domingo, 8 de marzo de 2009

LA ESENCIA DEL CORRER POPULAR


José Antonio, Rocio, Jesús y Gregorio -de espaldas-.

Minutos antes de la salida de la prueba de Loja.Foto enviada por Gregorio



No es algo que ignore, pero en Loja, en esta mañana primaveral como pocas en los últimos días, he vuelto a reinventar los conceptos del correr como actividad intrínseca a la existencia misma; el correr para disfrutar; el correr para mantenerse alejado de problemas relacionados con el sedentarismo...el correr para sentirnos vivos. Es probable que haya influido en esas sensaciones la excelencia del ambiente y la conexión total que tenemos con él. Toda esa cantidad de caras conocidas que coincidimos cada dos o tres semanas en algún pueblo de la provincia. Sabedor, además, que para cada persona de las que allí nos presentamos, el correr tiene una función distinta, una motivación personal diferente, porque diferentes somos en esencia.
Pensando en eso he comprend
ido que este deporte popular pasa por ser, quizá, el que cuenta con mayor dosis de apuesta personal al tiempo que es una excelente explosión de colectividad, solidaridad y -por qué no- democracia.
Hombres y muje
res de muy distintas condiciones, ideas y pensamientos que dedican una mañana de domingo a trotar por calles, plazas y carreteras, sin otra pretensión que hacer deporte.
Y cada prueba atesora sus propias
historias personales y encierra motivaciones ocultas: una persona que hoy comienza a correr; una pareja recién estrenada que corren por primera vez una prueba de competición; un atleta que vuelve al redil después de años de tabaco, alcohol y mala alimentación; otro que vuelve tras meses de fastidiosas lesiones. Todo un mosaico de motivaciones que se aupan en cada calle y en cada cuesta. Eso es algo grande, qué duda cabe.



Prueba de fondo de Albolote. Justo detrás de quien esto suscribe,

obsérvese a Mario, Gregorio y Víctor. Transcurría el km. 5.

Foto: Deporte Integral

Y amparado por esa filosofía he corrido hoy en Loja. Embutido en todo momento en unas sensaciones previstas para disfrutar. Con ganas de hacer kilómetros tras el duro test de Sevilla. De manera que en la prueba de Loja de esta mañana, quizá, he disfrutado más que en casi ninguna otra.
Acompañados por una excelente mañana repleta de luz para la ciudad del poniente granadino nos dirigimos personas bien avenidas: José Palma (José del Oliver), Paco ( el compae Paco) y quien esto firma (allí nos encontramos con Jesús Lens y Rocio, Gregorio, Victor, José Manuel y un número considerable de miembros de mi club, Caja Rural). En animada conversación. Cada uno buscando sus sensaciones, siendo la vuelta un trasunto de la ida pero con más de 11 kilómetros entre las piernas, en nueva y renovada conversación tras una buena cerveza en ruta.
Y quizá todo ese ambiente relajado y ceremonioso, ese ambiente de amistad y afición común, unido a mi interés de correr con una suavidad mantenida, ha hecho que las sensaciones a lo largo y ancho de toda la carrera hayan sido de las mejores que recuerdo; que esas temibles cuestas no hayan sido más que unas leves inclinaciones del terreno, y que esos kilómetros fueran pasando raudos y sencillos. Sin necesidad de buscar tiempos ni optar por sufrimiento innecesario.
Cuando subía cuestas o cuando llaneaba percibía respiraciones muy agitadas a mi alrededor y sabía que mucha gente iba sufriendo, algo por lo que he pasado en infinidad de ocasiones pero no esta mañana.

Recuerdo que a los pocos días de acabar el Maratón de Madrid, en 2007 hice la prueba de Huétor Tajar y no fui capaz de buscar el disfrute pos maratoniano, de manera que sufrí lo indecible y penetré en una pájara de inciertas consecuencias. Luego comprendí que confundí el nivel adquirido en un maratón con ir demasiado rápido en una prueba infinitamente más corta. Y lo pagué.
Ahora, con mi segunda maratón acabada he visto las cosas de otra forma: dos semanas sin correr ni un metro y planificar la siguiente prueba - ésta de hoy- como un entrenamiento suave. Objetivo cumplido. Un suave ritmo de 4,40 el mil que ha posibilitado el encuentro con el correr más cotidiano.
A partir de ahora toca crecer, pero para seguir disfrutando de este bello deporte, que nos da más que le entregamos.

Y ahora, ¿ qué tal si os dejo con un impresionante live de Iron Maiden. el "Fear of the dark":





16 comentarios:

  1. Que nos da mas de lo que le entregamos, que verdad es y que razón llevas jose antonio, a poco que entrenes y lo hagas de calidad ves como vas mejorando poco a poco, porque en este deporte no se mejora de ayer para hoy, se ven los resultados a largo plazo cuan largo como las tiradas de los domingos. Por cierto como lo lleva el señor x. ¿para cuando la proxima entrega ? saludos roberto

    ResponderEliminar
  2. Jaja Roberto, parece haberme leido el pensamiento. Ese Sr. X estará en breven debutando...
    Amigo, tu eres un tío que entiende la filosofía de este deporte como nadie. Sigue así...

    ResponderEliminar
  3. José Antonio, no tengo más remedio que felicitarte en doble sentido: por este artículo tan estupendo en el que has sabido captar y mostrar el ambiente vivido en el día de hoy y por esa gran carrera que has hecho a pesar de ese parón tras la maratón.

    Hoy has puesto en práctica la experiencia que tienes y has ido al ritmo adecuado para no sufrir y hacer un tiempo dignísimo.

    Por mi parte, agradecerte el que me "asustaras" por esta prueba ya que he ido un poco en plan reservón (aunque sufriendo un poco) esperando esas grandes cuestas finales que al final me pareció una simple tachuela.

    Un gran día del que lo único que lamento es que no estuviesen bien medidos los puntos kilométricos y el no haber podido cruzar unas palabras con Paco el compae ni Víctor, a los que no he llegado a ver.

    ResponderEliminar
  4. Grego, gracias por tus palabras, y es que hoy las sensaciones han sido de las que te hacen escribir hasta medio bien, jeje.
    Me alegro de haberte asustado, pero como te dije tu tienes una fisonomía idónea para esta carrera y la prueba está en el magnífico tiempo que has hecho para carrera tan dura y dado el estado de recuperación por el que atraviesas. Sin duda, eres un gran corredor.
    Pena de no haber podido hablar algo más. Al final, sólo nos vimos cuando nos disponiamos a recoger el rosco (de Loja). Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Un gran día que, para mí, es muy especial, además.

    Sí. Reencontrarse con el placer del correr sencillo y con tanta y tan buena gente. Un privilegio compartirlo.

    Me asustaba, tras la paliza de Sevilla, perder las ganas de correr. No fue así. Ni mucho menos.

    Gracias a tus reflexiones, que las siento propias.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego, ha sido muy bueno el tiempo de Rocio. Buen gesto cuando te ví casi detenido en la primera subida esperándola.
    Por cierto, muy buena la foto que nos ha mandado Grego, que ya ilustra este blog.

    ResponderEliminar
  7. una verdad como puños, hacer una maraton no hace que vueles en diez kilometros. Lástima que el final no pueidera ir a loja, y esa última cuesta que hace disfrutar sabiendo que es la última.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena por tu experiencia postmaratoniana. Como bien dices ahora a disfrutar y a plantearse nuevos objetivos. Comparto tu apunte acerca de este deporte que aunque individual, presenta espíritu de "equipo".saludos

    ResponderEliminar
  9. Es lo que tiene el paso de los años dándole a las zapatillas, cada vez nos recuperamos mejor de las palizas. Si me pongo a pensar yo también creo que he recuperado mejor despues de sevilla que tras mi primer maratón. A ver si esta progresión se mantiene así y salimos con buen sabor de boca de Málaga.
    Habra que ir pensando en esa media ¿no?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena, por tu nuevo concepto postmaratoniano.
    La llama del correr por placer la tienes en todo su explendor.
    Jose Antonio,... que lo disfrute.

    ResponderEliminar
  11. Reflexiones de una carrera; recordando esa otra gran carrera.

    Mucha la intensidad, bastante la ensencia y aun más las sensaciones que reflejas.
    Parece ser que el disfrute y el relax se impusieron decididamente a la competición y al estrés.

    Es la mejor forma de saber y querer correr.

    Saludos. Toni Sagrel.

    ResponderEliminar
  12. Y es que correr felizmente es el mejor remedio para todo. Mira que el maratón exprime, funde y aniquila. Pero nada, un par de semanas y a volver a soñar con zancadas. Enhorabuena por el disfrute, que siempre es lo más importante.
    A enfilar esa media de Málaga, que me perdí el pasado año (por una razón de peso). A ver si coincidimos todos y disfrutamos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Mario ¿ Qué paso ayer ? Me extrañó no verte en Loja.
    Paco, sínceramente te digo -ahora que has terminado tu primera maratón-, no hay nada mejor que descansar bien y comer bien al menos una semana. Te lo agradece el cuerpo y la mente.
    Amigo Antonio, yo creo que con la edad físicamente estamos peor pero contamos con más prudencia y cabeza, que es mejor que cualquier cosa. Ya estamos en Málaga...
    Pedro: Es curioso que en esto del correr siempre experimente uno nuevas sensaciones. Es una fuente inagotable de sensaciones. Esa es la virtud de este deporte.
    Toni: Con las sensacios aún presentes del maratón elaboré lo que decía después de correr en Loja ¿ Extraña simbiosis verdad ? Las cosas del correr.
    Javi: Espero que estés más recuperado. Ya hay que ir comenzando en Málaga. Loja ha sido un buen test.

    ResponderEliminar
  14. a MR.X con tan buen dia le buscaron la mañana agrado para él, asi que no puede acercarme, las carreras deben se a las 10 de la mañana para que a los Mr X puedan organizarse mejor.

    ResponderEliminar
  15. Es así como se disfruta del atletismo, ejemplar tu forma de vivir el correr. Un abrazo

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

LA VIDA BOHEMIA (Finlandia, 1992)

Si hablamos de cine finlandés, es probable que muchos no tengamos nada qué decir, pero distinto es hablar del cine finlandés de Kaurismäki...