viernes, 24 de septiembre de 2010

CIERTO MOTIVO DE ALARMA



El pasado miércoles, a las 17 horas, y con un mal cálculo sobre la climatología (hizo más calor del que sospechaba), corría doce kilómetros por los aledaños del Pantano del Cubillas, en uno de esos días que sabes casi desde el principio que no te acompañan las fuerzas y, consecuentemente, las sensaciones son horribles.
A pocos días de la Media Maratón del Melocotón -que pretendo correr- ese estado debe causar alarma, pero intenté no obsesionarme con el asunto e intentaba correr a un ritmo mucho más lento que el habitual.
Buscando alguna explicación a ese mal estado de forma de ese miércoles -algo no experimentado en los días anteriores-, pensé que un efímero almuerzo de fruta para facilitar la digestión pudo ser la causa (casi pájara), aunque también pensé en síntomas de cansancio, ya que las últimas salidas no bajaban de los quince kilómetros de media, y eso se acaba pagando.
Esa misma noche, sufrí un pequeño calambre en la cama, en la zona del gemelo y ese síntoma -pensé- poco tenía ya que ver con la mala alimentación y, probablemente, sí con una falta de descanso.
¿Me preocupa esta situación de cara a esta dura prueba de Guadix? En realidad, no. No, porque soy consciente -como decía a Mario esta misma tarde- que voy a ir a acabarla sin consultar el cronómetro, ya que para mí, en estos primeros días de otoño, estación cargada de pruebas, lo importante es ir acabando las competiciones, principalmente las primeras. En noviembre, ya se verá.
Por tanto, no hay que ser demasiado deductivo para saber que en Guadix voy a sufrir. Pero acabaré la prueba sin lugar a dudas, porque lo que ocurrió el miércoles debe considerarse como algo muy puntual, como espero que se pueda demostrar mañana en el rodaje suave que haré de entre diez y doce kilómetros.

7 comentarios:

  1. O sea, que haces doce kilómetros y notas cansancio. Qué injusto yo hago apenas tres y no puedo dar un paso jeje.
    Saludos y a recuperar.
    Miguel

    ResponderEliminar
  2. Tranquilidad y paciencia, que cada día, cada momento, cada circunstancia, son y serán diferentes.

    No existen los calambres sin esfuerzos.
    La mejor medicina, disfrutar y seguir disfrutando de esos espacios tan preciables de la Naturaleza.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Que dificil es controlarse, sobre todo ahora que llegan por fin las buenas temperaturas.

    ResponderEliminar
  4. Miguel, tú poco a poco...Saludos.

    Toni, qué bien verte de nuevo en activo. Tus consejos siempre son acertados. Saludos.

    Vicente, mejor no se puede resumir. Cuando estamos bien abusamos y cuando estamos mal nos arrepentimos. Quizá no tengamos remedio. Pero estaremos en Guadix pese a todo. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Jose Antonio yo me inclino por el día ese tonto que todos los corredores tenemos y que sin explicación aparente alguna nos hace ir arrastrandonos.
    Sin más. No le des importancia.
    En Guadix nos vemos.

    ResponderEliminar
  6. Eso es lo que pienso Alfredo. Por lo tanto, nos lanzaremos a la aventura e iremos a Guadix, que sea lo que los kilometros digan. Gracias por tu acertado consejo.

    ResponderEliminar
  7. Mucha suerte en Guadix. ¿Quizá la "semipajara" sea causada por varios factores en conjunción: calor, almuerzo frugal y acumulación de entrenos. Mucho ánimo porque esta prudencia en afrontar las pruebas e ir cogiendo forma poco a poco, estoy seguro que puede evitar lesiones y aunque tardes más en coger la forma, seguro que lo hace de una forma más firme. Saludos,

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LIBRO: LOS MEJORES POEMAS DEL XXV PREMIOS DE POESÍA DE TARIFA

Hoy al llegar a casa, me encontré en el buzón este pequeño y precioso libro que recoge los mejores poemas de los XXV Premios de Poesía ...