miércoles, 12 de enero de 2011

PUTREFACTA POLÍTICA




Tan putrefacta está la tarea de político que necesario sería que acabara definitivamente siendo tirada a la basura.
A lo que ya conocemos sobre las prebendas de los políticos: sus pensiones privilegiadas, sus honorarios privilegiados, sus dietas privilegiadas, sus coches oficiales, sus excesivos privilegios, a lo que ya conocemos, decía, se une lo que ya barruntábamos y que ahora se hace público: los privilegios post-morten de la tarea político, con dos datos muy recientes que han copado todos los medios de comunicación y que está indignando a medio mundo en las redes sociales: Aznar, el que fuera Presidente del gobierno de España ha sido fichado por Endesa como asesor para asuntos de América Latina, tarea por la cual cobrará unos 160.000 de euros al año. Unos días antes, Felipe González, el que también fuera Presidente del gobierno de España, ha sido fichado por Gas Natural como consejero, tarea por la que cobrará 130.000 euros al año. Además, estos dos señores que se están enriqueciendo gracias a la democracia, no dejarán de percibir los 80.000 euros que les corresponden mientras vivan por haber sido Presidente del gobierno de España, algo que supone una contradicción sobre la simultaneidad de sueldos públicos y privados. Pero no quedan ahí los emolumentos ya que cobran cantidades enormes por dar conferencias por todo el mundo y por asesorar a empresarios millonarios o por sentarse en algún que otro consejo de Administración, como es el caso de Aznar, que percibe también una importante suma como consejero de News Corporation, perteneciente al entramado de empresas del magnate Ruppert Murdoch, que es uno de los regalos derivados de su apoyo a ese siniestro trío de la Guerra de Irak o el sonado caso de González que ha cobrado cantidades millonarios por asesorar al magnate mejicano Carlos Slim.
Seguramente no acabarán ahí las ganancias de estos dos avispados políticos citados, pero son más o menos las que se conocen.
Los ciudadanos ante estas noticias no sabemos bien qué interpretar. Tal vez, lo primero que acude a nuestra mente es la indignación e incluso, en mi caso, acuden otras ideas que lógicamente no puedo defender con datos pero que considero bien encaminadas: resulta curioso que sean grandes empresas de servicios las que ofrezcan contratos millonarios a políticos retirados. Empresas que en su momento fueron públicas o prestaron y siguen prestando servicios públicos, como son el caso de Telefónica o Endesa. Por tanto, sería lógico pensar que con estos contratos millonarios a favor de quienes en su día tuvieron responsabilidades políticas no son más que los servicios prestados por todas esas subidas escalonadas por prestar esos servicios a los españoles y todos esos dividendos obtenidos como consecuencia de la privatización de las mismas. De hecho, en la actualidad, estas empresas siguen siendo prácticamente monopolistas en los servicios importantes que prestan a los ciudadanos y los sucesivos gobiernos les autorizan sin apenas resistencia a que sigan incrementando el precio por sus servicios. De hecho -qué casualidad- Endesa y las demás eléctrica están incrementado el recibo de la electricidad cada año con el beneplácito del gobierno y Gas Natural también hace lo propio, luego ¿es tan descabellado pensar que esos contratos millonarios no son más que el pago de servicios prestados por haber subido el precio a sus anchas?
Es algo parecido a si, por ejemplo, la inefable Leire Pajín implanta el copago sanitario y cuando se retire de la política es contratada por una gran corporación farmacéutica.
Qué duda cabe que el oficio de político es una carrera pensada para obtener poder y, por lo tanto, eso redundará en un beneficio económico futuro, aunque intenten convencer a los ciudadanos que acceden a un cargo público para mejorar la vida de éstos. Esa es una de las grandes mentiras históricas muy bien protegida por lo que se suele denominar democracia. Es decir que utilizan el cargo, la democracia y el poder para su beneficio personal.
Ante tales privilegios la opción podría ser dejar de votarles, que es lo que hacen las democracias más sólidas en las que la abstención es altísima, pero esa abstención al mismo tiempo provoca efectos nocivos. Por tanto, ¿Cuál sería la solución?
Lo dejo a vuestra consideración.

2 comentarios:

  1. Así es Jose Antonio, pero es que además hoy han salido unas declaraciones del consejero de Gobernación y Justicia de Andalucia, comparando a los funcionarios que protestan con Herri Batasuna. ¡¡ Y este es el mandamás de la Adminstración Pública Andaluza!!.
    Que pena y que asco de Andalucia, siento mucho decirlo, pero cada vez estamos más lejos de una democracia y más cerca de una república bananera en la que se atreven a decir que para protestar hay que ir al Parlamento Andaluz, el parlamento de todos los andaluces, ¡¡ mentira y más mentira !!, el parlamento andaluz como todo lo que los políticos tocan, es un coto cerrado para hacer y deshacer a sus anchas.
    Insisto que pena y a la vez que asco que teniendo el potencial que tiene Andalucia, nos veamos así y más cuando esto afecta también a mi Graná y a los granainos ya que somos la última ó de las últimas provincias de España, teniendo Sierra Nevada y la Alhambra (el monumento más visitado de España).
    Que frustración y luego quieren que seamos democratas, ja!!!.
    Animo Jose Antonio y a seguir luchando.
    Aleandro.

    ResponderEliminar
  2. Así es Aleandro, son los grandes males de esta pretendida democracia, que pueden acabar con ella o debilitarla. Por eso es tan importante denunciar todas estas tropelías, no nos queda otra.
    Espero verte en Almería, si vas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EBOOK: RELATOS Y ARTÍCULOS DE VIAJES: ROTHENBURG

Si nadie le cuenta al hipotético lector nada sobre el pueblo de Rothenburg no habrá forma de imaginarlo a pesar de haber llegado...