jueves, 30 de octubre de 2008

LA FILA


Ocho y cuarto de la mañana. Junto a los jardines del Triunfo, en el centro de Granada, observo un grupo numeroso de personas en fila, extraño desde luego a esa hora de la mañana, en la que suele ser habitual ver a la gente ir a toda pastilla a sus puestos de trabajo o lugar de estudio. Estarán dando algo, pensé. Y, efectivamente, un periódico gratuito, 20 minutos, repartía junto al ejemplar diario un nosequé de chicles en promoción. Y allí estaban pacientes, esperando su turno, atosigando a la chica que reparte los periodicos, que no daba abasto, allí estaban, decía, desde amas de casa hasta ejecutivos engominados y con cartera en mano. Sorteé la fila y seguí de largo, pero seguí pensando en lo que había contemplado cuando enfilaba Gran Vía, en dirección a mi oficina.
Pensaba que la mayoría de esas personas que esperaban allí pacientemente hacen invariablemente dos cosas todas las mañanas. Primera, no perder ni un minuto para recoger el periódico gratuito - y de ahí la pericia de los repartidores en entregar cientos de ellos en poco rato-. Segundo, ir abriéndose camino a empellones por la calle, en el autobús, o en alguna cola de un organismo oficial. Y sin embargo, allí estaban, pacientes, esperando que les entregaran un bolsa de chicles que probablemente en el mercado no llegué a un euro. Y pensaba también que así somos de ruines al mismo tiempo que borregos. En esas circunstancias quienes estaban en la cola habían derogado toda la prisa que habitualmente llevan por la mañana. Suelen utilizar formas bruscas si el chico o la chica de la cafetería tarda cinco segundos en servirles el café o se violentan con el chófer del autobús de línea si se entretiene con una maniobra que no consideran necesaria, pero tratándose de recibir algo gratuito -de valor nimio- todo se deroga.
Por tanto, hablamos también de borreguismo. Probablemente muchas de esas personas que estaban allí en fila, se detuvieron porque había gente que se detenía. Observaban que entregaban algo gratis y decidieron aguantar. La espera, para ellos, estaba justificada. Otra cuestión distinta es que esos cinco o diez minutos perdidos alguien deba pagarlos a lo largo de la mañana.

13 comentarios:

  1. Qué barbaridad. La tierra del chavico. De verdad. Si algún día reparten mierda, pero gratis, habrá una cola de gente esperando su ración.

    Tremenda entrada. Así hacen con nosotros lo que quieren, Alter.

    Qué pena.

    Mañana hablamos de Atarfe. Que aún no sé qué haré.

    ResponderEliminar
  2. Curioso lo que cuentas, a mí me ha venido a la memoria y basándome en lo tuyo el borreguismo pero de los lunes.

    Hablo por experiencia laboral, el lunes más de cien persona, mañana viernes y no exagero puede que no lleguen ni a cinco.

    ResponderEliminar
  3. Sí, Alter es lamentable. Y hasta triste.
    Mañana hablamos sobre Atarfe.

    Jesus, ese es otro fenómeno: cómo decae el ritmo el viernes ¿qué ocurrirá ?. Pareviera que el lunes se acabara el mundo, pero el viernes vuelve a reinventarse.

    ResponderEliminar
  4. Ademas de verdad, LA TIERRA DEL CHAVICO, y juntado al deporte nacional, LA ENVIDIA, estamos en un pais de inutiles, eso nos consideran y somos. Seguro que esa gente esta muy desocupada y luego como bien dices es capaz de echarle el dia por alto a cualquier trabajador por no atenderle de forma agilizada. Que poca consideracion tenemos y que poco respeto nos queda hacia los demas. ¿Hasta donde vamos a aguantar?

    ResponderEliminar
  5. Estas cosas me entristece mucho-bastante. No se en que país estamos, pero es lamentable las colas del INEM, de gentes buscando su ración de verdura, que ayer en Granada daban gratis por protesta y ahora lo que cuentas...
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. No hay que subestimar el poder del efecto borrego, a la gente no le gusta pensar o le gusta muy poco por lo tanto si ven que todo el mundo está en una cola pues hallá van ellos ya sea para recibir su ración de mierda, como bien apuntaba Jesus, o para probar el último laxante marca acme. Lo peor o mejor, según se mire, es que con todo esto nos damos cuenta de la sociedad que estamos creando, una pena vamos.

    ResponderEliminar
  7. Comi bien dice un sabio amigo mío de Cádiz, con mucho arte: "Si es gratis......cueste lo que cueste"
    Estas son las actitudes que me abominan, y la palabra que me viene a la cabeza, es "perrilleros", empleada por mi madre para este tipo de situaciones.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Estimado José Antonio:

    Llevo toda mi vida guardando y aguantando filas e hileras. La fortuna (o el infortunio) es que durante un tiempo fui un insubordinado, y por ello, recibí y he recibido muchísimos cocotazos.

    Recuerdo en mi época de milicia como, por culpa de una "fila" (y por criticar -en privado- al Rey y a Franco) me "enfilaron".
    Curiosamente, los mismos que "afilaron" sus ojos contra mí, fueron los que más tarde venderían la Patria (España) a un mercader de petróleo (Bush) y por supuesto, al diablo.

    Hablaré más adelante de Sofía y sus pseudo-rectificaciones. Sus FALSAS palabras me suenan a Titanic y a salvavidas.

    Abrazos republicanos.
    Toni (Alfa79)

    ResponderEliminar
  9. Je je. Hombre, a lo mejor daban algo más. Tenías que haber guardado tu turno a ver si merecía la pena. Además, lógico, ¿no estamos en crisis? Como dice Abel, lo gratis... cueste lo que cueste, jeje.
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Por lo que leo en vuestros estupendos comentarios (gracías), a todos estas conductas nos ponen enfermos, aunque en ocasiones nosotros hayamos sido los protagonistas - yo el primero -, pero con el paso del tiempo uno comienza a valorar otras cosas e se intenta - no digo que se consiga- que lo que vemos ridículo en nuestros semejantes, intentar no caer en ese mismo ridículo nosotros.
    Lo gratis lo perseguimos todos, no nos engañemos, pero como bien dice el sabio amigo de Abel.."si es gratis...cueste lo que cueste". Todo está en la medida.

    Y tu lo sabes Daniel, que estás en contacto directo con el público. Bienvenido a este blog. Espero seguir contando con tus opiniones.

    Paco, curiosamente también ayer hubo cola en Granada para recoger la ración de verdura. A lo mejor en esa me hubiera parado jeje. Saludos.

    Onio, la sociedad que hemos creado, por desgracia. Ahora, aprovechando la crisis, deberiamos deconstruir, como diría Ferran Adriá.

    Abel, muy sabias las palabras -ya lo he dicho- de tu amigo gaditano y las de tu madre.

    Alfa, todos hemos hecho cola, casi siempre obligados, pero me avergüenzan, sinceramente.
    Lo de la reina merecerá un post, donde daré una opinión jurídica y otra personal, claro.

    Javi, en eso mismo pensé yo, en la crisis. Pero aún así, es bastante exponencial de lo que realmente somos, en general, claro.

    ResponderEliminar
  11. Y es que la dichosa fila me recuerda aquella otra ... del 20-N de 1975.
    ¿ Te acuerdas ?
    Quienes vivimos aquello por la tele y en b/n no podremos olvidarlo tan fácilmente.

    Un abrazo republicano. Alfa79

    ResponderEliminar
  12. Toni, de aquella, me acuerdo de las primeras teles en color con el careto de Franco en su ataúd y de que no hubo escuela. Saludos republicanos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...