miércoles, 28 de septiembre de 2011

EL OCASO DE LOS YERNÍSIMOS



Aunque en este caso estemos ante el yernísimo por esencia, porque se trata del yerno del mismo monarca, heredero borbónico de los reinos de España.
Hace ha que el que fuera excelente jugador de balonmano del Barcelona y de la Selección española, bendecido en reales nupcias tras su brillante carrera deportiva, Iñaki Urdangarin; hace ha, decía, que está comprometido con una de las cuestiones judiciales más señeras de los pelotazos patrios, léase, caso Palma Arena, por el que está ya ajusticiado provisionalmente el antiguo ministro de Medio Ambiente de la era Aznar y posterior presidente del Gobierno balear, el infame, Jaume Matas al que se le pidió la mayor fianza económica pedida a un político español: tres millones de €. Además, también está implicado en este descalabro financiero y sospechosamente supuesto enriquecedor de patrimonios encubiertos, el que fuera vicepresidente de la excelsa fundación Nóos y hombre de confianza del yerno del Rey, es decir, el hombre de paja del yernísimo, José Luis Pepote Ballester, que también fue un destacado deportista, no sé de qué disciplina relacionada con el agua.
Está imputado Ballester pero no lo está aún Urdangarín, algo que podría atentar contra el sentido común porque el que era presidente, alma máter y creador de ese instituto volátil no era otro que el ex-jugador de balonmano.
También está conectado con otros jugosos contratos etéreos convenidos con el ex-president del Gobierno valenciano el también infame, Francisco Camps, pero no pudo hacer carrera en el Comité Olímpico Internacional (COI) ni en el Comité Olímpico Español (COE) -al que pretendía presidir- cuando se conoció en el organismo internacional que el entorno"samaranchnista" estaba inmerso en asuntos de comisiones ilegales.
Por lo que han dejado traslucir en el caso Palma Arena se cobraban facturas enormes por jornadas relacionadas con el deporte y el turismo y otro asuntos filantrópicos relacionados con el supuesto objeto del Instituto Nóos, pero al parecer al juez balear, José Castro, no le cuadran las cuentas y ha ordenado a la Fiscalía Anticorrupción del TSJ de Baleares que investigue qué desaguisado se ha podido producir ahí.
Curiosamente cuando el caso Palma Arena comenzó a andar por los procelosos pasillos judiciales de Palma, los Duques de Palma emigraron a Washington porque había no sé qué motivo laboral esperando al Duque y porque sus numerosos retoños debían, como hijos bien, conocer el idioma inglés que es el lenguaje de los negocios. Poco tiempo antes adquirió, junto a la infanta Cristina, una lujosa propiedad en el exclusivo barrio de Pedralbes en Barcelona.
Sin embargo, hay quien ha escrito que las razones migratorias dadas fueron las oficiales, pero que en realidad se debían a que se barruntaba un oscuro futuro judicial y había ansiedad en la Casa Real y consideraron los fontaneros de Zarzuela que la lejanía podía ser un antídoto, aunque al parecer no está surtiendo los efectos deseados.
No olvidemos que esa estancia en Washington está costando una pasta a nosotros, contribuyentes españoles, porque sin que conozcamos cómo y quién paga la estancia, sí está claro que se paga un gran número de personal de seguridad, además, de los asesores que les correspondan en función de la grandeza que representan, sin contar los constantes viajes oficiales que hacen a España y otros países.
No sabemos cómo acabará este asunto judicial, pero los medios de comunicación ven el panorama muy negro para el yerno del Rey. Pero, ojo, que no tiemblen los cimientos y tampoco es necesario que os agarréis a la silla mientras leéis esto, ya que se trata del yerno del Rey y cuando está la Corona de por medio todo quedará impolutamente archivado. Al tiempo. A lo sumo, si la cosa pinta muy mal, se provocará un divorcio como ya ocurrió por otros motivos, con el otro yernísimo y Urdangarín se las tendrá que arreglar en esa terrible caída libre. Así funcionan las monarquías. Así sobreviven.
Ya lo dijo el Tribunal Constitucional en su famosa sentencia sobre el artículo 14 de la Constitución: "iguales entre iguales y desiguales entre desiguales". Una frase genial, sin duda, que aún a mí me tiene cautivado (¿por qué no se me habrá ocurrido a mí, copón?).

lunes, 26 de septiembre de 2011

NO HAY TIEMPO PARA EL DEPORTE


Cuando llega el momento de los reconocimientos médicos en mi centro de trabajo, a veces llega el pánico o la decepción o la frustración. En esos días todo el mundo sale algo tocado e, invariablemente, los médicos aconsejan ejercicio, dieta sana y vida sana en general. No estoy rodeado de obesos o dilapidadores de salud pero, sí, en muchos casos la salud deja mucho que desear. Y es, entonces, cuando llegan las inquietudes y las propuestas e intenciones de hacer más ejercicio y vida sana, aunque, lamentablemente ese impulso no dura más de una semana. Y, claro, al año siguiente vuelven las malas noticias, aderezadas además de más alarmismo porque se tiene un año más.
A la semana de iniciar un plan sano, casi todo el mundo vuelve a su rutina diaria y si se andó durante unos días o se nadó e, incluso, -en el menor de los casos- corrió, todo eso pasa pronto al olvido, justificando todo el mundo no tener tiempo para hacer deporte.
Es decir, ¡que no se dispone de media hora diaria y una hora los fines de semana! Esa es una frase preconcebida que cada día me creo menos. Todo el mundo dispone de tiempo para hacer deporte si su motivación es alta y su hábito estable, pero ocurre que siempre se posterga ese rato dedicado al deporte porque se da prioridad hasta a lo más ínfimo, entre lo que se incluye estar haciendo zapping durante más de media hora o lo que es peor, deteniéndose un rato en Tele5.
Se piensa o al menos a mi me lo dicen que los que corremos lo hacemos porque estamos dedicado a ello. Pero no es verdad. Ni estamos dedicados a esto por obligación o profesión alguna, ni nadie nos obliga. Nos obligamos nosotros mismos.
Es más, en ocasiones, -suelo decir- para poder sacar una hora para correr tengo que salir a horas intempestivas o no habituales y renunciar a otras cosas importantes. De hecho, sin ir más lejos, el pasado domingo, sabedor de la complicación de la agenda, corrí durante once kilómetros a las tres de la tarde, no bajando el termómetro de los treinta grados. Pero lo más curioso es que corriera esa distancia en apenas cincuenta minutos, a pesar del fuerte calor. Si yo puedo, todo el mundo puede hacerlo o al menos intentarlo, aunque me temo que eso es mucho pedir.

jueves, 22 de septiembre de 2011

HOY HE SIDO OTRO


La majestuosa torre barroca de la Catedral de Guadix (foto debida a Paqui-Roberto)

Hoy en el entrenamiento he sido otro. Marcado aún por esa mediocridad en la Media de Guadix y por el nefasto entrenamiento del pasado martes -sin embargo, el lunes tras la media el entrenamiento fue muy bien-, salí con la sola intención de rodar y, con paciencia -que es una estupenda herramienta para el corredor- esperar a que vayan llegando las buenas sensaciones y los ritmos más rápidos; de hecho, elegí la ruta de Caparacena para hacer esos rodajes que me vayan introduciendo en el buen camino, pero como esto del correr es totalmente impredecible, desde el primer minuto percibí que hoy era otro y que iba liviano y con buenas sensaciones, sin buscarlas. Así que aproveché para hacer un rodaje controlado a un ritmo medio-alto -en torno a los 4'15'' los últimos cuatro kilómetros-, tal y como me aconsejó Alfredo.
Y seguí percibiendo que ese ritmo lo podía llevar con cierta facilidad a pesar de la dificultad del terreno que es algo picado. Incluso, hubo trayectos largos en los que rodaba con facilidad a 4'05'' y así pude continuar hasta completar esos nueve y pico kilómetros que tiene este circuito que suelo hacer con asiduedad. De manera que cuando estiraba y devoraba el obligatorio plátano abrigaba esperanzas de rodar mas rápido en las pruebas que quedan antes de que acabe el año y comenzar con ganas a preparar el Maratón de Madrid que, con muchas posibilidades, volveré a correr, pero aún queda mucho trabajo que hacer.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

WACKEN OPEN AIR: KREATOR

La teutona y veterana banda de Essen, surgida en 1982, tiene un ejército de seguidores en todo el mundo. Y fuí testigo de ello cuando estaban anunciados por estos lares y atrajeron a cientos de fans, los mismos que luego se encolerizaron cuando anunciaron que no actuarían bien porque había surgido algún imprevisto o, sencillamente, porque jamás estuvieron contratados y eran un reclamo del cartel -algo habitual en este mundo metálico- y esa sospecha encolerizó a sus seguidores con más acritud que su no presencia.
Es una banda mítica para algunos que suele cultivar el thrash metal, pero que he de reconocer no está entre mis preferencias a pesar de que el thrash metal es una de mis opciones preferidas en cuanto a ritmos metálicos, pero claro cuando conoces el que cultiva Metallica ya nada es igual, al menos en mi opinión.
Actuaron en el Wacken del 2011 tal y como se puede ver en este vídeo de You Tube.

domingo, 18 de septiembre de 2011

IV MEDIA MARATON CIUDAD DE GUADIX (18/9/2011)


Con Mario (que ha vuelto a clavar su buen tiempo del año anterior), minutos antes de la salida.



Cuando el joven camarero del restaurante Ruta del Sur de Purullena me preguntó cómo había quedado no supe que responderle. En algún lugar indeterminado, balbuceé. Posteriormente el joven camarero, con aspecto de corredor, aunque no corría de manera habitual (aunque sí le gustaba correr), probablemente, a modo de excusa comenzó a hablar de la dureza de este terreno.
Podría haber utilizado su propio argumento para, aferrándome a modo de excusa, justificar mi más que discreto crono, pero eso hubiera sido más un argumento mas exculpatorio que veraz y, además, poco podría interesar ese tema al joven camarero que lo único que pretendía era ser amable y de camino conocer algo más de la prueba.
Sí, es dura. La más dura de las cuatro medias maratones que tiene la provincia de Granada, sin duda, acabé confesándole antes de bajar la cabeza y seguir ojeando Ideal mientras tomaba una fresquísima cerveza.
Lo cierto es que no he tardado más, pero tampoco he tardado menos que el año anterior. He clavado el mismo discreto crono, corriendo a una media de cinco minutos el mil (el año pasado la organización me daba 4'59'' el mil), sin que tenga importancia que haya tardado treinta segundos en atravesar la salida ni que la prueba tuviera casi trescientos metros más de los indicados.
El caso es que estoy a un año vista tal como estaba. Mantengo el mismo peso y mantengo ritmos idénticos en pruebas idénticas. Por medio ha estado el Veleta y los test realizados, pero éstos no aportan velocidad aunque sí es posible que resistencia y fuerza, que habrá que intentar hacer explotar.
¿Pero cómo me he visto en cuanto a resistencia y fuerza? No mejor que el año anterior. De hecho, la falta de rodajes largos en el último mes y medio se ha dejado notar desde el kilómetro 17 y coger un ritmo por debajo de 4'30'' sólo ha sido posible en el escaso terreno picado para abajo. En verdad, no esperaba otra cosa, como ya venía observando en los últimos y escasos entrenamientos.
La Media Maratón de Guadix no es una prueba fácil para demostrar que se está en forma, sin lugar a dudas. Su abundante trazado roto, repleto de vaivenes, la dificultad del terreno en los cinco o seis kilómetros antes de llegar a Guadix e, incluso, esas insensatas cuestas antes de la meta, hacen de esta prueba una carrera difícil, mucho menos asequible que la Media Maratón de Granada, por poner un sólo ejemplo.
Como bien me decía Francis Rodriguez Tovar (cuarto en esta prueba), al que agradezco que se asome por aquí de vez en cuando, todo el mundo habla de la subida a Purullena, pero es mucho más dura la segunda parte de la carrera. Es cierto.
Sin embargo, a pesar del mediocre crono, el objetivo personal está más que cumplido, que no es otro que buscar ir afinando de cara a las próximas medias maratones y, principalmente, cerrar la etapa del Veleta que deja algo desgastados los músculos.
Por ahora, el objetivo de acercase a los noventa minutos está algo lejano por lo que el entrenamiento específico de velocidad en las próximas semanas será decisivo para acercarse a ese tiempo.
Sin embargo, a pesar de todo, he vuelto a disfrutar corriendo, que es lo importante.

sábado, 17 de septiembre de 2011

UN AÑO MÁS, EN GUADIX



Tras las lógicas dudas iniciales posvacacionales, finalmente este corredor trotará por Guadix y sus alrededores. Sin duda, es una excelente prueba para afinar en las próximas medias de otoño, que vienen raudas y sin descanso.
Sí, es una prueba idónea para ese cometido porque no se trata de una prueba fácil. A lo largo de su trazado hay cuestas -no excesivas- y terreno quebrado y picado. Por tanto, buscar un buen ritmo estable no es tarea fácil en aquel terreno. Además, presumiblemente hará calor, quizá más calor que en años anteriores porque este septiembre intenta ser una copia del pasado agosto.
Muchos ingredientes para estar allí y correr con tranquilidad aunque no sin esfuerzo, que éste siempre hay que hacerlo cuando se trata de correr 21 kms.
Buscaré a ver si es posible la hora y cuarenta minutos, pero no será nada fácil porque estoy poco rodado.

viernes, 16 de septiembre de 2011

LAS BUENAS SENSACIONES REGRESAN DE LAS VACACIONES

Si el pasado jueves corría torpe y con sensación de pesadez y debilidad, en esta mañana de viernes a eso de las nueve horas, cuando aún el sol apenas calentaba, me sentía mucho más ligero y versátil y eso es porque las sensaciones que estoy buscando con paciencia por los caminos y carreteras van llegando poco a poco. 
La vía más rápida para que éstas lleguen es llevar a cabo esas sencillas técnicas que esbocé en la entrada anterior: no forzar, correr sin mirar el tiempo y buscar rutas nuevas, que sean amenas. Y un factor importante y principal: la paciencia. 
En esta mañana de viernes hacía más de diez kilómetros rocosos, rodando entre caminos de olivos; caminos rotos y serpenteantes que tan bien van para procesos recuperatorios. Caminos que ayudan a reforzar las piernas y aclarar los pulmones y, de camino, eliminar esos gramos de más que se adquieren cuando se sale de viaje turístico (ya he comentado en más de una ocasión que cuando estoy fuera no escamoteo un buen filete, la cerveza que se tercie y los postres que me propongan. Pero, eso sí, no tomo copas). 
Y con las buenas sensaciones llegan los nuevos proyectos. Y éstos -junto a lo ya corrido a lo largo del año- serán objeto en breve de una nueva sección en la parte derecha de vuestras pantallas. En el horizonte se barrunta, incluso, alguna maratón.    

jueves, 15 de septiembre de 2011

EL CORRER JAMÁS MADURA

Con muchas ganas, pero con poca fuerza, culminé hoy mi ruta de reencuentro, que era algo que ya barruntaba.
Uno que ya lleva algunos años en esto ya sabe que el correr es siempre menor de edad y que apenas madura. Puedes subir al Veleta y hacer varias maratones, pero en algún momento acabas dando pasos torpes y débiles por esos caminos. Se te olvida correr y se te olvida todo lo que has corrido. Es, tal vez, la faceta más desagradecida de nuestro deporte pero también la que nos mantiene más alerta.
Un parón por breve que sea puede convertirse en un serio inconveniente para nuestro ritmo de entrenamiento, no tanto por el breve tiempo transcurrido  sino por el cambio de actitud mental.
Particularmente, cuando ocurre esto, acudo a técnicas que he ido diseñando con los materiales que te dan los kilómetros recorridos. Técnicas sencillas que consisten básicamente en no forzar en absoluto, no mirar el cronómetro y hacer variaciones de ruta para buscar la amenidad. Es decir, alejarse de la apatía que provoca el parón por muy breve que sea.
Somos corredores populares. No debemos olvidarlo.        

miércoles, 14 de septiembre de 2011

LLEGAR Y DARTE DE BRUCES

Llegar tras haber practicado durante algún tiempo el anticorrer y  darte de bruces con la siempre complicada Media Maratón del Melocotón de Guadix no es tarea fácil de digerir.
No sé que tipo de cosa o causa ocurre con esta prueba que siempre que llega a mí me encuentra totalmente desubicado. Dos años fue por haber regresado de alguna lesión generada en el mes de julio o agosto y otros años, sencillamente, por haber regresado de algún viaje, con algo más de peso, las piernas blandas, el corazón sosegado y la mente distante.
Será el próximo día 18 y hoy es catorce -me levanté pensando que era trece-. Serán, pues, 21 kilómetros, que ni esos he hecho en lo que llevamos de septiembre. 
Esta tarde haré unos cuantos kilómetros por mi apreciada Vega para ver cómo me encuentro y el diecisiete -Alfredo- decidiré si voy a estar o no en Guadix.
¡Qué meses de carreras me esperan!

¿Volveré a atravesar este bonito arco para entrar en la Plaza de las Palomas?      

domingo, 11 de septiembre de 2011

RITMO EXCESIVO O PROBABLE "PIQUE"


La misma tarde de la anécdota de los gansos, en los últimos dos kilómetros, cuando rodaba plácidamente por la Vega, disfrutando del rumor de las acequias escuché tras de mí que se aproximaban fuertes pisadas que, en principio, supuso se trataban de caballos. Pero no, cuando miré atrás observé que venían a ritmo muy fuerte cuatro corredores, que de tan exhaustos, al adelantarme, ni siquiera me saludaron, excepto uno que hizo un gesto con la mano. Yo les dije hola en voz alta y tranquila.
Observé que iban tensos por el fuerte ritmo, así que con curiosidad -que no herido en mi orgullo- y con el fin de probar cómo me encontraba decidí salir tras ellos, que en segundos les alcancé.
Uno de ellos, se fue quedando y pronto le adelanté y pronto también me puse a la altura de los dos más fuertes a los que no sólo aguanté el fuerte ritmo sino que opté por encabezar durante pocos segundos ese endiablado grupo. Supuse que ellos iban en dirección a Fuente Vaqueros porque en alguna ocasión me había cruzado con ellos por esa población, mientras que yo en pocos metros doblaría hacía la derecha en dirección a Pinos Puente. Por tanto, mi fuerte ritmo no iba a durar más de cuatrocientos o quinientos metros.
Al ver que me ponía en cabeza ellos intensificaron aún más la marcha y descolgaron a otro corredor de los cuatro que inicialmente iban. Uno de ellos, el cabeza del grupo era el que repartía el bacalao.
Con sorpresa descubría cuando les dejé tras decirles hasta luego que el ritmo que se llevaba estaba en torno a los 3'35'' el mil por lo que supuse que esta gente estaba picada entre ella.
Recordé la cara de algunos de ellos, con los que intercambié algunas palabras en la fuente de Fuente Vaqueros hace algunos meses, indicándome que venían de Atarfe. Pero en aquella ocasión los vi correr a un ritmo normal, por lo que deduje que en esta ocasión iban picados y mal encarados.
Observé su vestimenta y su aspecto y para nada eran indicativos de ser corredores que adoptaran la estética habitual de corredor de fondo -unos iban sin camiseta y otros no llevaban la ropa técnica adecuada-. Desconozco hasta que punto mantuvieron ese ritmo, muy por debajo de los cuatro minutos el mil, pero llegué a la conclusión que se estaban equivocando de estrategia a pesar de que se sintieran fuertes y jóvenes. Allá ellos.

jueves, 8 de septiembre de 2011

SOPA DE GANSO



En la tarde del lunes, 5 de septiembre, a eso de las 18,30 hacia la ruta que acabo de bautizar como "ruta de los gansos". Son muchas las rutas que hago por la Vega -todas son diferentes-, la zona del Pantano, Caparacena, Búcor, Tiena, etc., etc., y a todas las bautizo con algún nombre o hecho. A veces se trata de algo que destaca o bien alguna anécdota acaecida, que es lo que contaré en esta entrada.
Hace unos días acababa de leer "El viaje a la Alcarria", de C.J. Cela y de entre todas las cosas que contaba el escritor me quedó grabada una muy surrealista.
Visitaba el escritor gallego Paredes, uno de los pueblos más pequeños de la ruta cuando al entrar en una fonda o pensión un ganso se le abalanzó y sin dudarlo le dio un fuerte mordisco en el culo. Cuando leí esa escena pensé que seguramente se debía a la imaginación del escritor, siempre dado a citar anécdotas escatológicas. Además, me parecía inverosimil que un tranquilo ganso pudiera tener esa actitud tan agresiva. Pero sí, efectivamente, la dueña del establecimiento le advirtió al escritor de la mala uva que gastan estas, aparentemente, plácidas aves.
Uno tiende a pensar que un ganso es inofensivo, probablemente influenciado por la puesta en escena de otras aves parecidas tales como la gallina y el gallo o, incluso, el pato, siempre tan escurridizo y tan pacífico. Pero no, no es exactamente igual un ganso que un pato, y mucho menos que una gallina o un gallo, según me he informado en Internet.
Resulta que cuando un corre con mucha frecuencia es habitual que le ocurran anécdotas, al menos como mero cumplimiento de la ley de probabilidades.
Hasta el momento había sido perseguido por canes -acuérdense los más antiguas del lugar del caniche que casi devora mi talón de Aquiles o de la rata que, involuntariamente, corrió despavorida y asustada durante mucho tiempo conmigo-, pero jamás había sido increpado por ave alguna. Hasta esta tarde. La tarde del lunes 5 de septiembre.
Llevaba casi cuatro kilómetros de ruta entre algún punto de Pinos Puente y el cruce de Fuente Vaqueros, cerca del cruce de Sierra Elvira, cuando al pasar por uno de los muchos cortijos que te encuentras a lo largo del camino de tierra, a lo lejos observo que en mitad del camino dos grandes aves se pavoneaban a lo largo y ancho -poco ancho- del camino. Aprovechaban el fresco de éste, recién regado por el dueño del cortijo y se resistían a salir del mismo. Imaginé que al pasar yo estas aves se echarían a un lado como he contemplado que ha ocurrido cientos de veces con gallinas, gallos, ovejas, cabras e incluso perros. Pero no, estas aves -enormes he de decir, casi un metro de altura calculé- se mantuvieron firmes y encaradas, siendo yo el que tuve que echarme a un lado cuando pasé junto a ellas. No soy un experto en aves, pero no se trataba de gallos, gallinas ni incluso patos. Así que por la osadía que mostraban debían de tratarse de ganso, como he podido comprobar posteriormente. Además he visto cientos de patos en mi vida y éstos alzan pocos centímetros del suelo y es más común verlos en agua. Sin embargo estas aves -como decía, casi tenían un metro de altura y andaban de forma palmípeda, sí, pero al mismo tiempo con buena disposición y dominio del terreno.
Eran dos exactamente iguales, pero una de ellas no sólo no se apartó sino que me hizo cara. Se dirigió hacía mi con actitud agresiva y no pude remediar evocar la imagen que me sugirió la anécdota que contaba Cela en su viaje a la Alcarria. A él le llegó a morder en el culo y a mí también estuvo a punto de hacerlo y sólo el improvisado sprint hizo que el feroz ave desistiera.
Cuando miré hacía atrás el ganso aún me miraba desafiante, disfrutando de su victoria y de su terreno conquistado.
Cuando me alejaba del agresivo animal no puede evitar la película "Sopa de Ganso", de los Hermanos Marx.

martes, 6 de septiembre de 2011

VUELVEN LAS BUENAS SENSACIONES


El paseo de Fuente Vaqueros en fiestas.

Tras la subida al Veleta, agosto ha concluido con casi cien kilómetros, realizados sin ninguna pretensión de tiempos y esfuerzo. Rodar simplemente e intentar ir recuperando las buenas sensaciones, que siempre se pierden tras un dura prueba.
Sin embargo, a lo largo de estas salidas - diez en total, con una media de diez kilómetros, aproximadamente, en cada una de ellas- he sentido debilidad como ya apunté en algún momento. No me ha costado correr pero sí he percibido esa falta de "punch" necesario tanto en los entrenos como en la competición.
Por suerte agosto no es mes de competición, pero probablemente no hubiera asistido a ninguna de haberla habido.
Las buenas sensaciones siempre llegan, antes o después pero siempre llegan. Y fue precisamente la tarde del día cuatro de septiembre -domingo- cuando en los doce kilómetros de ruta, éstas volvieron a aparecer. En absoluto buscaba un ritmo concreto pero éste oscilaba ente los 4'50'' el mil y los 5' 10'', sintiéndome bien en todo momento. Atravesé Fuente Vaqueros como es costumbre y encontré que el pueblo se encontraba en fiestas. Unas fiestas tradicionales, centradas todas en el paseo que preside una surrealista estatua de Federico García Lorca. Eran las siete de la tarde y no era alta la presencia de gente, pero sí existía sabor festivo. Probablemente algunos pensaran que aquel tipo uniformado que atravesaba el paseo formaba parte de alguna actividad. Atravesé el centro de la población y me dirigí a la larga avenida que une Fuente Vaqueros con Chauchina para desviarme hacía la izquierda por un carril asfaltado entre la Vega y conectar con la carretera de la cual surge el camino que me adentra en Pinos Puente a través del Cortijo de las Cruces.
Fue todo agradable: la temperatura, las sensaciones...Corría ligero y con suavidad, por lo que supe que ya me había reencontrado de nuevo con mis rutas de siempre.

sábado, 3 de septiembre de 2011

MEJOR BUENAS MISIVAS QUE NO DESAGRADABLES MULTAS


Hace unos meses perdí o me robaron –que las dos cosas son posibles- la cartera con todos los documentos, tarjetas, dinero, etc., etc....y, claro, lo primero y más molesto de todo esto es dedicarte un par de horas, inmerso en el cabreo, desazón o frustración, a anular todo lo que pudiera ser sospechoso de uso indebido, es decir, tarjetas de crédito, de centros comerciales, del video-club, en fin, lo típico.

Y viene este triste recuerdo a cuento de la carta que me acaba de enviar, Pere Navarro Olivella, Director General de la Dirección General de Tráfico -con motivo de la entrega del nuevo y modernisímo carné de conducir, tanto que la misma interesante carta advierte que no está ni homologado en la UE- que, probablemente, de manera irónica o socarrona –o de ambas formas-, inicia su misiva impersonal diciéndome: Me complace adjuntarle su nuevo permiso de conducción en sustitución del que pudiera tener anteriormente..

Y, realmente, me ha parecido muy elegante (..en sustitución del que pudiera tener anteriormente) la forma en que el amigo Pere me indica que es probable que tuviera el carne con anterioridad pero que, probablemente, me lo robaron o yo mismo lo perdí o, incluso, deducir que nunca lo tuve, a pesar de que conducía de manera habitual. La verdad, me ha parecido que hay bastante riqueza literaria en su misiva.

Sin duda, mejor buenas misivas que no multas inoportunas.

viernes, 2 de septiembre de 2011

SIN DUDA, EL MEJOR DE TODOS LOS TIEMPOS



Pocos premios Principes de Asturias del Deporte como el otorgado este año. Hubiera sido lamentable que este cada vez más desprestigiado premio no fuera a esta leyenda viva del fondo.
Del corredor etiope ya escribimos en este espacio y en un artículo de Ideal y poco más se puede añadir. Se supone que este tipo de premios se otorgan al talento deportivo pero también se han de tener en cuenta su proyección social, y Geb en ese aspecto también gana por goleada porque conocida es su implicación social y solidaria en su devastado país.
Lástima que tanga que ver la sonrisa bobalicona y autocomplacida del heredero cuando le entregue este premio al campeón pero, en fin, hasta eso merecerá la pena.

EBOOK: RELATOS Y ARTÍCULOS DE VIAJES: ROTHENBURG

Si nadie le cuenta al hipotético lector nada sobre el pueblo de Rothenburg no habrá forma de imaginarlo a pesar de haber llegado...