que ese es el fin último de una función pública profesional.
¿No se trata todo esto, pues, de un régimen?
Sin duda. Como siempre digo a gente cercana, tendré que volver a ver de nuevo la trilogía de El Padrino, que al ritmo que vamos en este país se va a convertir en, apenas, una dura película de Walt Disney en clara rivalidad con Bambi, que tanto nos hizo llorar de pequeños.

EN LA SELVA URBANA



Es bastante habitual encontrar las calles de Granada de esta guisa.



Mal, muy mal ha de estar el civismo de los conductores de motocicletas para que un conductor de los autobuses urbanos de Granada en la mañana del miércoles me felicitará con esta expresiva frase: ¡así es como hay que llevar una moto!

Circulaba a eso de las 8,00 horas hacia mi puesto de trabajo en la Plaza de la Trinidad de Granada cuando en la Avenida de la Constitución a la altura de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria una furgoneta de carga y descarga aparcada en doble fila en el carril derecho impedía el paso de un autobús urbano. Yo iba por la izquierda y en estas circunstancias lo habitual es que el motorista medio acelere e intente -con peligro para él y para el autobús que tendrá que frenar violentamente- pasar por el pequeño espacio de la izquierda iniciada ya la maniobra del autobús. Sin embargo, yo intento conducir con más sentido común una moto que un coche (aunque también tengo mis idas de olla como todo hijo de vecino), así que frené mi scooter -que es grande y no se cuela por cualquier rendija-, para que el autobús pudiera maniobrar y entrar en el carril izquierdo pero, curiosamente, el conductor me "premió", invitándome a pasar primero con un gesto de su brazo izquierdo y así lo hice, dándole las gracias, que hay que ser educado, mucho más si cabe en la selva del tráfico de una ciudad media o grande, lugar preferido por los ciudadanos -junto a los campos de fútbol- para desahogarse del estrés diario.

Curiosamente ambos -el conductor y yo- coincidimos en el siguiente semáforo y fue entonces cuando me felicitó por mi prudencia. Yo tengo una moto grande e intento ser responsable también, me dijo.

Mal tiene que estar el civismo en el tráfico cuando usted me felicita por hacer únicamente lo correcto, le dije.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

EL ÓRDAGO GRIEGO




El golpe de efecto que ha producido el primer ministro griego, Yorgos Papandreu, anunciando un referéndum –supongo que vinculante- al pueblo griego sobre la aplicación de un nuevo y bestial plan de rescate, puede ser más desestabilizante que cualquier acuerdo de rescate para el país heleno o cualquier otro de la moneda única europea, España, incluida. Eso no calmará a los mercados, pero era necesario. Es más, el ejecutivo griego lo tendría que haber llevado a cabo no ya en el tercer rescate sino en el primero, porque en este tipo de consultas se estructura una democracia, algo de lo que tendría que haber tomado nota el gobierno de Zapatero antes de reformar la Constitución fijando el techo de gasto.
Ese anuncio, como no podía ser de otra forma, ha enloquecido a las altas instituciones financieras, los mercados de deuda, los mercados de bolsa y demás mercados financieros porque el inversor quiere beneficios y los bancos no se los pueden asegurar si un país hace lo contrario de lo que dicen que hay que hacer los jerifaltes de la banca y la política.
Se sabe que Argentina salió de la crisis cuando se rebeló ante el Fondo Monetario Internacional, que la tenía ahogada a base de prestarles a cambio de unos intereses enormes que, claro, ahogaban aún más su maltrecha economía. Y, seguramente, que es en eso en lo que han pensado los griegos.
Esta locura que se ha desatado en los mercados financieros no prueban otra cosa que lo que ya sabíamos y se hacía cada vez más evidente: que no interesan las personas ni sus necesidades sino las inversiones jugosas de los grandes inversores, que nadie conoce o al menos no tienen una cara conocida pero que seguramente están hinchando sus cuentas corrientes en paraísos fiscales a cambio de arruinar a medio mundo con la clara connivencia de la clase política que no nos llega a aclarar cuales son sus prebendas con los banqueros para que éstos obtengan de aquella tanta protección y comprensión.
Paraísos fiscales que, dicho sea de paso, posibilitan gobiernos corruptos de occidente porque seguramente por motivos inconfesables les interese que sigan existiendo.

martes, 1 de noviembre de 2011

GANAR EN SEVILLA TUVO SU IMPORTANCIA



Como casi siempre hago, el lunes por la noche volví a ver jugar al Granada a través de la pantalla. En esta ocasión se enfrentaba a otro rival de nivel -en primera casi todos lo son, no hay forma de relajarse como sí ocurría en segunda-. Además, se trataba de un rival en muchos aspectos; rival deportivo, en primer lugar, pero también rival en el aspecto geopolítico porque quienes vivimos en esta parte del sur sabemos perfectamente que las geodistancias políticas con Sevilla son abismales. Granada apenas cuenta, Sevilla, sí cuenta. Y mucho. Es así de descarado.
Sevilla, como capital andaluza, es la niña de los ojos de la Junta de Andalucía, que no se corta un pelo en promocionar a través de inversiones y otras regalías, por no citar que es allí donde están las principales sedes institucionales de la Comunidad Autónoma: el Parlamento, el Gobierno, las consejerías... Granada tan solo se arroga dos o tres asuntillos de mayor o menor importancia: el Consejo Consultivo, el Consejo Escolar (¿qué será eso? ¿Para qué servirá?) y la Biblioteca de Andalucía, muy diezmada y de importancia raquítica. Luego, ganar en Sevilla se convertía en algo que iba más allá de lo deportivo. Y eso tiene su importancia.
No odio Sevilla. Es más, es una ciudad bellísima y sus gentes se comportan por lo que he podido comprobar en muchas de mis visitas profesionales o de ocio. En su ciudad, en su habitat, en sus autobuses urbanos, en sus comercios, en sus bares... los naturales no ejercen tanto se sevillanos como sí lo hacen fuera de su entorno natural. Por tanto, no me gusta el sevillanismo. Es decir, esa forma de vida que hace del esperpento y de la exageración el motor principal; esa forma de ver la vida que tan alejada parece de todo lo profundo e importante. Esa forma vana y vacua, ociosa. Pero en fin, es sólo una opinión.
Por tanto, ganar en Sevilla ha tenido su importancia. Y ganar de la forma que se ganó le confiere mayor mérito al asunto. Es probable que no tenga más importancia que la que tiene, pero se ganó en Sevilla y eso ha henchido los pechos de los granadino en esta mañana de Santos y Tumbas (visité esta tarde la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión y ojeé libros en un puesto sevillano. Pensé en comentarle algo del partido, pero me contuve. No soy ningún fanfarrón).
Se ganó, cuando el Sevilla "lo hizo todo para ganar y...perdió".
Entrecomillo esta última frase porque es cómo termina su crónica Manolo Pedreira en Ideal -al cual he felicitado por SMS, porque coincido con todo su diagnóstico-. Y es que Manolo, escribiendo tan bien como acostumbra, le dice a las cosas por su nombre y el nombre que se podría dar a la gesta del Granada en Sevilla no es otra que épica. Un equipo que juega mejor cuando va perdiendo y cuando lo hace con los poderosos.
En fin, un estilo muy granadino. Muy de aquí, donde todo es posible.

EBOOK: RELATOS Y ARTÍCULOS DE VIAJES: ROTHENBURG

Si nadie le cuenta al hipotético lector nada sobre el pueblo de Rothenburg no habrá forma de imaginarlo a pesar de haber llegado...