domingo, 10 de mayo de 2009

IV CARRERA DE FONDO "CAPITULACIONES-LA HISPANIDAD"



Cuando se trata de corredores aficionados -que populares es un concepto que cada vez me gusta menos- no podemos hablar de desastre, porque nada nos jugamos en esto. Pero sí he de reconocer que es muy molesto y doloroso sentirse en declive en cuanto a rendimiento y marca en una carrera.Y hoy me siento así. 
No sólo por el mero hecho de haber acabado con un tiempo de principiante sino por las malísimas sensaciones experimentadas durante toda la carrera. 
Y otro dato importante que demuestra este hecho: en la primera vuelta (los primeros cinco kilómetros), el tiempo, aunque no excelente para mí para una carrera de estas características, sí cumplía con lo previsto. En estos primeros cinco kilómetros mi crono marcó 21 minutos 2o segundos, lo que suponía ir a una media de 4 minutos y 16 segundos el mil, una media sensata, si bien alejada de la de 2007 en esta misma prueba y con igual recorrido. Sin embargo, necesité casi tres minutos y medio más (casi 25) para completar los otro cinco kilómetros restantes, necesitando diez minutos para hacer los dos últimos . Increíble.


Prueba de fondo de Santa Fé 2007. Eran otros tiempos.
Gentileza de Mari Carmen -mujer de Gregorio, al que se ve al fondo, poco antes de retirarse por lesión-

Y es que percibía que paulatinamente me iban abandonando las fuerzas
y no andaba "ni para atrás", como diría Paco Montoro. 
Cuando me alcanzó Emilio (ante el que me quito el sombrero por sus resultados sin apenas entrenar. Sus cualidades son innatas.) en el kilómetro siete y medio, le dije que continuará porque me costaba respirar. Pero en el ocho ya no sólo era un problema de respiración sino de vaguedad en piernas e incapacidad mental para aumentar el ritmo. Sólo iba algo más cómodo bajándolo ostensiblemente. 
Pasó de nuevo por mi mente el fantasma de la retirada, como ya ocurrió en noviembre pasado en esta misma prueba, pero aprendí bien la lección en su momento y concluí que sólo una eventual lesión debe de retirarnos de la competición: si ha habido momentos de "gloria" también tiene que haberlos de"miseria" en esas dos dualidades nos movemos los corredores y esas dos son las dualidades de nuestra existencia. 
¿Significa esto que el declive es crónico? En absoluto. Tiene su explicación y referencias.
Tras las series 4X1000 del pasado jueves, entre 3'46" y 4' el mil, el día siguiente, que corrí durante 12 kilómetros, sentía que me encontraba muy cansado y barruntaba que ese cansancio pudiera no desaparecer para el domingo. Y no desapareció, en absoluto.
Cuando se encara una carrera rápida, en la que te propones mejorar tu marca ( en mi caso, haber hecho no más de 41 minutos), necesitas una preparación específica y abordarla con suficiente tiempo, sobre todo si eres corredor más diesel que ligero. No asumir esa preparación con el tiempo suficiente suele dar resultados negativos. 
En una prueba rápida y corta, como es el 10.000, mejorar unos minutos se puede convertir en una misión muy difícil, ya que se trataría de robar bastantes segundos a cada kilómetro, aspecto éste que necesita un plan de entrenamiento, principalmente, basado en la calidad. Es decir, hacer una marca de 44 minutos puede ser un fracaso y restarle a ese tiempo tres minutos puede ser un triunfo, hablando en términos relativos siempre. 
Pero para nada estoy desilusionado. No soy esclavo de marcas ni nada por el estilo y conozco mis limitaciones espaciales y temporales. 
Como siempre mantengo, me gusta correr por encima de todo, sin adjetivos.
Por cierto, animado cerveceo con Emilio, Antonio y Javi. Lástima que estos dos últimos tuvieran que irse pronto, precisamente cuando Javi y yo comenzábamos a hablar de Murakami.
Emilio y yo seguimos reflejándonos en el vidrio verde durante un buen rato. 

8 comentarios:

  1. no hay declive, pero tampoco podemos esperar a cada paso estar euforicos, ya te toco creo que el jueves. El resto a disfrutarlo.

    ResponderEliminar
  2. ÁNIMO. De un corredor aficionado/bloguero a otro. Sin los valles no habría picos.

    http://josecesarperales.wordpress.com

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que hemos salido todos un poco defraudadillos, pero esto es así. Si fuese facil y de otra forma creo que nos atraparía como lo hace, y ya sabes las tardes de gloria implican alguna que otra cornada. Así es la vida.

    A ver si tenemos más suerte la próxima vez.

    ResponderEliminar
  4. Con todos los que he hablado ha habido un denominador común: decepción. ¿Todos estamos en un mal momento? Evidentemente no.

    Cuando veo tus referencias, en el km 5, estoy pues deduciendo que me ibas soplando el cogote pues yo marqué 2 segundos menos que tú.

    También he terminado contrariado pues tenía intención de bajar marca aunque esto nunca se asegura hasta pasar por meta. Mi tiempo de noviembre (en plena tendinitis rotuliana y sin coger las zapatillas durante los 14 días previos) fue medio minuto mejor que el de hoy. Además, he entrenado específicamente esta carrera desde hace 4 semanas (aunque no he cumplido lo marcado).

    Sólo hay una conclusión: las condiciones no han sido las mismas. A mí el calor me ha hecho mella pues en el km 3 iba deshidratado con una sed increíble. Del 7 al 9 me ha ocurrido lo mismo. El viento (como te comentaba no era un huracán) también ha tenido su influencia.

    No estoy justificando el que no lográsemos nuestros objetivos. Pero el que haya llegado con quienes suelen llegar conmigo demuestra que hoy no era el día adecuado.

    Batallas hay muchas. Hoy no hemos perdido. Una lesión sí que es una derrota. Hoy he aprendido que hay que esforzarse más y que cuando esperas que tienes grandes posibilidades de conseguir algo se quedan en sólo eso: posibilidades.

    Somos populares y seguiremos en esto. Que no decaiga el ánimo. Has sabido terminar la carrera y eso sí que es una VICTORIA.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  5. Mario, tras la euforio llega la derrota, en sentido figurado. Nos quedan carreras intensas y satisfactorias. Hay que seguir trabajando.

    Gracias José César. Una frase muy animosa y ben traida al momento. Saludos y gracias por pasar por aquí.

    Antonio: La prueba está en lo poco que hemos hablado de la carrera tomando unas verdes. Ha nadie nos ha dejado buenas sensaciones. Hay que seguir trabajando amigo.

    Gregorio, muy acertado y razonado tu comentario, en la línea de lo que hablamos en meta. Ambos hemos trabajado para esta carrera y no han salido los resultados que queríamos. Y curiosamente hicíste mejor marca en noviembre, recién salido de lesión y sin trabajar en 14 días. Como dice Antonio, esto nos atrapa por la dificultad.
    Ahora hay que empezar a pensar en trabajar para correr en tu pueblo. Buenas fiestas.

    ResponderEliminar
  6. Nada, que ya habrá más carreras y seguro que nos deparan mejores sensaciones. Que ayer no fue el día para casi nadie, joder. Preparemos la Ragua e intentemos correrla prudentemente, porque de lo contrario podremos pasarlo muy mal.
    Saludso

    ResponderEliminar
  7. Tú lo has dicho Javi, las sensaciones son muy importantes. Para mí más que las marcas. Pero no hubo ni una cosa ni otra. Hay que trabajar para la Ragua, por supuesto.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...