jueves, 1 de octubre de 2009

CONVERSACIÓN A PROPÓSITO DE X

Así finalizaba la entrega anterior:

Luis, totalmente al tanto del pensamiento astuto de Conchi, comprendió que no era oportuno dar rodeos sobre su visita, así que soltó: Vengo a hablarte del asunto X. Entonces, de pronto, la tensión fue el único mobiliario que tenía el comedor, lugar en el que tomaron asiento ambos.

CONVERSACIÓN A PROPÓSITO DE X

La relación entre Conchi y Luis siempre fue excelente. Es más, ambos compartían algo muy importante: ser las dos personas más cercanas a X. Quizá por ese motivo, Luis, puso en escena una de sus mayores cualidades: la intuición. E intuyó que su punto de equilibrio personal podría irse al traste si sus amigos acababan distanciándose por mor de esa manía de X por correr, y así se lo dijo a Conchi.

-Pero no es una mera manía, Luis, es algo más profundo. Esa manía de X como tú señalas es mucho más que eso. Se trata de un cambio sustancial en la vida de mi marido. Es algo que comprendí desde la primera vez que prefirió irse a correr a la salida del trabajo, antes de irse al bar contigo.

- No creo que eso tenga mucha importancia, Conchi...

-¿No tiene importancia? -le interrumpió Conchi sin que apenas cambiara el tono de su conversación-.Tiene mucha más importancia de lo que aparenta.

- Recuerda que a X, cuando eráis novios, también le dio por jugar al baloncesto, un deporte, por cierto, que nadie del pueblo comprendía, y se tiraba horas y horas intentando encestar en la canasta del patio de la escuela.

- Pero aquello no fue igual. Era muy joven y le impresionó no sé que triunfo de la selección española. De hecho, se le pasó pronto. Esto es otra cosa.

- Tampoco hay nada de malo en que tu barrigudo X haga deporte de vez en cuando. Yo mismo lo hago -ironizó vulgarmente Luis- practicando el levantamiento de vidrio en barra fija.

-No estoy para bromas, Luis. ¿No comprendes que la afición de X por correr encierra un cambio más profundo en sus valores y sus convicciones personales?

Ante la grave aseveración de Conchi, Luis se quedó perceptiblemente pensativo. Con esas palabras, su amiga había profundizado hasta una zona lejana de su lenta comprensión, hasta el punto que sintió un pequeño escalofrío y por un momento comprendió todo el infierno que estaba pasando aquella mujer sencilla, pero de convicciones profundas.

Había comprendido de golpe que con su negación a la afición de X, Conchi estaba intentando salvar el matrimonio tal y como estaba configurado hasta ahora. De ahí que se preguntara a sí mismo si algo de su persona también podría estar en juego. Si X, estaba cambiando todo el catalogo de valores de su existencia, ¿no podría estar también en peligro su amistad?

Esa reflexión le hizo cambiar el semblante, algo que no pasó desapercibido para Conchi. Ella, a pesar de la gravedad de la conversación, no pudo esbozar una ligerísima sonrisa, casi un gesto de triunfo. Estaba segura que ahora Luis la comprendía completamente y que su amigo zozobraba nadando hacia su terreno.

Sin embargo Luis reaccionó con habilidad y siguió abonado a la "defensa de X". Tampoco ese gesto pasó desapercibido para Conchi. Volvían de nuevo a estar en tablas. Ella contraatacó:

- Posteriormente, con el suceso de la boda de mi sobrino comprendí que la sospecha se convertía en confirmación. Sabes perfectamente que X nunca hubiera actuado así. Es más, siempre ha sido a él a quienes los amigos les habéis confiado todos los ágapes que os montáis.

- Es cierto, pero tienes que comprender que X ya tenía un compromiso consigo mismo, que había sacrificado horas de descanso para correr en los últimos meses, que había conseguido hacer retroceder hacia la izquierda la aguja de la báscula, que había gastado dinero en ropa y zapatillas caras, que se había inscrito a una carrera oficial.

-Precisamente todo lo que estás comentando es lo que realmente me preocupa. Todos esos preparativos, esfuerzo, gasto. Todo ese nuevo giro ¿No comprendes que está atentando contra el vértice de equilibrio de nuestro matrimonio?

En esa afirmación interrogatoria captó Luis algo de egoísmo de Conchi, y ese atributo humano siempre le había parecido una miseria humana. No obstante, no deseaba echárselo en cara a su interlocutora. No por ahora.

- Pero yo creo que es posible buscar un nuevo equilibrio. Es más, nada tiene de malo que alguno de los cónyuges busque otras formas de ilusionarse. Eso es legítimo.

- Y lo dice quien jamás ha sabido comprometerse con una chica.

Fue un golpe bajo, admitió para sí Conchi. Miró casi de reojo a su amigo pero este hábilmente encajó el golpe o bien lo pasó por alto. Optó por buscar una defensa neutral.

- No es necesario estar comprometido con nadie para comprender que una persona sigue siendo persona incluso en pareja. Lo contrario sería sumisión.

Ante ese inteligente comentario Conchi no tuvo más remedio que abrir otra vía de argumentación.

- Yo pienso que es lógico que dos personas que se quieren y viven juntas deberían hablar antes de poner en peligro la relación.

- Sí, es cierto Conchi, pero X nos comentó a tí y a mí que pensaba dedicarse a correr en su tiempo libre.

- Sí, es cierto. Ahora bien, correr de vez en cuando es una cosa y correr casi a diario, comprar ropa y zapatillas, apuntarse a carreras, comprar revistas, visitar esas cosas que llaman blogs de corredores, es otra. Es más, tampoco es normal que el resto del tiempo esté siempre hablando con el frutero.

-O sea Conchi -resumió duramente Luis- que no estás en absoluto de acuerdo en que X siga corriendo.

- No lo estoy. No, con la dedicación actual.

Luis ya no dijo nada más. No necesitaba seguir hablando. Comprendió perfectamente que Conchi estaba luchando por seguir aferrada al tipo de vida placentera y sin sobresaltos que había tenido hasta ahora en compañía de X. Teniendo a su lado un X sumiso, dedicado al trabajo y a buen recaudo en el bar en su tiempo libre la vida para ella era muy fácil. De esa manera ella podría seguir optando por una vida contemplativa, sin innecesarias miras.

La amenaza de cambio que se vertía sobre su cabeza no estaba dispuesta a asumirla.

Pensando en todo eso, Luis salió de la casa con la desazón de quien fracasa en una empresa noble. Por tanto, ahora tenía otro problema: cómo explicar a X que Conchi continuaba inamovible.

15 comentarios:

  1. Entrada magistral. Yo llevo 13 años casado y todavia alguna vez (muy pocas, todo sea dicho) me cuesta esta "obsesion" alguna discusion marital. A veces, para explicarla, recurro a argumentos de indole mistica y en ultimo caso a las simples reacciones quimicas de mi organismo que me han convertido en un adicto a CORRER.

    ResponderEliminar
  2. Cuándo conocí a mi novia, ya sabía de mi afición, así que no hay problema... vamos casi ninguno, incluso a veces me apoya y ahora que necesita estar sola para estudiar, hasta me incita.
    Aleandro.

    ResponderEliminar
  3. ya dije en la ultima entrega del señor X que esto me holia a divorcio........ o no ? mucho tiene que cambiar conhi para que esto no suceda, creo que el frutero y el amigo de X tienen mucho que ver en los proximos capitulos. saludos de roberto y nos vemos dentro de un rato en la presentacion del libro de nuestro amigo jesus.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Vicente, espero que hayas leído las entregas anteriores. Aunque no nos demos cuenta, nuestro amor a correr a veces entra en colisión con otros amores. Saludos.

    Aleandro, o sea, todo lo contrario que Conchi. Tu suerte es mejor que la de nuestro amigo X.

    Roberto, tu conocimiento de la trama tal y como me demostraste anoche me inspira para futuras entregas. Gracias amigo.

    ResponderEliminar
  5. Jose Antonio, respecto a las New Balance, yo he disfrutado con las 1061 y las 1062 que son para neutros y me han salido geniales y eso que peso bastante menos de esos 80 kg. Las 1224 supongo que será la equivalencia para pronadores,así que espero que te salgan buenas y te hagan disfrutar en esos rodajes otoñales.
    Mañana nos vemos en Almuñecar, que tengáis mucha suerte.

    ResponderEliminar
  6. Vaya tía tozuda ésta... Pero claro, es lo que dices, la comodidad de la vida anterior tira mucho... Muy filo tendrá que hilar X si quiere hacerla entrar en razón...

    ¡Que disfrutes las NB como yo no pude hacerlo!
    Y sí, Alfredo, son las equivalentes a las 1062, pero para pronadores, una buena zapatilla, no demasiado ágil, pero alta de talón (típica de NB) y por tanto benigna para el Aquiles y con una sobresaliente amortiguación.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Exacto, la principal y más valiosa característica de esas zapatillas es su excelente amortiguación y estabilidad, ideales para rodajes y hacer kilómetros y kilómetros.
    Para series y competiciones recomendaría alternarlas por otras más livianas.

    ResponderEliminar
  8. Mi mujer y yo entre de novio y casado sumamos ya los 27 años. En estos años como corredor, nunca he tenido un pero por esta forma de vida, es la verdad. Si las tenías antes, cuando era mas aficionado a los cubatas y whiskys, también es la verdad. No comprendo a las mujeres (o hombres) que incomprende nuestra afición a correr y correr...¿hay algo mas sano que esto?.
    Gran entrada amigo, el señor X ya es famoso entre tus lectores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Sí señor, muy fino tendrá que estar X, Javi. Pero no olvides el grave papel que ha asumido Luís, que además ahora se ha encabronado con el egoísmo de Conchi ¿Optará él también por correr? Grandes enigmas se avecinan.

    Paco, como bien dices, lo incomprensible era que Conchi prefiriera a un X borracho a un X deportista. Espero que todos los lectores, en algún momento se identifiquen con X.

    Alfredo, unas enormes zapatillas de la marca inglesa, muy bien seleccionadas por Javi.
    Para mis características físicas vienen estupendamente y para el Aquiles fenomenal. Además, se da la circunstancia que son unas zapas con características similares a las Asics de la serie 2100,con esa leve pronación, que aunque yo no lo sea, vienen bien por los 80 kgrs. Deseando ya disfrutarlas. Nos vemos, saludos.

    ResponderEliminar
  10. "No es necesario estar comprometido con nadie para comprender que una persona sigue siendo persona incluso en pareja. Lo contrario sería sumisión."

    Interesante discernimiento de Luis, para hacer comprender las actitudes de X frente a Conchi.
    Conchi reacciona inteligentemente: hay que hablar, buscar complicidades, entendimientos. Una relación no es una imposición, siempre ha de existir la comunicación.

    A pesar de que las cosas se ven un poco negras (por las concretas circunstancias y los comentarios de nuestros amigos blogueros), estoy apreciando un pequeño -pero grande- haz de luz (o lucidez) entre tantas controversias e incomprensiones mutuas.
    Hay un punto común, un punto de acuerdo, de comprensión, que está latente y por descubrir.

    En la vida, incluso en el peor de los momentos, hallaremos ese mínimo punto en común.

    Un abrazo. Toni Sagrel.

    ResponderEliminar
  11. Se me olvidaba José Antonio. Me quedé con muchas ganas de veros, de poder conversar y echar un buen rato con todos vosotros el pasado viernes. Saludos a Mati.

    En fin, las circunstancias y los problemillas de salud no acompañaron.
    A ver, si algún día hacemos un encuentro al estilo BYL o algo así.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  12. Muy incisivo y certero tu análisis Toni, que capta a la perfección el contenido psicológico de esa conversación, tensa pero también amistosa. Esa conversación seguro que será un punto de inflexión en la trama.

    A ver si tenemos ocasión de celebrar algún encuentro BIL o algo similar para charlar y profundizar en lo que aquí no da lugar. Saludos y que haya mejoría, como dicen en mi pueblo.

    ResponderEliminar
  13. Alter, perdón por no haberlo leído antes, pero el tiempo nos mata. Excelente la continuación, pero le estoy pillando manía a la esposa. Encima de qu el marido empieza a cuidarse, Conchi se queja.

    Si es que están locas!!!!!!!!

    Dicho con todo el cariño, que entiendo que esté preocupada al ver que la prelacion de valores de X puede afectar y desestabilizar esa vida en que tan cómosamwnte estaban instalados

    ResponderEliminar
  14. Alter, perdón por no haberlo leído antes, pero el tiempo nos mata. Excelente la continuación, pero le estoy pillando manía a la esposa. Encima de qu el marido empieza a cuidarse, Conchi se queja.

    Si es que están locas!!!!!!!!

    Dicho con todo el cariño, que entiendo que esté preocupada al ver que la prelacion de valores de X puede afectar y desestabilizar esa vida en que tan cómosamwnte estaban instalados

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...