jueves, 24 de marzo de 2011

SOBRE CORRER Y ENCUENTROS



Esta tarde cuando el Forer anunciaba que acababa de pasar por el kilómetro tres de los doce kilómetros que tenía previstos hacer -y que finalmente hice- en el recto camino -llamado Camino Real-, que se pierde en el horizonte de las choperas de Fuente Vaqueros, me pareció vislumbrar a lo lejos la figura de un corredor que venía en dirección contraria a la mía, algo raro -pensé- ya que no es muy común ver por allí a corredores y mucho menos un día de semana a las seis y media de la tarde.
Cuando este corredor se cruzó conmigo me miró desafiante y no saludo. Yo tampoco lo hice porque además me sorprendí deslumbrado por el sol que ya comenzaba a fenecer y agotaba sus rayos incrustándolos en mis ojos. Por tanto, no pude reconocer la cara mi amigo Paco que en su más puro estilo bromeó con su mirada desafiante y intimidatoria alta velocidad de crucero.
Salí de mi confusión cuando escuché su inconfundible carcajada. Seguramente será cierto cuando algunos conocidos comentan que voy muy metido en mi entrenamiento. O, tal vez, en mis pensamientos. Porque tener por delante una recta de varios kilómetros, rodeado de una espléndida naturaleza ofrece unas excelentes condiciones para abstraerse corriendo hasta el punto de no llegar a reconocer a tu mejor amigo.

Cuando corría con música me placía escuchar esa música, pero ahora me place escuchar el sonido -o el silencio- de la naturaleza, la respiración, el ruido del contacto de las zapatillas con el suelo...todas los sentidos que contribuyen a hacer más rico el entrenamiento.
Realmente al oficio de correr involucra a la persona en lo que hace. Es un acto de voluntad. Algo que se sostiene porque se practica, y en esa práctica, en ese empirismo casi diario estriba esa forma de vida que tenemos los corredores.
Paco es corredor y a su forma está entregado a ello. Yo lo soy y también a mi forma estoy entregado a ello.
Es en lo que pensaba cuando ambos nos despedimos atrás y al volver la mirada comprobaba cómo la figura de mi amigo se iba empequeñeciendo en la solitaria distancia por esos ajados caminos que tan bien conocemos ambos.

Por cierto, no dejéis de votar en la encuesta de la derecha.

2 comentarios:

  1. Cuanta razón tienes querido amigo , no hay mejor entorno para abstraerse y en mi caso retomar esa puesta a punto que por motivos varios he dejado aparcados, pero nunca olvidados. Ayer por la tarde me sucedió algo que me hizo cambiar el chip, compae cuando me vi de perfil en el espejo de mi armario me dió una depresión , no tenia nada que envidiarle a Santa Claus, así que no lo pensé dos veces me calce mis zapatillas y me fuí para nuestra vega como un poseso dispuesto a perder la barriga lo antes posible. Pero ¡Ay amigo¡ conforme pasan los km te das cuenta la baja forma en la que te encuentras como se van alargando mas y más los Km , tu respiración no es la correcta, te sientes cansado, las piernas te pesan etc etc. Cuando miras el reloj despues de recorrer 10 km pensé ¿Ay paco con lo que tu eras? Enfín; que quiero volver de nuevo a los caminos, de hecho hoy han caido otros diez y espero que mañana y pasado continue con mis salidas. Bueno compae desearte mucha suerte el proximo domingo en tierras bastetanas y aprovechar la ocasión para saludar a mi compañero Rafa Bootello que el domingo tiene un reto personal con el amigo Faucon . Reciban un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues no fue esa la impresión que me diste cuando nos cruzamos; de hecho ni te reconocí. Ya sabes, estimado amigo, que recupararás la formas cuanto te lo propongas pero como sabes es muy importante que las visitas a la despensa se atenúen sobremanera. Por supuesto que quiero ver a ese Paco de la Media de Málaga y Granada.
    Doce cayeron hoy como te comentaba esta mañana por esas ignotas tierras caparacenenses.
    Te contaré tras la prueba de "tu localidad".
    Abrazos varios, que comienza ya a jugar España.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...