jueves, 11 de febrero de 2010

A CORRER (SIN DUDARLO)







Bien. Hay que comenzar la semana deportiva. A correr se ha dicho. Probablemente los siguiente cuatro días: hoy jueves, el viernes, el sábado y el domingo.
Son días que espero con ilusión, con anhelo, con la esperanza de poder sentirme perdido en algún lugar lejano, atravesando caminos, cañadas, veredas y carreteras. En definitiva, a partir de esta misma tarde vuelvo a los caminos tras la última salida del pasado domingo.

En las últimas semanas, desde que comenzó 2010 no hago menos de treinta y cinco kilómetros semanales. No menos de diez kilómetros por sesión ni más -por ahora- de dieciocho. Son las distancias necesarias para seguir manteniendo la forma e ir eliminado progresivamente (¡por Dios, cuánto cuesta!) esos pocos kilos -que no adiposidad- que cogí -cogimos- en las fiestas navideñas.
Desde que comenzó el año, frecuento básicamente los mismos lugares que ya frecuentaba antes de acabarlo. Me apetece perderme por la Vega, allá por las estribaciones de Fuente Vaqueros; adentrarme en la sequedad de las rutas de Caparacena y el Pantano del Cubillas y penetrar en ocasiones por la siempre dura y vieja carretera que transcurre paralela al río Velillos, buscando Los Montes Orientales. Y sigo desechando circuitos urbanos que poco o nada me motivan.
Corro sin otras pretensiones, pero -eso sí- no paro de correr. Alejado de las sesiones de calidad, en ocasiones me sorprendo en algunos tramos corriendo a una media de 4,15 el mil y en otros me cuesta bajar de 5,15. E, incluso, me he sorprendido acabando algunas sesiones a 3,45. Pero no es eso lo que me importa en estos momentos. Sólo me importa correr.
También, por lo pronto, prescindo de subidas duras, como es el caso del Torreón de Albolote o Tiena, lugares a los que volveré -pero quiero hacerlo sin la frente marchita-.
Sin duda, volveré a todo aquello que creí no volver jamás, a pesar de que estoy comenzando a incumplir la idea del maratón anual. Y eso me preocupa.
Y es que una lesión hace mucho daño y se queda en la mente un buen rato más que el rato que se queda en la parte física dañada.

9 comentarios:

  1. Bueno José Antonio, no descartes del todo lo del maratón anual. Si todo sale según parece, a finales de año habrá un maratón en Málaga. Ya sabes bueno, bonito y cerca, lo que implica barato. Si sigues haciendo Km puedes llegar perfectamente a la cita.

    Vaya cacharro el forerrunner, parece mentira haber corrido tanto tiempo sin él. Pero hay que tener cuidado, ya al principio casi me josconcio por mirarlo más de la cuenta.

    Por cierto ¿cómo van tus andaduras -o más bien rodaduras- sobre dos ruedas? Me refiero a la bici y la moto. Pero creo que lo tuyo es ser bípedo mas que ir a dos ruedas

    Un abrazo desde la Pérfida

    ResponderEliminar
  2. A empezar a hacer kilómetros sin obsesionarse en correr una marathón.
    Lo primero es recuperarse bien, y luego ya se verá

    ¡ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Pues este sábado planeamos correr 25 kms, si quieres sólo tienes que decirlo. Lo que no sé es adónde iremos, pero ya pensaremos algo. Objetivo Mapoma, que queda no mucho, la verdad.

    A ver si nos vemos. ¿Irás a Albolote?

    ResponderEliminar
  5. Esas fotos, que si no me equivoco deben de estar hechas en verano, han elevado un poco mi moral. Anoche tuve unos de esos entrenos en que si hubiera llevado dinero habria cogido un taxi para volver a casa.Lo importante como dices es seguir corriendo con o sin pretensiones y aceptar todo lo que venga, bueno o malo.

    ResponderEliminar
  6. Soy más bípedo Antonio, como bien has dicho.
    Sobre la bici, ya me está dando toques Mario.
    Oye, lo de Málaga suena bien, me gusta correr en tu tierra.
    Sí señor, lo del forer es un gran invento, aunque sí, hay que ir eliminando esa obsesión de ir mirando a cada paso.
    Saludos lechón.

    Como corredor experimentado lo sabes Trapatroles: la obsesión es la enemiga principal del corredor. Recuperarse es lo importante. Saludos.

    Javi, debería de ir a Albolote, como debía haber ido a Armilla.
    25 kms., los veo excesivos aún, iré poco a poco. Oye, que leí que te saliste en Albolote¡¡¡

    Vicente, sí son fotos del último verano y corresponden a mis circuitos habituales, muy sugestivos como habrás comprobado. Seguramente si no fuera por estos lugares y paisajes correría menos y peor, si cabe.
    Yo corro por sensaciones y creo que no sé hacerlo de otra manera. Por eso comprendo lo que dices del taxi, que también me ha pasado en ocasiones cuando he corrido por la capital, pero nunca cuando corro por los lugares que se anuncian en las fotos. Ánimo.

    ResponderEliminar
  7. Esa es buena referencia corredora, pensar que yo hago lo mismo pero partido por dos :-))

    ¿Y la fuente la bicha?

    ResponderEliminar
  8. Jesús, Ya no entreno por la Fuente de la Bicha, me alejé cuando cambie de barrio.´

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LA VIDA BOHEMIA (Finlandia, 1992)

Si hablamos de cine finlandés, es probable que muchos no tengamos nada qué decir, pero distinto es hablar del cine finlandés de Kaurismäki...