domingo, 21 de junio de 2009

XVIII PRUEBA DE FONDO " VALLE DE LECRÍN": CORRIENDO EN BUENA COMPAÑÍA



A punto de llegar a meta. Con Paco, José Manuel y Jorge Aguilera. A la izquierda un joven corredor de Pinos Genil, lector de este blog, que estuvo mucho tiempo corriendo con nosotros.

Dos cosas son sumamente placenteras: correr un domingo por la mañana y hacerlo en compañía de amigos. Por eso la prueba de esta mañana en Dúrcal es para enmarcar. No exagero un ápice si digo que ha sido una de las pruebas que más he disfrutado.
Recién llegado del correctivo de La Ragua y con tan sólo doce kilómetros en las piernas en los últimos siete días, correr sosegadamente esta prueba en compañía permanente de Paco y José Manuel - y eventualmente de otro compañero del club, el letrado Jorge Aguilera, el cual ha sufrido un pequeño pinchazo isquiotibial- ha sido de un placer infinito. Algo a lo que estoy pensando abonarme de vez en cuando, por varios motivos: porque se ve la carrera desde otra óptica; porque se disfruta mucho más de la compañía y de la conversación; porque valoras y disfrutas el paisaje que atraviesas; porque los kilómetros van pasando tranquilos pero constantes. Por muchos motivos, ese correr sosegado me ha enganchado.

Paco y yo corriendo por la Vega, hace unas cuantas Nocheviejas.

Desde que salimos de Granada, Paco y yo, en el coche de mi amigo, completamente engolfados en un charlar permanente (no recuerdo que Paco y yo hayamos tenido ni un minuto de silencio entre nosotros en los muchos lustros que llevamos conociéndonos), en un reír constante, hasta que llegamos a la capital del Valle de Lecrín, todo ha ido a pedir de boca. Desde la fallida incursión en el pueblo hasta el buen aparcamiento, cerquísima de la línea de salida. Pero lo más significativo: que hayamos podido correr Paco y yo durante todo el trayecto, como antaño.
Y es que el correr es disfrute máximo. Poder dedicarse un domingo por la mañana a correr, alejados de hábitos más insanos, bebiéndonos el primer sol de la mañana, siendo testigos de la quietud dominical...todo un complejo paraíso de deleite al alcance de la mano.
Lo de menos: el resultado de la carrera, los tiempos, los puestos, la bolsa del corredor -mala, por supuesto-. Lo de más: esa buena compañía: la ilusión por el deporte, la motivación de la animada charla, la cerveza fresca en ese coqueto y fresco parque de Dúrcal. Con la ventaja, además, de comprobar que cuando el día apenas comienza a desperezarse ya hemos cumplido con nuestra misión atlética y volvemos a casa con el buen sabor de la victoria, porque no otra cosa es haber corrido y disfrutado en compañía de amigos.
Ah! ¿el tiempo empleado en esos 10.300 metros aproximados? Unos 52 minutos. Está bien ¿no?

16 comentarios:

  1. Soy otro de los que ha hecho sólo 10 kilómetros desde La Ragua. Tengo una uña un poco tocada y quiero recuperarme para volver al trote. Haces bien en replantearte si se debe correr a tope en todas las pruebas o participar en algunas en plan colegueo. Seguro que habéis disfrutado porque el Compae, por lo poco que he podido hablar con él, anima hasta el más desanimado de los mortales.

    Aún está lejos, pero esa cita de la Mañanabuena la tengo anotada en mi agenda para diciembre. No se me olvida.

    ResponderEliminar
  2. Haces bien. Es lo que más apetece ahora, correr para disfrutar, que a veces se nos olvida que es el fin último de nuestro hobby. QUé importante contar con genta como Paco para animar una buena carrera. A mí me apetece una quedada de ese tipo. A ver si la organizamos ya, de esas que acaban con unas buenas verdes entre manos.

    Lo de Mañanabuena, como indica Gregorio, tb está en rojo en mi calendario. Imprescindible cita, para no perderse jamás.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¿Que mas se le puede pedir a un Domingo? Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. hola jose antonio.no todo va ha ser correr por debajo de 4:30 el klm.a veces apetece ir mas relajado y disfrutar con mas intensidad del paisaje, camino, olores o una uena charla etc.
    p.d.te envio foto al blog de las verdes y antonio si es tan amable que te la reenvie. saludos y nos vemos en ruta.

    ResponderEliminar
  5. la buena noticia es que el paisano compae vuelve. Lástima no poder haber ido.

    ResponderEliminar
  6. Greg, hemos llevado en esta semana caminos parecidos. Lo importante es recuperar.
    La Mañanabuena ya es un clásico.

    Javi, deberías probar de ver en cuando rodar tranquilo. Te aseguro que se disfruta mucho más. Esa quedada hay que organizarla, como antaño.

    Paco, nadie como un corredor para entender a otro corredor. Saludos amigo.

    Roberto, mil gracias por la foto que ya he montado en el blog. Esa imagen es el complemento que ilustra al texto. Nos vemos el miércoles -¿ o es el jueves ?, entre libros.

    Mario, lástima que no pudieras, te hubieras unido la grupo de los cuatro fantásticos, y este año sin entierro.

    22 de junio de 2009 15:09

    ResponderEliminar
  7. Sí señor, yo también corrí más tranquilo, hice igual que tú pero corriendo con mi amigo David, que va cogiendo buen ritmo de competición. Me faltó alguna cervecilla más con vosotros. Hay que ir más a las carreras con esa filosofía. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Pues si señor, como dice mi compae Flores mañana para enmarcar, coño, nos salió bien hasta el aparcamiento, esta vez, lejos de perdernos como casi siempre, mi compae me indicó tan bien el camino, que cruzamos la linea de meta dentro del coche, lo malo fué que el recinto ya estaba cerrado, teniendo que dar marcha atras,no sin antes derribar varias vallas, todo ello ante la estupefacta mirada de los allí presentes, a los que se podia oír frases como "aonde pollas van estos".
    Bueno a lo que vamos, que pude comprobar in situ como disfrutabas cada metro del recorrido, y sobre todo lo suelto y vivo que se te veia, sensaciones distintas a las carreras en las que vas tirando de reloj cada Km; y es que a veces correr con la morralla es agradable y placentero.
    La relajación de la que hablas, lo diras por tí, ya que algunillos iban en la última cuesta a punto de echar los calostros por la boca.
    En definitiva, pasamos un rato muy agradable y sobre todo en buena compañia.
    Reciban un fuerte abrazo BUENA GENTE.

    Pd. Aunque aún faltan algunos meses ,la carrera de la mañanabuena hay que repetirla y si es posible con todo el grupo, la Carmela encantada de recibiros a todos en su casa, y como nó invitarnos a un anis con mantecaos.

    ResponderEliminar
  9. Desde luego muuuuchas veces he pensado que nos equivocamos en competir siempre en lugar de disfrutar un poco de otra forma...luego siempre me vuelvo a tirar al charco, de vez en cuando como dices creo que teniamos que hacerlo para "limpiarnos" un poco de competicion
    un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Víctor, lo tuyo es de escándalo.
    ¿ Adivinan quien bajó a Dúrcal en bicicleta, corrió y volvió a Granada dando pedales ?

    Compae, yo creo que todavía están buscando a ese par de ineptos que derribaron un par de vallas, que para colmo eran del patrocinador de mi club, jajaja. Compae, cuando salimos juntos en compañía de Jorge y José Manuel, no dabas dos pesetas porque nos mantuviéramos juntos toda la carrera. No sería yo quien me perdiera la oportunidad de correr con tanto disfrute.
    Esa Mañanabuena¡¡¡ que creo recordar hemos corrido ambos los últimos veinte años.

    Paco, yo ya desde ayer reivindico esa filosofía. Quien correr a 3,30, haciéndolo de vez en cuando a 4,150, quien lo hace a 4, haciéndolo a 4,45, quien a 4,30 a 5,15..y así sucesivamente. Es algo sano para la mente y el cuerpo. Como muy bien dices para "limpiarnos" de competición. Es una práctica que solemos llevar a cabo en los entrenamientos pero en competición tiene más encanto, incluso contiene un significado psicológico y hasta filosófico si me apuras.
    A ese correr lo bautizo como el "correr contemplativo". Tenemos que reinventarnos constantemente. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Cuando yo decía que el compae tiene arte... Esos detalles, José Antonio, no se pueden pasar por alto en el post. Son dignos de relatar en un minipost porque es la primera vez que oigo que dos corredores entran en coche en la meta. Jajajajaja.

    ResponderEliminar
  12. Greg, es cierto, se me pasó contarlo. Ocurre que estas cosas me llevan pasando con Paco desde que éramos niños y ya estamos ambos acostumbrados, pero no por eso resultan menos estrambóticas. Algún día te contaremos algunas perlas, jeje.

    ResponderEliminar
  13. Pues así da gusto participar en una carrera. Leyendo la crónica, casi que me entraron ganas de salir corriendo. Vamos, de salir a correr, me refiero.

    Lo malo es este sol tan insoportable; me ha cortado el paso en la misma puerta.

    ResponderEliminar
  14. Jaja, Toni, he comprendido lo de salir corriendo. Oye, a partir de las 9 de la tarde es una excelente hora para correr. Anímate.
    Espero verte en el encuentro de literatura viajera, el miércoles, con Jesús Lens.

    ResponderEliminar
  15. Buenas me llamo jose maria marquez y soy asesor de nutrion deportiva SI A ALGUIEN LE INTERESA ESTOY EN CALLE VIVALDI 52 TLF 958781820 O 607495901.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL TEMPLO ROMÁNICO (MICRORRELATO)

EL TEMPLO ROMÁNICO F ue extraordinario que en la pequeña aldea, que constaba de ocho o diez casas y una tienda -que era al mismo ti...