miércoles, 21 de octubre de 2009

EL SÁBADO PUEDE SER UN GRAN DÍA

Reconozco que estoy algo nervioso. Porque el sábado es el día clave para la prueba de fuego, que determinará en gran medida mi puesta en escena de nuevo en los caminos. Nervioso e inseguro de intentar poder completar un recorrido modesto de no más de 10 kilómetros. Hay tantos anhelos reservados para ese momento que es mejor dejar la mente en blanco.
Pero al mismo tiempo también estoy mentalizado, porque es un trabajo picológico que he ido elaborando desde el día 8 de agosto, momento en el que me rompí gravemente, de que me quede en el dique seco. En el intento.
Y sé que existe anhelo y cierta ilusión, porque cuando esta tarde contemplaba toda la ropa deportiva que atesoro en la parte alta de un armario volví a ratificarme en la idea de que muchos aspectos de mi existencia están vinculados al deporte y que desde hace algún tiempo tomé conciencia que correr para mí es mucho más que un estado deportivo, es una forma de vida. Como lo fue en su momento el ciclismo y el fútbol.

Espero poder volver a estos días de vino y rosas (deportivamente hablando)

He abierto ese armario y he rozado con los dedos el tacto de la ropa técnica: de los pantalones, de las camisetas; incluso de los guantes y el casco de MTB. Y todo me ha parecido que está ahí, dormido, a la espera de saber, con la misma incertidumbre que yo poseo, qué ocurrirá el próximo sábado.
Porque sé que si el sábado por la mañana algo falla, significará que las opciones se agotan de forma considerable. Y, a pesar de ello no arrojaré la toalla.
Tanta es la fe que albergo que como si de una promesa se tratara, si todo resulta favorable sería capaz hasta de volver a abrir de nuevo aquel "diario de un corredor", que en el archivo duerme bajo el nombre: "vuelvo a los caminos".

11 comentarios:

  1. Parece muy arriesgado jugárselo todo a una sola carta. Es muy posible que el sábado te vaya estupendo, y eso es lo que todos deseamos. Pero cabe la remota posibilidad de que sufras una recaída, y eso solo significará que habrás de darte más tiempo para recuperar.
    En cualquier caso, nada se acabará el sábado, aunque es muy comprensible que todas tus esperanzas y anhelos, se centren, hoy por hoy, en ese día.
    Respecto a la idea de reabrir "Diario de un corredor", todos sabemos que nunca se cerró completamente, simplemente estuvo aletargado esperando su resurrección, que desde luego si ocurre, será bienvenida.
    Saludos y que el sábado se cumplan tus mejores espectativas!!

    ResponderEliminar
  2. José Antonio te deseo toda la suerte del mundo en tu prueba y que por fin dejes atrás las lesiones.

    Algo me dice que si vuelves a correr con normalidad comenzarás una nueva singladura narrativa.

    Las de Abel son palabras sabias, sería menester tenerlas en cuenta

    Un saludo desde la Pérfida.

    ResponderEliminar
  3. sal a correr como cualquier día, y deja de un lado esa ansiedad, que no atenace

    ResponderEliminar
  4. Ánimo que tú puedes. En nuestra vida deportiva hay paréntesis y punto y seguido. Tras tu paréntesis vas a lo segundo.

    El domingo pasado hablé por primera vez con el grandísimo Francis Tovar y hacía referencia a tu Diario de un corredor. Me alegro que retomes tal blog. Todo un derroche literario del correr.

    ResponderEliminar
  5. Abel, Antonio, Mario y Grego, gracias por vuestros ánimos, que estimo enormemente. Y gracias a Jose que por teléfono me ha aconsejado que no haga locuras y no corra más de 20 minutos. Todos vuestros consejos serán aplicados. Y sigue en pie de continuar con el "Diario.." si superamos el test.

    ResponderEliminar
  6. No te metas mucha caña amigo, empieza como desde el principio, no tienes nada que perder y mucho que ganar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Disfruta con cabeza. Yo correría no más de 30 minutos y escuchando música para no centrarme en posibles o reales dolencias. Sólo trotar suave y disfrutar. Que sea un gran día, lo dicho.

    ResponderEliminar
  8. Paco, haré caso a vuestra opinión mayoritario. Ya conoces de mi prudencia, aunque en ocasiones uno se deja llevar por ansiedad como bien indica Mario.
    Javi, trotaré esos pocos minutos con "tus zapas".
    Suerte en Jaén.

    ResponderEliminar
  9. Seguro que será un gran día, José Antonio

    Bien conoces el viejo refrán de "mens sana in corpore sano".
    La mente está dispuesta y el cuerpo con ganas. Por tanto, el único inconveniente es ese tiempo en el dique seco. Y si hablamos de tiempo, podrìamos apurar hasta la teoría einsteiniana de la relatividad.

    En todo caso, los sabios corredores ya han dejado sus comentarios tan certeros y tan acertados.

    Salud, suerte y saludos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Toni, vuestros ánimos me llevarán en volandas.
    Es curioso considerar como un gran día un trote de no más de 5 kms., pero es así como nos sentimos los corredores cuando estamos lesionados.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...