domingo, 16 de octubre de 2011

28ª MEDIA MARATÓN DE MOTRIL (16/10/2011)



Cuando a la llegada de la prueba, Francis Rodriguez Tovar, excepcional corredor, desde lejos, me preguntaba que cómo me había ido, le respondí sin dudar que había que entrenar más. Y él que es un corredor concienzudo no pudo estar más de acuerdo conmigo.
A Francis le respondí que había que entrenar más porque, precisamente, esa era la idea que llevaba en la mente al entrar en meta. Durante una hora y treinta y siete minutos había sufrido y aprecié en todo momento a lo largo de la carrera que un entrenamiento más específico -y más largo- me posibilitaría ir mejor y acercarme a esos noventa y cinco minutos.
No obstante, los noventa y siete minutos y medio estaban dentro de lo que podría considerar, a priori, un tiempo aceptable, según mantuve en la anterior entrada. Haber hecho cien minutos -también mantuve- me habría defraudado algo más.
Pero la realidad es que aunque acaricié en algún momento de la prueba llegar por debajo de los noventa y cinco minutos, la carrera me puso en mi sitio -principalmente, a partir del kilómetro quince- y opté por despedirme de ese tiempo. Iba de más a menos y en esos seis últimos kilómetros desperdicié bastante de la renta que había adquirido hasta ese momento, si bien ésta la obtuve básicamente hasta el kilómetro trece porque a partir de ahí comencé a perder tiempo de manera acusada. Basta echar un vistazo al Forer para descubrir que en los primeros trece kilómetros le media por kilómetro era en todos los casos inferior a 4'30'' el mil -en algunos kilómetros, incluso, inferior a 4'10''-, para ir aumentando progresivamente hasta los 5'02'' en el último kilómetro de carrera. Por tanto, no es baladí considerar objetivamente la falta de entrenamiento, principalmente, en distancias superiores a los catorce o quince kilómetros.
Y, claro, a partir del kilómetro quince, sin llegar a sentir pájara en sentido estricto, si comencé a sucumbir al cansancio, al calor y a la fuerte humedad de la costa y ya preferí dejarme llevar sin forzar demasiado para no sucumbir a una posible bajada de forma.
Como bien dije en mi entrada anterior, en esta prueba -que no es nada fácil, digámoslo claro- la carrera verdadera se dilucida a partir del kilómetro quince y así lo pude comprobar en los rostros de los demás corredores, siendo bastantes los que optaron por parar y andar en los tres o cuatro kilómetros últimos.
Para ejemplo un dato: en los primeros seis kilómetros -aún fresco y sin tocar apenas la costa- marqué veintiséis minutos, mientras que en los últimos seis tuve que emplear tres minutos más. Pero ocurre que ya a estas alturas estábamos en otro tipo de carrera, no sólo por los kilómetros superados sino por el aumento del calor y, por tanto, de la humedad.
Esos primeros cálculos optimistas me hicieron abrazar en algún momento la posibilidad de atravesar la meta en noventa y cuatro minutos, objetivo que se fue esfumando sin remedio.
Sin embargo, sería ingrato decir que estoy defraudado ya que la prueba de media maratón tiene vida propia y nada es lo que parece. Por ejemplo, en esta Media de Motril, a pesar de ser llana -apenas hay una picada, al final-, se manifiestan otras dificultades añadidas, como es el caso de la humedad y el calor. Cuando la prueba se hacía en el mes de septiembre era verdaderamente temida pero en este octubre de 2011 los efectos han sido similares dadas las altas temperaturas que estamos sufriendo, anormales, para esta época.
Y decía, que sería ingrato estar defraudado porque esta prueba puede azotarte a lo bestia y dejarte tirado en las amplias playas del recorrido. En otras palabras, es una media maratón traicionera porque un golpe de calor o una excesiva deshidratación debida a la humedad puede dejarte listo a falta de unos pocos kilómetros y lo que se presumía pudiera ser una marca aceptable se puede convertir en una marca calamitosa. De eso pueden dar buena fe muchos corredores que han participado en esta prueba. Corredores que fácilmente están en los noventa minutos en otras medias sucumben ante esos factores y acaban en cien minutos o, incluso, más y de nada sirve una planificación previa porque esta se puede ir al garete.
En mi caso particular, luché de forma denodada porque esa planificación previa no sucumbiera. El propósito estaba en no alejarme en cada kilómetro de los 4'35'', y aunque no es fácil hacer la media en plena carrera, intenté por todos los medios no está por debajo de los 4'15 ni por encima de los 4'50'', si bien en algunos kilómetros no pude evitar bajar o subir esas medias respectivamente.
Sin duda, hay otro tipo de medias maratones -Córdoba, Almería y es posible que hasta Granada- que no existiendo grandes rampas y tampoco humedad, se puedan asumir esos últimos cinco o seis kilómetros de manera más solvente, pero no es el caso de Motril, a no ser que se cuente con una preparación muy específica que incluye entrenar en la costa, al menos, en un par de ocasiones.
En otra línea argumental, hay que reconocer que la Media Maratón de Motril, por su organización, ciudad, asistencia y circuito, se está convirtiendo en una de las más importantes de Andalucía. Existe un superávit organizativo destacable y su apuesta de futuro es decidida al contar con atletas africanos de nivel en la mayoría de las ediciones anuales. Sin lugar a dudas, en mi opinión, su nivel está bastante por encima de las otras tres medias maratones de la provincia, incluida Granada- y a niveles muy similares a las organizadas en Málaga y Almería.

11 comentarios:

  1. Felicidades, no sólo por la carrera sino porque tienes claro dónde fallas. A veces has escrito que no te gusta hacer series- a nadie en un sano juicio- pero si quieres dar ese pequeño pero a la vez gran salto de calidad no te va a quedar otro remedio que ponerte el traje de faena. Si acaso hazlas un poco mas lentas pero en más cantidad, lo que viene bien para pruebas largas como las medias. Yo estoy muy fastidiado porque tuve que abandonar ya que me volví a romper en el km 8, para ser mi primer abandono me ha jodido mucho.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alfredo. Lo fastidioso de las series es que los populares probablemente las entendamos mal. Leí a Gallardo -1500- que lo importante de las series no es la velocidad en sí sino las repeticiones y acabarlas todas, muy en tu línea de pensamiento, pero habrá que hacerlas, qué remedio...
    Lamento lo de tu retidada, pero quizá no debiste comenzar: mejor esperar que recaer.
    Si te sentiste la mitad de jodido que yo en mi primera retirada en la Media de Los Palacios, te comprendo perfectamente.
    Ánimo y a recuperarte.

    ResponderEliminar
  3. Hola José Antonio
    Buen papel en Motril y a mejorar con las series.
    Como dice Alfredo tienes que hacer más series más lentas, con lo que se potencia la resistencia aeróbica. P.e. 6 x 1000 con 3' r. a un ritmo rápido pero comodo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. buen tiempo...dichosas series a tres semanas para la media de granada servra para algo?

    ResponderEliminar
  5. Ramón, coincides en lo que dice Alfredo y ambos sabéis de lo que habláis. Intentaré hacerlas por enésima vez¡¡¡ Mario, sé que a ti te gustan las series tanto como a mí, pero en tres semanas pueden caer unas cuantas, a ver si nos acercamos a los noventa minutos.

    ResponderEliminar
  6. J. Antonio, antes de nada, siento no haber podido charlar en Motril un rato contigo, pero es que iba con prisas de las buenas, había quedado con antiguos compañeros de El Ejido para comer y se nos hacía tarde.
    En cuanto a la carrera: muy dura. Esa humedad, al menos a mí, me merma muchísimo. Es la prueba en que más cerca he estado de abandonar (en el km 16 me senté en un banco que había al lado del carril bici, estuve casi dos minutos cabizbajo pensando qué hacer). El aquiles izquierdo está pidiendo clemencia y mi cabeza se bloqueó por completo. Todavía no sé cómo me levanté y empecé a correr los últimos 5 kms. Total, 90 minutos, muy lejos de los que habría esperado.
    Pero queda mucho, otras pruebas, más entrenos y más dedicación e ilusión. Y más series. El jueves tenemos sesión, anímate y vente a Atarfe, allí se hacen en un tartán de lujo.

    ResponderEliminar
  7. Pero es un tiempo magnífico Javi para las características de la prueba.
    Yo también lo pasé mal a partir del 15 y opté por bajar el ritmo, que siempre es mejor que abandonar, pero sí, se me pasó por la cabeza en varias ocasione.
    Oye, lo de Atarfe suena interesante, ¿ sobre qué horas estaréis por allí ?

    ResponderEliminar
  8. Sobre las 7 solemos quedar. De todas formas, te mando sms en cuanto tenga confirmación. Se hacen amenas, créeme, cuando vamos varios. Y es indudable que da un puch extra que es necesario para mejorar la velocidad. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Javi, haré todo lo posible por ir, que me hacen faltas series.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Está claro que las carreras ponen a cada uno en su sitio, nos ayudan a darnos cuenta de la realidad. A mí me pasó en mi último maratón, que no debí haber corrido, y todavía estoy luchando conmigo mismo para darle al maratón lo que le debo por haber tenido la osadía de enfrentarme a él sin estar realmente preparado ese año, no valía ser consciente de que el año anterior debuté con una marca interesantilla para mí.

    Motril? Una de las medias donde peor lo he pasado, y eso que sólo iba a rodarla ...

    Pues ya sabes, a entrenar, no nos queda otra.

    Un saludo desde Mijas

    ResponderEliminar
  11. Confirmado: a las 7 en las pistas de Atarfe. Mi intención es hacer 8 miles, empezando a 4 y terminando a 3'30''. Pero los ritmos cada uno los adapta a sus necesidades.

    Nos vemos

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...