miércoles, 1 de julio de 2009

UN CIRCUITO DE PELÍCULA

























Cuando el pasado domingo, a eso de las 10,15 de la mañana completé la ruta del Torreón árabe de Albolote, me dije que tenía que inmortalizar ese trayecto. Así que tras ducharme, enristré la cámara digital y repetí en coche la casi totalidad del recorrido -excepto la llegada última al torreón, muy complicado para un coche-, con la idea de ir haciendo instantáneas de la ruta.
El resultado ha sido curioso, ya que tenía muy fresco el recorrido en la mente y tan sólo debía ir deteniendo el coche en los puntos que considero más importantes, tanto por la dificultad como por la particularidad del paisaje.
Y salió una película, algo que aún no había ensayado en los varios años que llevo de bloguero. Una experiencia muy novedosa, que espero todos podamos cumplimentar con nuestros recorridos preferidos. Os comento.

La primera instantánea muestra el camino de entrada a la carretera que dará acceso a la tremenda cuesta inicial del Torreón. Ese camino, que no conocía hasta hace unas semanas, nos fue mostrado a mí y a Juan Carlos por Mario, un experto en lugares recónditos. Ese camino arranca dos kilómetros antes de la zona urbanizada dramáticamente -denunciada por los ecologistas, por cierto-, alrededor del nuevo campo de Golf que hay en las inmediaciones del Pantano del Cubillas, perteneciente esa zona - no el pantano- al municipio de Atarfe. Arrancamos, por tanto, de un edificio estéticamente mejorable que albergará un colegio denominado C.U.M.E., si no recuerdo mal. También es posible penetrar por una vereda serpenteante que nos dio a conocer Mario.
Ese camino es curioso, principalmente por su ubicación. Se va subiendo, pero no es dura la subida, a pesar de que sabes que subes. Lo sabes, principalmente, cuando regresas en bajada. Por tanto, esa primera foto es la parte última del camino que enlaza con la carretera local de Albolote, que conecta a su vez con el camino de monte -inicialmente asfaltado- del Torreón, tal y como podemos vez en la segunda foto.
En la tercera ya se anuncia la dirección del Torreón, el cual se puede vislumbrar al fondo, si observamos detenídamente.
Inmediatamente, sin tregua, comienza la tortuosa subida inicial de aproximádamente 1200 metros, como se puede apreciar en la cuarta foto, hasta llegar a la zona del merendero, adornado por una suerte de mesas y bancos de piedra, incluyendo una barbacoa también hecha de piedra, tal y como vemos en la siguiente foto. A partir de ese momento estamos en una zona de pinar, tal y como muestra una foto posterior.
A partir de ese lugar de descanso acaba el asfalto para dar paso al camino. Ese camino que vemos emerger en la siguiente instantánea.
Particularmente considero que a partir del merendero, la cuesta es más llevadera, pero todo dependerá de cómo hayamos recuperado en esa subida inicial.
Las siguientes fotos siguen el trazado del camino y se reflejan las vistas que vamos alcanzando desde la parte de arriba. Sin duda, una de las panorámicas más impresionante antes de llegar al Torreón es el Pantano del Cubillas.
Se podrá comprobar que el camino preside toda la subida y que las señalizaciones van apareciendo paulatinamente.
Obsérvese, asimismo, trozos de camino de monte muy empinados pertenecientes a la subida por la cara oeste, cuando accedemos desde la zona más cercana a Caparacena.
Cuando llegamos a una pequeña vaguada, que apenas nos permite coger algo de aliento, se observa que aparece una nueva señalización indicando la dirección del Torreón, para lo cual no tendremos más remedio que asumir una corta pero durísima cuesta asfaltada de nuevo en la que es posible ver "clavadas" las bicicletas de montaña, muy frecuentes en esa ruta. En algunas fotos, asimismo contemplamos algunos momentos de la bajada.
Superada esa cuesta el Torreón ya no es obstáculo alguno, aunque haya que subir un carril incómodo todavía.
Finalmente nos esperarán unas vistas de Granada y varios pueblos de alrededor, que difícilmente podremos contemplar desde otros lugares. Además, tendremos el privilegio de comprender el vasto sistema defensivo árabe, ya que es muy visible el Castillo de Moclín, la Alhambra y alguna que otra torre vigía árabe repartidas en pequeños montículos lejanos.
¿ Ha merecido la pena la subida ?

9 comentarios:

  1. Alguien va a NY este año? Nosotros si
    www.nosvamosany.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Un día me tienes que llevar a hacer ese recorrido!!! Está de p... o sea que tiene una pinta fabulosa.

    ResponderEliminar
  3. Y además es muy emocionante Alter, por la singularidad que ofrece y lo épico de la subida. Podemos hacer alguna quedada para subir allí. Seguro que hay bastantes voluntarios.

    Guillermo, qué más quisiera yo. Es una de mis propuestas finas. Os visito a ver qué os contáis.

    ResponderEliminar
  4. es que es una zona muy bonita, algo oculta o poco conocida tan cerca de granada, pero que se descubre en la otra cara de sierra elvira, lástima de ese ladrillo sin gusto. Nos veremos en gojar-otura-dilar

    ResponderEliminar
  5. Mario, conocí el Torreón por tí. Íbamos a ir a Pinos desde Caparacena y soltaste de subir al Torreón y dicho y hecho.
    Sí, yo iré a Dílar. Te llamo y nos vamos en mi coche.

    ResponderEliminar
  6. Una película que me gustaría pronto compartir con vosotros. Una vez subí con Antonio, pero fue un día intempestivo de calor y sensaciones malas, así que quiero rpetir y disfrutarlo.


    Suerte para Dílar.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena por el reportaje compae, como bien dices señalas los puntos claves de esa dura y a la vez preciosa subida.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Compartiremos esa subida Javi. Yo pienso hacerla este verano varias veces.
    Compae, la subida como bien dices preciosa, tanto que despues de subir corriendo cogí el coche y la cámara. Emocionante. Supongo que irás a Dílar.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL TEMPLO ROMÁNICO (MICRORRELATO)

EL TEMPLO ROMÁNICO F ue extraordinario que en la pequeña aldea, que constaba de ocho o diez casas y una tienda -que era al mismo ti...