miércoles, 3 de junio de 2009

LOS CENTROS DE NUESTRA VIDA

Cuando finalizaba la compra esta mediodía en el supermercado Alcampo - que es mi supermercado de referencia-, reflexionaba acerca de la distinta idiosincrasia que existe en los grandes supermercados, a los que vamos a comprar la mayoría.
Si hace algunas entradas reflexionaba acerca de las marcas, en las grandes superficies existe también como una especie de marca propia en cuanto a trato, puesta en escena y relación con el cliente. Esa "marca propia" no es en absoluto improvisada. En mi opinión, responde a una forma de entender la relación comercial con el cliente, muy variopinta en función a la gran superficie a la que te dirijas. Incluso está muy relacionada con la calidad de los productos, pero sobre todo con el precio que pagas por ellos.
Veamos el resultado de esa reflexión.




Comencemos por el Corte Inglés. Todos sabemos que es el más caro, pero el que mejor atención al cliente dispensa. Y, lógicamente, el trato es bastante más elegante y refinado que el dispensado en otras grandes superficies. Incluso, la forma de actuar de sus vendedores y vendedoras, que presentan siempre un aspecto aseado y, ya digo, elegante. Incluso, en las cajas, en los momentos de mayor estrés o acumulación de clientes, las formas siempre son correctas. Y algo muy destacable, no es muy común encontrarse a dos vendedores o vendedoras o cajeras participándose de sus andanzas familiares, rutinas cotidianas o comentarios más o menos rosáceos del programa de moda de las cuatro de la tarde. En definitiva, existe un buen trato profesional y una clara disciplina y jerarquía entre los trabajadores. Además, la presencia en las secciones de vendedores siempre es alta, al contrario de lo que ocurre en otros centros comerciales. Estos centros responden más al concepto "capitalista" de venta, cuidando bien su aspecto, si bien no llegan al lujo y la apuesta por el detalle de centros europeos como "Galerias Lafayette" parisinas o el mítico "KaDeWe" berlinés.




Sigamos con Alcampo. En mi opinión es el que posee los productos de marca más económicos y mayor surtido muestra. En sus pasillos es casi imposible encontrarse vendedor-a alguno (no me refiero a la sección de alimentación, que no es común encontrarse a vendedores por los pasillos en ninguno de ellos), sino a secciones en las que, normalmente, se echa en falta la presencia de algún profesional.
Sin embargo, el trato en sus cajas es correcto y ofrecen ayuda para embolsar los productos, gracias a un sistema automático, rudimentario pero útil. Y una cosa importante que valoro: al igual que hacen el Corte Inglés o Hipercor, saludan al cliente que llega.
Además, no he descubierto hasta ahora demasiada conversación particular entre cajeras, que muestran un semblante profesional adecuado, a pesar de que la clientela de Alcampo es mucho más variopinta que la de El Corte Inglés. Además, su servicio post-venta no ofrece ningún problema tampoco: dentro del plazo establecido, siempre devuelven el dinero, igual que El Corte Inglés.
Sin embargo, no muestran sus centros una imagen tan cuidada como el primer centro del que hablo, ni en los centros ni en los aparcamientos, luego, algo cuesta que sea más económico. No obstante, es un centro comercial que dispone, en mi opinión, de la mejor relación calidad-precio. Sin embargo, cuando he debido comprar productos de calidad y que dispongan de un I+D solvente, siempre me he inclinado por este centro, aún sabiendo que su precio es mayor. Pagas la calidad y la buena atención post-venta, lógicamente.




Otra gran centro comercial es Carrefour -todavía me es más fácil llamarle Continente-. Es un centro comercial que cada día me gusta menos. Sus precios -los precios de las marcas, no los de sus marcas blancas- son muchos más elevados que los de Alcampo y muy similares a los de El Corte Inglés o Hipercor. Y con diferencia es el que peor atención suele prestar en sus secciones, al margen de la alimentación.
En ocasiones, cuando he ido a interesarme por algún producto en alguna sección, me ha dado la impresión que el raro vendedor o vendedora que me ha atendido, pasaba más bien por allí. De hecho, en más de una ocasión, me he ido completamente desesperado al ver que nadie aparecía. Disponen de una especie de minimostradores por sección, pero raramente allí hay alguien. Y, cuando finalmente, adquieres algo y te lo han de llevar a casa, la espera puede en ocasiones descorazonadora.
El comportamiento en cajas es diverso: en ocasiones frío y en otras amable, pero rara vez te saludan antes de que tu les saludes a ellos. En pocas ocasiones ayudan embolsando los productos, algo que es crucial para un patoso como yo. Por lo demás, al igual que Alcampo, tampoco muestran unas instalaciones o aparcamientos demasiado cuidados, si bien en los nuevos centros parece se están esmerando algo más.
Sin embargo, sí es plausible -igual que ocurre en Alcampo-, el buen fondo editorial del que disponen. Me atrevo a decir que mayor que en algunos centros de El Corte Inglés, si bien éste gana por goleada en cuanto a fondo discográfico y videográfico.
En cuanto a grandes superficies, básicamente dedicadas a alimentación, siempre me ha producido curiosidad Mercadona, principalmente, por un factor muy destacable: el marujeo de sus cajeras y vendedoras, e incluso, cajeros vendedores. No siempre es así, pero sí muy común. En pocos lugares como en estas tiendas me he informado tan de primera mano del contenido de los últimos ataques del corazón rosa. De hecho, una imagen muy común es contemplar a una cajera embarazada, hablando delicias sobre su nuevo retoño mientras embolsa, que eso sí, para mí es el preferido en ese aspecto, algo vital para un patoso...en fin, como decía antes, que es vital recibir esa ayuda. Ese dato, junto a una buena selección de artículos propios, y el hecho de que esté al alcance de la mano, lo hacen aconsejable, aunque no es conveniente acudir a estos sin unos unos buenos auricularesescuchando, si es posible, lo más trallero de Metálica. Sus aparcamientos suelen ser insufribles por estrechos y difíciles.



Si "bajamos" a otros centros como Lidl o Aldi, la configuración es totalmente distinta en cuanto al trato de sus empleados, cajeros, cajeras, etc., No se puede afirmar que el trato sea incorrecto, pero no existen demasiados elementos de elegancia, cortesía o meros saludos. Saludan si saludas. Pero me encantan sus productos. Y sus precios.
Lidl es un Supermercado alemán y allí se ven por doquier, poseyendo una estética muy similar a ésta. De hecho, en Alemania suelen pasar por ser Super de precio medio-alto. Sin embargo, aquí sus productos ofrecen un precio estupendo, siendo su calidad también excelente. Siempre procuro ir a Lidl o Aldi, a pesar de que sé que no voy a encontrar excelentes instalaciones ni diseño alguno. Es lo que menos me importa.
Últimamente he frecuentado el hermano gemelo de Lidl, el Aldi, de origén danés. Por la sencilla razón de estar cerca de mi domicilio. Y me ha sorprendido gratamente. Presenta productos españoles de una calidad impresionante: anchoas del cantábrico, de Laredo o Santoña y aceitunas caseras de El Arahal, sin aludir a excelentes tortillas de La Rioja o espárragos de Cortes - Navarra -. Su configuración es muy parecida al Lidl y el trato también muy similar.
Por tanto, amigos y amigas, mucho donde elegir, en función de nuestros intereses, bolsillo, cercanía.... Todos los nombrados y muchos otros que aquí no se nombran.Y cada uno con una puesta en escena diferenciada.
¿ Cuál es vuestro preferido ?

13 comentarios:

  1. No voy mucho al Alcampo, sobre todo por la lejanía. Aunque no está mal. Hay multitud de marcas y a buenos precios.

    Estoy de acuerdo con tus apreciaciones sobre el Carrefour. Ha decaído bastante, sobre todo por el encarecimiento de muchos de sus productos, aunque luego te pongan esos anuncios del 3 x 2.

    Normalmente voy más al Mercadona, y como tú dices, allí me entero de los últimos aconteceres de la ex de Jesulín, así como de los turnos para merendar.
    Lo mejor, son sus precios y las diferentes alternativas en cuanto a marcas. Además, allí siempre compro mi "verde", mi Voll-Damm.

    El Dani tampoco está mal, pero la fruta que vende es bastante mediocre.

    Y en el Hipercor, pues siempre que voy me echo la correspondiente gomina, por si acaso. Ya se sabe, la calidad es la calidad.

    Saludos republicanos. Toni Sagrel.

    ResponderEliminar
  2. ¡QUé buen repaso has hecho del panorama del consumo diario! Yo suelo alternar, porque a veces me aburro de la monotonía de hacer la compra siempre en el mismo centro. Frecuento Mercadona, del que reconozco que me gustan sus productos, si bien se ha encarecido algo últimamente. En cuanto a grandes superficies, El Corte Inglés aporta una ventaja primordial para mí: busques lo que busques, lo encuentras (al 99,99%), te lo venden y presentan bien y te lo llevas mejor aún. Si necesitas hacer un regalo y no tienes inspiración, allí lo encontrarás, en un precioso pack, ya embalado y listo para entregar. En ese aspecto, insuperable.

    Lo que busco, definitivamente, es comodidad, limpieza y variedad, pero, por supuesto, precio. Me ha suscitado interés lo de las anchoas del ALdi, jeje. Aquí en El Ejido tengo uno cerca. Lo visitaré, en cualquier caso.

    Saludos consumistas

    ResponderEliminar
  3. Yo soy Mercadonero. Está cerca de casa (esencial para mí por la cuestión logística) y ya me conozco los pasillos, yendo a tiro hecho, algo que con las prisas de siempre, agradezco enormemente. Muchas cajas, servicio rápido y una pescadería estupenda. Además, Hacendado y yo nos llevamos bien.

    Al Carrefúl, por razones personales del pasado, le tengo manía.

    Pero echo de menos mi Covirán de Ctra. de la Sierra, tan chiquito, pero tan bien surtido.

    ResponderEliminar
  4. Cada día Mercadona me gusta menos, no soporto los marujeos entre cajeras/os y la calidad de algunos productos. Eso sí, estan muy bien situados, contratan a gente de la zona (sin mucha motivación laboral futura. Eso tengo entendido por algún "jefe") y los precios están muy ajustados.
    Carrefour por descuentos suelo visitarlo, pero ni fu ni fa, salvo la cerveza 1516, ummm!!! me encanta.
    Pero lo que más odio de todos por secta es el Corte Inglés y se de que hablo...de cara al cliente muy bien, pero los jefecillos de planta, sobretodo, suelen utilizar los insultos, las amenazas y la coacciones contra sus subordinados.
    PEro no se si estais de acuerdo conmigo, echo muchísimo de menos las tiendas antiguas que igual comprabas pan que lana o tijeras... ainssss!!!, a veces creo que vamos pa´tras hasta en esto.
    SAludos de Aleandro.

    ResponderEliminar
  5. Celebro que coíncidamos casi todos en lo de las cajeras de Mercadona. Es insufrible.
    Una sociología de la compra, en la que cada uno sacamos nuestras conclusiones. Desde las tiendas de barrio a los centros comerciales, estando a mitad de camino los Covirán, que añora Jesús, siendo totalmente que en El Corte Inglés, como dice Javi encuentras de todo, y que sí, que existe una jerarquía y una forma muy peculiar de mando como refleja Alejandro, aunque conozco jefes de planta que son educados con sus subordinados...y que, además, son buenos corredores.
    Por cierto, Toni, las Voll-Damm están en Alcampo mucho más baratas que en Mercadona, jeje.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  6. Tienda de barrio, fruterias, carnicerias, pollerias, hueverias, pescaderias....mercados...!!! aunque voy al mercadona para los envasados (leche cerveza pizza yogurt...) productos frescos no. En todos pasa lo mismo, te exigen pagar antes de meter las cosas en las bolsas... en las tiendas de barrio te las meten ellos conforme pides.

    ResponderEliminar
  7. Yo también echo de menos las compras en pequeñas tiendecillas, de cuando era pequeño y mi mandre me mandaba "a casa Amador", donde efectivamente igual me encargaba un litro de colonia a granel que 200 gramos de chopped para el bocata. Eso sí, como dice Mario, yo la fruta, en fruterías.

    ResponderEliminar
  8. Bueno yo no voy a opinar sobre la cortesía y/o amabilidad de los empleados de Mercadona ya que me parecen correctos como los de la mayoría de los establecimientos, pero si voy a decir que lo que no me gusta de Mercadona es que primero ahora no encuentro muchos de los productos de Marcas originales que yo compro y los han susituido por sus marcas blancas, y sinceramente yo no las quiero, cuando voy a comprar con mi lista busco productos concretos y si no los encuentro y tengo que hacer una segunda excursión de compras a otro establecimiento mi humor no es bueno precisamente. Por tanto he dejado de comprar en el Mercadona de turno porque ultimamente además de no tener casi más que sus marcas blancas los precios no son baratos.

    ResponderEliminar
  9. Por supuesto Mario, la fruta, carnes, pescado, siempre mejor en minoristas, sobre todo la fruta. A me gusta comprar esas cosas, cuando puedo, en "Pepico Magán", en nuestro pueblo.

    Javi, me identifico con esas tiendas que nombras y los "mandaos" que nuestras madre nos encargaban. En mi caso estaban las tiendas de "La Natalia, la Relojera, La Pintá". Impagable aquel comercio.

    Amigo anónimo -tu nombre please-, opino como tú, tampoco me gustan demasiado las marcas blancas. Prefiero, por calidad, por I+D, por fiabilidad, las marcas. Por eso prefiero Alcampa, que en cuanto a marcas es de los más moderados y hay de todas y en abundancia. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. “Corrupto” se aplica a las personas que cometen irregularidades o infringen la ley para obtener un beneficio particular; así como “crápula” es quien lleva una vida licenciosa. Fue una opinión franca; y aunque no se pueda demostrar que Barroso haya faltado a la verdad, fue punida...

    www.nicolasespositochedel.com

    ResponderEliminar
  11. Amigo Kulasaim, me imagino que tu comentario pretendía entrar en la última entrada, pero no puedo estar más de acuerdo con tu reflexión. Ya sabrás que en España la monarquía está muy protegida social, mediática y jurídicamente. Saludos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LA VIDA BOHEMIA (Finlandia, 1992)

Si hablamos de cine finlandés, es probable que muchos no tengamos nada qué decir, pero distinto es hablar del cine finlandés de Kaurismäki...