jueves, 17 de febrero de 2011

VENGA, PONGAMONOS DE ACUERDO POR UNA VEZ


Me apetece mucho ver pronto una estampa muy concreta. Ver esa estampa de aquí a un año aproximado. Sueño con verla, suspiro con verla. No tengo ningún interés político en ver al PP en el gobierno andaluz, sólo quiero ver a otros, quienes sean me dará igual. Me trae sin cuidado que los que caigan sean del PSOE porque tampoco tengo ningún interés político en eso, tan sólo quiero escuchar el ruido que hacen sus cebados cuerpos cuando caen. Como el que hacen los chopos.

Quiero ver a todos esos carguillos de tres al cuarto con aire de grandeza caer estrepitosamente al suelo. A todos esos concejalillos que han subido como la espuma (advierto que me la juego y me aparto del lenguaje del Instituto Andaluz de la Mujer, porque cuando uso el masculino uso el genérico, como siempre hemos hecho en este país sin necesidad de ser o parecer machistas ¿o es que es necesario reproducir aquí el artículo de Javier Marías?); a todo ese personal de confianza y asesoramiento especial; a todos esos que han entrado o están a punto de entrar por la puerta falsa de la Administración General; a todos esos paniaguados que alzan su pico buscando el maná de las arcas públicas. Me dará igual que sean del partido que son, tan sólo quiero verlos caer y escuchar el ruido que hacen sus suntuosos cuerpos cuan caen. Como el que hacen los olmos.

Deseo ver esa estampa a un año vista porque no soportaría ver más a tanto Delegado Provincial criado en las ubres de su partido paseándose con su coche oficial y pasando la factura de tanto combustible contaminante a los sufridos andaluces. Porque no soportaría ver más a tanto baranda en las Diputaciones cebándose con las plazas públicas tras su cese como concejalillos o alcaldecillos. Porque no quiero saber más de tantos manuales de uso feminista del lenguaje. Porque no admito más que trafiquen con mis impuestos e impongan la golfería institucional como sistema. Porque no deseo como ciudadano una Administración Pública manipulada por cuatro paletos políticos. En definitiva, porque ya estoy harto de ver a tanto sinvergüenza junto.

Y porque quiero que Andalucía despierte, que lleva ya demasiados años dormida.

Y deseo ver esa estampa por encima de cualquier otra cosa porque por el bien de todos no quiero seguir viendo esta tierra necesitada de personas decentes y honestas; de personas que crean en el derecho y en lo público; en la inversión privada y en los emprendedores. Que crean en el esfuerzo y en el trabajo. Porque no quiero que esta tierra me venga más a la mente cuando veo la rabia de las gentes de Egipto o de Grecia.

Porque rezumo impotencia y malaleche por los poros de ver tanto golfo aprovechándose del poder y del dinero público, ocupando plazas bien retribuidas sin mérito ni esfuerzo por el sólo hecho de pertenecer a un partido o que pertenezca al mismo el padre, el tío, el amigo, mientras que miles de jóvenes andaluces se dejan las pestañas en largas noches de estudio, mientras sus padres de desviven y gastan sus cuartos para que accedan a una plaza pública por oposición y mérito y para ello se desviven. Como toda la vida ha sido.

Porque me llevan los demonios comprobar cómo hay tanta gente en paro sin tener un euro que llevarse a la boca mientras que la golfería institucional de la Junta se aprovecha de ERES falsos y prejubilaciones imposibles.

Porque hoy he ido a comprar al pequeño comercio al que voy siempre y me lo he encontrado cerrado porque su modesto y agobiado dueño me dijo que le habían denegado en la Junta una ayuda para emprender e iba a tener que cerrar, mientras que el dinero ha llovido a espuertas sin control ni fiscalización interna y externa.

Porque hoy una persona querida, medio llorando, me ha dicho que el juzgado ha largado a dos vecinos ancianos de su piso -su única propiedad- por no poder pagar una hipoteca mientras que la golfería galopante de este cínico gobierno andaluz y su entorno atesoran parné sin control y probablemente lo envían a paraísos fiscales.

Porque de no ver esa estampa de aquí a un año voy a tener que coger el petate e irme asqueado como tendrían que hacer todas las personas que tengan un mínimo de decencia. Y yo no querría dejar esta bella tierra. Mejor que se vayan ellos que son los que la están prostituyendo.

Por tanto, pongámonos todos de acuerdo por una vez y al margen de colores políticos echémosles el año que viene.

Aunque sea lo último que hagamos juntos.

7 comentarios:

  1. Yo, al leer este artículo de Jose Antonio, tan profundo y tan desesperado, no puedo evitar pensar en nuestros hijos, en su futuro, no ya en el nuestro, sino en el de nuestros pequeños, y también en el de nuestros ancianos, que han tenido una dificil infancia, y ahora de mayores tampoco les dejan vivir.
    ¿qué tiene el poder, que al margen del color político, corrompe al ser humano?
    ¿Es tan difícil ser buena persona y tener empatía con los demás seres humanos sin tener en cuenta el dinero?
    ¿Es que no hay nadie en nuestro pais, tan bello, que sepa dirigir para que todos podamos vivir dignamente simplemente?
    Yo también creo que hay que impedir que este gobierno siga gobernado, pero también creo que todos los españoles deberíamos sentarnos a pensar, a meditar, y por supuesto reaccionar porque esta situación es tremenda.
    Enhorabuena por tu artículo Jose Antonio. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Jose A. comparto tus análisis, y tu visión política.
    Desde mi punto de vista hay que votar, y hay que botar. Hay que votar a Izquierda Unida, y hay que botar a PSOE y PP.
    Aprovecho para pedirte un análisis del nuevo Decreto, con las enmiendas introducidas, y lo que os espera con la negociación de las agencias que segun creo será poco despues de junio.

    ResponderEliminar
  3. Las encuestas dicen muchas cosas, y sobre todo, indican un cambio tan importante como necesario.
    No soy de derechas, más bien lo contrario (aunque no me gustan las clasificaciones derecha-izquierda), pero la corrupción en Andalucía, el enchufismo despótico y nepótico tiene que acabar cuanto antes. Esto es inaguantable.
    ¿ Cuánta mierda saldrá bajo las alfombras de los desvERErgonzados ?

    Lo que más lamentaría es que IU le regalase los votos al chavismo gobernante, y en caso de que la oPPosición no tuviese la mayoría absoluta. Sería el final de IU.

    No entiendo con la que está cayendo como las autonomías continúan con su derroche, rompiendo la solidaridad y el entendimiento entre todos los ciudadanos de España.
    Hay que hacer algo, porque este desmadre va a terminar con todo. Y con todos.

    Buena entrada, José Antonio.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Aleandro. Saludos.
    María Dolores, es necesario un cambio. Para todos, pero muy importante para quienes os preparáis para el futuro, ya que éste se lo están comiendo estos golfos. Saludos.
    Jesús, lo que te iba a comentar lo expresa muy bien Toni Sagrel. IU es una opción válida pero hay desconfianza de su acercamiento -a veces descarado- al PSOE. En este caso de la reordenación del sector público todo el mundo esperaba que votara en contra.
    El Decreto-Ley 6/2010, en síntisis, es un maquillaje del 5 para incorporar las torticeras aportaciones de UGT y CCOO. Aportaciones que redundan más en la idea de meter por la puerta de atrás -es decir, sin oposición- a muchos miles de contratados de empresas públicas y fundaciones.
    Algún día dedicaré un espacio a analizar esos conceptos. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Soy madrileña, afincada en Andalucía desde hace ya quince años, funcionaria de oposición tras dejarme efectivamente las pestañas estudiando. Soy madre de tres andaluces, quiero a esta tierra porque la elegí y no por obligación y, como he vivido más tiempo fuera de aquí que dentro, puedo ver con claridad merididana y opinar desde fuera y desde dentro. Considero una auténtica desvergüenza la cantidad de dinero que ha entrado en esta comunidad en la época de entrada en la UE y cómo ha ido llenando los bolsillos de tanto enchufado. Esta tierra y esta gente se merece otros gobernantes.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego Esther, pero ocurre que estos menesterosos han adormecido esta tierra con subvenciones, dádivas y miedo a la derecho, pero ya parece que la gente está despertando. El cambio será infalible.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...