jueves, 27 de mayo de 2010

RECORTES SALARIALES Y OTRAS CUESTIONES



En esta entrada me gustaría hablar de correr. Que es lo que suelo hacer cada equis entradas. Pero hay un problema: ahora no estoy corriendo. Nada. Ni un metro. Como ya conocéis me he instalado en la autosequía por voluntad propia en parte, pero también por la necesidad de dar descanso a un gemelo que ya había mostrado su opinión y el cuerpo lo había escuchado. Hasta el día 10 de junio. Un periodo autoimpuesto de 21 días que creo será más que suficiente para comenzar de nuevo.
Por tanto, a partir de estos días comenzaré a pedalear. Ahora la Specialized se encuentra en el taller, ajustando el mecanismo de las marchas. Poniéndola a punto.
Decía que me gustaría hablar de correr, pero quizá sea necesario hablar un poco de economía, algo mucho menos prosaico, pero que está en la actualidad. Y de qué manera.
ZP, como sabéis, amenazando a su grupo parlamentario y con la cobarde complicidad de CiU, UPN y CC, ha conseguido reunir por primera vez, tal vez, sus 169 Diputados (y Diputadas) para sacar adelante y convalidar el Decreto-Ley que entró en vigor el pasado martes. Con ello ha impuesto por ley la congelación de las pensiones -excepto las mínimas y las no contributivas- y la bajada del sueldo de los empleados públicos, entre otras medidas.
La bajada que vamos a sufrir los servidores públicos va a ser considerable en términos globales, mes a mes, pero la última carta y más sangrienta se ha reservado para la extra de diciembre que experimentará una bajada lineal en algunos casos de casi el cincuenta por ciento. Ahora estamos a la espera de la sangrienta reforma laboral que se llevará a cabo en el sector privado, y que nadie ha soltado prenda por dónde irá.
En mi opinión, es un terrible precedente usurpar derechos adquiridos a los trabajadores, ya que se conculca uno de sus derechos históricos.
Ocurre que en la función pública española las cosas se han hecho rematadamente mal desde la llegada al poder del PSOE, en primer lugar, y del PP, posteriormente, aunque quien realmente hizo el mayor daño fue el actual partido en el gobierno cuando en 1984 llevó a cabo esa urgente e inacabada reforma de la función pública a través de la Ley 30/84. Que además de inacabada - el Estatuto Básico del Empleado Público al que se refiere el artículo 103 de la Constitución- se ha aprobado casi a los 29 años desde la entrada de la Carta Magna-, la puso al servicio del poder político, en primer lugar por la inclusión del personal eventual -puestos de confianza y asesoramiento especial que de nuevo vuelve a introducirse en el EBEP dentro del concepto de empleado público- y un sistema de carrera profesional poco profesional. Además, bajó hasta niveles peligrosos la posibilidad de que determinados cargos de la Administración pudieran ser designados a dedo, es decir, entregados a gente del partido y del entorno, consiguiendo de esa manera dos cosas: mermar la carrera profesional de los funcionarios y entregar puestos importantes al control del poder político. La Junta de Andalucía copió ese esquema jurídico por medio de la Ley 6/1985, de Ordenación de la Función Pública de Andalucía, pero incidiendo aún más en la posibilidad de que el poder político aupara el mayor posible de cargos.
Luego llegó la regulación de las empresas públicas, que casi ha firmado el acta de defunción de la función pública profesional y de la que hablaré en otra entrada porque en ésta faltaría espacio.
Por todo esto, es triste que hoy la sociedad no esté lo suficientemente informada de todo esto y confunda funcionarios de carrera y personal laboral fijo -los que han tenido que hacer una oposición o superar un concurso-oposición para poder ocupar una plaza. Trabajadores como otros cualquiera- y el resto de empleados públicos.
En el ámbito de los entes que integran la Administración Local (principalmente Diputaciones) el abuso ha sido aún mayor y vergonzosos, hasta el punto de que en las inmensas plantillas locales no es fácil encontrar profesionales que hayan accedido a través de una oposición pública y libre.
Por tanto, el desbarajuste en las administraciones públicas ha sido tan dantesco que de aquellos barros hoy tenemos estos lodos.
Y, particularmente, creo la reforma laboral va a ir en términos parecidos. Pero de eso habrá tiempo de hablar.
Al mismo tiempo, los sindicatos han ido "institucionalizándose" y admitiendo poco a poco todo este desaguisado y el poder judicial, cada vez más politilizado, no ha puesto freno a todo esto, a pesar de las muchas denuncias y demandas que han recibido por parte de gente honesta para evitar todo esto.
Ya digo, es la lapidación de las clases medias, mientras que el gran capital, los paraísos fiscales, la secta política, los menesterosos, las mafias, los subvencionados y otras faunas siguen danzando a sus anchas.
Pero en fin, en breve comenzarán los mundiales de Sudáfrica, ya se cuece el fichaje de Mourihno y otros asuntos "impactantes e importantes" que el poder mediático se encargará de montar. Y ha olvidarse de todo y volver a permitir que nos la metan doblada.
De qué nos quejamos.

4 comentarios:

  1. Estoy TOTALMENTE DE ACUERDO con tu exposición. Sólo discrepo en que deberías de correr aunque sea un poco, ya que sirve de vávula de escape a la impotencia y mala leche que se nos queda a los empleados públicos tras el zapaterazo. Y como bien dices, en Diciembre llegará el crujido fuerte.
    Nos vemos en Orgiva compañeros.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy muy simple y básico pero si perdemos capacidad adquisitiva y aquí no gasta ni Dios, ¿cómo se activara la economía? de las barbaridades suntuarias de entonces al suicidio de hoy.

    ResponderEliminar
  3. Estoy también de acuerdo con tu exposición. Pero quizás debemos mencionar los daños colaterales de esta situación: desunión entre los trabajadores de la función pública (endemismo), ataques furibundos a todo lo que huela a sindical, potenciación de las miserias de los funcionarios: envidia, soberbia, orgullo mal entendido, y desde hace bastante tiempo...ignorancia.
    Abrazos desde la tierra del ronquío, soy Jesús a ver si me recuerdas...yo te leo a menudo.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LIBRO: LOS MEJORES POEMAS DEL XXV PREMIOS DE POESÍA DE TARIFA

Hoy al llegar a casa, me encontré en el buzón este pequeño y precioso libro que recoge los mejores poemas de los XXV Premios de Poesía ...