sábado, 31 de enero de 2009

HOMBRE EN EL BARRO


Actualmente entreno con cuatro pares de zapatillas. Y todas, excepto las Brooks, que son las más recientes, ya conocen lo que es travestirse con una capa marrón oscura y en ocasiones negruzca. Y es que el barro me persigue de una manera avasalladora en estos días.
Inicialmente conferí el título de "Asics Émbarras" a las 2100, por aquello de ser las más veteranas del grupo y las primeras que tuvieron ese honor, aunque son las que mejores sensaciones dan en cada pisada. Pero ocurre que hay que salir de nuevo a correr y las titulares se encuentran en el pabellón de reposo, desmaquillándose para mejor ocasión. De manera que es inevitable que debuten en este terreno sus hermanas mayores, las Asics Kayano y sus primas, muy lejanas, las Saucony Triump. Estos tres pares ya conocen lo que es penetrar sin piedad en charcos, hundirse sin remedio en barro, o sencillamente, lodo.
Porque no existe apenas un entrenamiento en el que no tenga que sufrir esos barros del ayer, que serán los lodos de hoy.

Esta tarde de sábado era muy desapacible para correr y mi horario de entrenamiento no está siendo del todo ortodoxo. Pero a estas alturas uno que es corredor, ya no se plantea mirar al cielo ni al suelo, porque estando de lleno en este menester preparatorio, no hay otra que salir, acumular kilómetros, sin plantear otras cuestiones ni avanzar en otras pesquisas.
Si ayer fueron 13 los kilómetros hechos, con más chispa, al ser una distancia menor, hoy la idea era llevar a cabo 25.

EL BARRO COMO ALIADO

Lo negativo de las tiradas kilométricas son dos cosas básicas: es conveniente alejarse con frecuencia del asfalto, muy agresivo para los miembros inferiores, lumbares y espalda; en consecuencia, ello implica buscar caminos de tierra, mucho menos agresivos. Pero está el barro.
Estamos atravesando un periodo de lluvias y los caminos no evacúan con la rapidez deseada. Si además, se da la circunstancia que pasan vehículos - tractores mayormente - y hay abiertas determinadas obras de canalización o paso del AVE por la Vega de Pinos Puente, el resultado es encontrar zonas totalmente impracticables.
Decía el otro día que localicé barro en el flequillo, y es cierto; de hecho, hoy lo he localizado cerca del hombro derecho, y la malla negra ha competido esta tarde con otro color: un marrón negruzco.
Es normal que eso sea molesto, pero si el camino es un sólo charco de nada servirá ir esquivándolos. Muchos afirmarán que se disfruta como un chiquillo, pero no, es molesto, porque el agua entra hasta convivir con el pie y la percepción es desagradable, aunque hay que continuar moviendo las piernas.
Así que no he tenido otra opción que dejar el entrenamiento en 21 kilómetros, hechos a cinco minutos el mil, si bien lo previsto inicialmente era hacer 25.

Cuando salía esta tarde a las cinco menos cuarto, supe desde el primer kilómetro que no sentía buenas sensaciones: la respiración no era sosegada y me faltaba un punto de energía. Para colmo, comenzaron a caer grandes gotas que pronto se tornaron en pequeños granizos. No fue más de tres o cuatro minutos, pero a la vez el frío era muy intenso.
Esas sensaciones malas quería combatirlas con sorbos breves al "Camelback", que contenía casi un litro de isotónico, pero pronto advertí que probablemente iba muy rápido y no había recuperado como creía tras los 13 kilómetros fuertes de ayer: sencillamente la mente memorizó el mismo ritmo de la tarde anterior y eso pude percibirlo en el kilómetro siete, donde reparé que rodaba a 4,35 el mil. La solución: bajar el ritmo. Eso posibilitó que las sensaciones fueran mejores y la respiración más regular.
No obstante, ese punto de fuerza de ayer hoy seguía completamente desaparecido, y la subida larga, pero no dura, de Zujaira poco iba a contribuir a la recuperación de esas sensaciones, que no llegaron del todo, pero ya no eran tan malas a la salida de Casanueva, en el kilómetro trece del recorrido.
Hasta entonces, aún no había sufrido en exceso el barro porque no había llegado el camino. Pero llegó a partir de Ánzola, faltando 8 kilómetros para completar el entrenamiento.
Comenzó de la manera más cruel: el pequeño vado de Ánzola se vio sorprendido por el pequeño desbordamiento del río Cubillas y no era posible ver la profundidad que en ese momento se alcanzaba. Probablemente no fuera mucha, pero cauto inicié un ejercicio de acrobacia por un "macho" orillado. Finalmente no hubo otra opción que arrojarme a ese pequeño río provisional, pero ya sí, percibiendo el fondo.
Con las zapatillas técnicas contamos con una ventaja: la configuración y el tejido de rejilla provocan un secado rápido. Ese baño las dejaron limpidas, pero enseguida llegó el barro, que no desapareció en los 8 últimos kilómetros.
La tarde ahora era más desapacible, pero ya hacía rato que me había desprovisto de guantes y gorro de lana. Me seguía faltando ese punto de fuerza y por eso necesitaba que el frío ahora fuera percibido por el rostro, pero el barro ralentizaba y carga las piernas.
Y para colmo, realmente, hoy me encontraba algo cansado.


14 comentarios:

  1. si queremos llegar a la maraton con u minimo de garantias hayque acumular kilometros y algunas semanas cuesta trabajo llegar al tope sobre todo por la abversa climatologia que estamos sufriendo este año. mañana (hoy ya ) nos veremos en armilla saludos roberto

    ResponderEliminar
  2. Lo de las zapas barrosas me ha hecho mucha gracia, je, je. Cuando la cosa se pone complicada nos empecinamos en complicarnos la vida. Si te hundes en el barro, busca otras alternativas más sencillas: en Joaquina Eguaras tienes tierra que no se embarra y además está cerca de tu casa.

    Pero claro, eso sería fácil. Cómo nos complicamos. A ti te gusta la vega y si no vas por ella no te sientes libre, aunque seas preso del barro.

    Buen entreno.

    ResponderEliminar
  3. Y es que correr o pasear por los caminos de la vega, no tiene precio.

    De vez en cuando, embadurnarse un poco tampoco sienta demasiado mal. El barro dicen que hasta saludable ¿ es posible ?

    Saludos republicanos. Toni Sagrel.

    ResponderEliminar
  4. Roberto te he visto muy sobrado en la llegada hoy en Armilla. Tienes el maraSevilla en el bolsillo. Saludos.

    Grego, entre las muchas virtudes que tiene, la Vega te permite tiradas infinitas sin apenas volver por los mismos lugares. Reconozco que no me gusta mucho Joaquina Eguaras, pero además hacer más veinte kilómetros en un circuito de 3 y algo deber ser tortuoso. Sin embargo vá bien para entrenor cortos y rápidos. Espero que vaya mejor esa rodilla.

    Jaja, muy saludable Toni. Incluso hay tratamientos caros de este producto en los Spa. En la Vega es gratis y lo hay raudales.
    Saludos republicanos amigo.

    ResponderEliminar
  5. Jose Antonio, está claro que estos entrenos en estas condiciones son los que nos hacen grandes! bueno...lo peor de todo es que no ganamos para comprar tanta zapatilla....
    Por fin te enlazo en el blog. Cambie Diario de un Corredor y aun no habia puesto el nuevo espacio! Saludos y a seguir machacandose en el barro!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Paco.
    Como se suele decir: si sufrimos en el entrenamiento, sufriremos menos en la competición. Estamos en la cuenta atrás. Ánimo.

    ResponderEliminar
  7. José Antonio ¿estás entrenado para un cross o para un maratón? A mi una vez por pisar en un barrizal casi pierdo una zapatilla, se quedo clavada en el barro.
    Todavía hoy me duelen hasta las cejas.

    ResponderEliminar
  8. Está claro que sin en estos días se quiere mantener el ritmo de entrenos, no queda más remedio que mojarse, y desde luego para evitar la dureza del asfalto sobre nuestros cuerpos, sin duda hay que "aterrizar en el barro"
    Hace unos días bjé en bici desde la Inmaculada hasta Fuente Vaqueros, y al entrar en el bloque, el portero me preguntaba si había dejado algo de barro en el camino, pues a mí no se me veía el color de la ropa que vestía y la bici pesaba algunos kilos más que cuando salió de casa.
    Para mí supone regresar a la infancia, cuando chapoteábamos en el barro, sabiendo lo que nos esperaba al llegar a casa y ser conducidos por una oreja hasta la bañera.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Amigos, uno va con cuidado por los primeros charcos, pero llega un momento que ya da igual: hay que seguir corriendo.
    Antonio, ¿ más recuperado ?
    Abel, compartimos caminos similares y ambos podemos ratificar el estado de esos caminos..pero hay que correr ¡ qué remedio !

    ResponderEliminar
  10. Barro, agua y lo que haya, si esperamos a que el tiempo nos de tregua, es que no corremos ni un miserable km. Son esas circunstancias adversas las que nos hacen más fuertes, sin duda. A seguir corriendo!!!

    ResponderEliminar
  11. Es lo que me dije: si tuviera que esperar...ya no podré salir hasta el viernes, pero ya no pararé en todo el fín de semana.

    ResponderEliminar
  12. Es que vaya añito que llevamos. Ayer llegué roto acasa tras los 25 kms. Hoy descansé. Uf. Yo con terminar la maratón, seré feliz. Me da igual el tiempo. Pero tanto sufrimiento...

    ResponderEliminar
  13. Sí, un año intenso. Pareciera que la Ragua fue ayer y mira si llevamos ya kilómetros.
    Mala suerte la mía: en estas dos semanas claves -la anterior y ésta- sólo puedeo entrenar viernes, sábado y domingo y, claro, nunca llego a los kilómetros necesarios y acabo fundido. Qué se va a hacer.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...