viernes, 6 de febrero de 2009

ENTRENANDO, A PESAR DE TODO


Este entorno ha servido para cumplir el entrenamiento
esta tarde. FOTO DE LUIS MARTÍN.



Amigos-as, siguiendo con la iniciativa de esta especie de bitácora de entrenamiento maratoniano, me apetece contaros el entrenamiento de hoy y los planificados para el fin de semana - únicos días en los que he podido entrenar estas dos últimas semanas- así como anhelos, sensaciones, dudas...en fin toda esa onerosa carga que ha de arrastrar un modesto corredor que está a punto de afrontar su segunda maratón.
El escenario elegido hoy ha sido el Pantano del Cubillas.
Os aseguro que no me apetece nada pisar asfalto porque se están rebelando mis piernas y esos pequeños dolores están consiguiendo preocuparme. Quizá se deba a un excesivo contacto con el asfalto, pero lo cierto es que he rotado las cuatro zapatillas de las que dispongo y alterno y el dolor está apareciendo, incluso, con las más nuevas. Sin embargo, parece contenerse cuando calzo las Asics 2100.
De hecho, esta tarde he calzado por segunda vez -la primera vez que las calcé fue en la subida que hicimos al Castillo de Moclín- las Brooks que compramos Javi y yo en USA a través de Internet, y se ha reproducido de nuevo el dolor de los pies, porque he de especificar que el dolor está más centrado en pies que en piernas. Espero que no sea importante.

La tarde, en Granada, no era la más adecuada para correr y ni siquiera para salir, pero había que hacerlo. Así que como estaba previsto, salté el almuerzo, confiado en los efectos benéficos de la pizza tomada la noche anterior y enfilé hacia el Pantano del Cubillas, como decía.
Quiso el destino que nada más salir del coche para disponerme a correr, comenzara una copiosa nevada, que por suerte apenas duró unos minutos, pero comprendí que era el preludio de una tarde horrible. Dudé si sería buena idea comenzar el entrenamiento. Pero lo cierto es que no había más opción. Cuando sólo dispones de tres días semanales para entrenar, se convierte en un lujo renunciar a un entrenamiento.
Finalmente opté por la idea de rodear en dos ocasiones el Pantano, lo que ha supuesto un total de 21 kilómetros a un ritmo muy relajado, típico del propio de rodaje acumulativo, totalmente alejado de la calidad. El ritmo ha estado unos segundos por encima de cinco minutos el mil, pero también es cierto que la ruta no era totalmente llana.
A lo largo del trayecto, he sido testigo de copiosa nieve, lluvia, viento y frío, mucho frío; de manera que la pregunta: ¿Que hago aquí? , carecía de sentido en tales circunstancias. Sencillamente debía estar allí.
Ha sido un entrenamiento duro, pero la evolución aeróbica ha ido correctamente, aunque -como decía- el dolor de los pies apareció sobre el kilómetro 13 del recorrido.
Mañana no será prudente hacer muchos kilómetros, pero sí hay que hacer algunos.
La opción de correr en tierra no parece posible, así que buscaré la ruta más benigna posible, y no serán más de 12 kilómetros los que recorra.
Pero llegará el domingo, y será innegociable la tirada de 31 o 32 kilómetros. Creedme si os digo que no sé en qué condiciones estaré y si podré cumplirlo, pero en esta ocasión el querer nada tiene que ver con el deber.

12 comentarios:

  1. Yo estaba en la misma tesitura que tú. Hoy tenía que salir a moverme algo por tripas. La granizada hizo acto de presencia pero cuando me dispuse parece que se asustó y cesó. 6 miserables kilómetros que me parecen una barbaridad.

    Si miedo me da leer la barbaridad tuya de hoy, pánico siento por lo que tramas para el domingo.

    Suerte, que estás en racha.

    ResponderEliminar
  2. Greg, créeme si te digo que yo también siento pánico. Estoy sufriendo dolores importantes en los pies y no sé cómo acabaré esto. Pero la realidad es que tengo que estar bien para el 22 de febrero. Eso me mueve.
    A ver si va llegando tu mejoría, que hay que subir de nuevo a Moclín, jeje. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. esta semana ha sido dura el miercoles y el viernes tuve que cambiar el rodaje por el parque lagos por dos secciones de cinta en el gin de armilla por cierto es pesada y aburrida el domingo con 21 klm espero completar los 80 de la semana que ya va quedando menos para la cita de sevilla. saludos roberto

    ResponderEliminar
  4. Muy bien , sí señor, ese es el espíritu de aquel que va a tragarse 42 kms de una tacada. Entrenar, entrenar, donde sea, cuando sea. Créeme, que llevo un mes acumulando más de mil dolores en mil zonas distintas. Haces muy bien alternando zapatillas, yo también lo hago. Paciencia con las Brooks, que son durillas de domar, pero al final, tras casi 25o kms, parece que empezamos a llevarnos bien; son muy estables y fiables, la única pega es el talón, que es bajo para mi dolorido Aquiles, y supongo que para tu sóleo tampoco debe ser muy benigno, pero creo que es una zapatilla duradera que nos va a dar muy buenos entrenos.
    Hoy he bautizado en condiciones a las NB 1224, les he hecho sufrir 31 duros kms. Son una maravilla. Apúntalo, pues además tienen horma ancha, ideales para ti.

    Espero que nos veamos esta noche.ç
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Roberto, estamos cada vez más cerca de la gran cita. Con tu estrecho horario es totalmente lógico que debas acudir al gimnasio, si bien eso no es lo que nos gusta a los corredores. Mucho ánimo, y espero nos veamos antes de Sevilla, en Albolote, donde sí quiero correr. Saludos.

    Javi, habéis cumplido con lo prometido. Es lo lógico para tirada tan larga y después de tanto machaque, con media maratón incluído.
    Compruebo que estamos abonados al dolor, pero es lógico: queremos hacer 42 sin despeinarnos.
    La ruta de ayer fue sensacional, ya la conoces, pero en las condiciones de ayer era muy especial: solitaria, pérdida, en fín un aluvión de sensaciones...pero estaba allí luchando contra todo, que es lo importante. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Yo por eso salgo nada más volver de trabajar. Si me siento en el sofá... no me levanto.

    Si mañana completo los 30 Kms con Javi (Alter, anímate), esta semana me saldrán 90 kms.

    Desde luego, una cantidad respetable, aunque sin calidad alguna.

    ¡Vaya invierno llevamos! Pero bueno, lo que no mata, te hace más fuerte (si eludes la gripe, claro ;-)

    ResponderEliminar
  7. Buenas tiradas amigo, es así como se curte un maratoniano, kms y compartir las inclemencias del tiempo.
    Bas a bordar Sevilla, es bastante menos duras que el MAPOMA. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Desde luego que duro es esto del atletismo! que sacrificio de deporte y cuanto nos gustan las pequeñas recompensas. Jose Antonio,tu eres ya maratoniano y sabes de que hablo, mucho cuidado en esos rodajes largos, tranquilo y olvidate del ritmo, no te desgaste que tu maraton está a la vuelta de la esquina.saludos

    ResponderEliminar
  9. Si estoy listo a esa hora, te llamo.

    Paco M., espero que Sevilla no sea tan dura como Madrid. Me alivia que me lo diga todo un experto. Saludos amigo.

    Paco: Al primer maratón siempre vas con ingenuidad; al segundo sabiendo lo que te espera. Muy importante lo que comentas de ir contenido en las tiradas largas. Creo que el entrenamiento ya está más o menos hecho. Y veo que el tuyo también. Suerte.

    ResponderEliminar
  10. Muy bien hecho José Antonio. Hay que salir y hacer los Km, es doble entrenamiento, por un lado haces los Km y por otro acostumbras al cuerpo a correr en cualquier circunstancia, y eso es mucho en un maratón.

    Cuídate los pies, podría ser fascitis. Lo que puedes hacer es lo siguiente: con una pelota de pin-pon o similar date masajes en la planta del pie, al principio duele, pero es mano de santo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Seguiré tus sabios consejos amigo. Yo también me incllino por un principio de fascitis. Por tanto a masajear, que lo cura casi todo.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...