lunes, 27 de octubre de 2008

CAPITALISMO HERIDO


Ese es el título del artículo que hoy publicamos en el diario Ideal. Pero no acabá ahí la cosa. La fortuna, o tal vez la intuición, ha querido que mi querido Alter, Jesús, y yo compartamos páginas, escribiendo sobre asuntos muy parecidos: la crisis, la probeza, el derrumbe del capitalismo..Por tanto, doblemente satisfechos. Me temo que lo de Álter está más que justificado con esta coincidencia: casi una página de opinión para ambos. Eso está bien.
Es posible leer ambos en la dirección electrónica pinchando en Jesús o en José Antonio. No obstante, a continuación reproduzco por completo mi artículo Capitalismo herido, para que sirva de materia a vuestros siempre ilusionantes comentarios:


Lo han dicho los líderes europeos: hay que refundar el capitalismo, que es una forma de decir que este modelo ya no sirve, pero sin atreverse a plasmar otro concepto.
Si la caída del Muro de Berlín representó el símbolo de la liquidación de todo un régimen político y económico, que aglutinaba a buena parte de países, muchos de los cuales hoy forman parte de la Unión Europea, con la hecatombe de los mercados financieros y la crisis económica cae todo un régimen económico y, probablemente, político.
Tal vez sea aún pronto para sacar consecuencias de lo que está ocurriendo con el capitalismo en el mundo, pero ya van surgiendo algunos datos, siendo uno de ellos, la avaricia y otro la falta de control de los estados. Si el estado no cumple con su principal papel de guardián a pocos asuntos más se puede dedicar, siendo la consecuencia de ello que el ciudadano se queda –de nuevo- más indefenso que nunca.
Es probable que también en estos asuntos económicos haya que buscar posturas eclécticas. El sistema socialista soviético y el de los países satélites se demostró fallido por la total intervención del estado, hasta el punto de anular completamente al individuo, y el sistema capitalista más feroz ha buscado todo lo contrario: dejar al individuo al socaire del carnívoro sistema.
Visto lo que está ocurriendo, es curioso que algunos de los gobiernos con una inclinación ideológica liberal opten por nacionalizar una parte de la banca, función asignada históricamente a las economías socialistas. Lógicamente, se han apresurado a decir que no se trata de medidas socialistas, aunque por similitud y estrategia están muy cerca de ellas.
Los sistemas políticos y económicos son ficciones que se basan principalmente en las ideas. Algunas ideas plasmadas en la realidad no han resultado coherentes, al tiempo que determinadas prácticas no obedecen a ideas previas. Tal vez haya ocurrido algo de esto último, porque no es creíble que las ideas liberalizadores hayan previsto el hipotético desplome del sistema capitalista, que es su mejor argumento.
Sea como fuere los estados ya han tomado buena nota sobre su papel fundamental. Fallido ha sido el intento de muchos países capitalistas de dejar hacer, buscando la autorregulación de la economía, sin intervención pública. Está claro que ese principio de no intervención ha convertido a millones de personas en descomunalmente avariciosas y a un número aún superior en pobres como ratas. A los primeros no les importaba ya la cantidad de dinero que se pudiera obtener fácilmente, sino comprobar cómo se podía ganar todo lo que se quisiera afilando la codicia, sin trabas estatales ni la más mínima carga de conciencia ante el atroz empobrecimiento de sus semejantes.
Pero ahora todo ese esquema siniestro parece superado, sin embargo ¿qué harán los estados a partir de ahora? En principio, no parecen estar dispuestos a que esa opción neoliberal se vuelva a repetir, si bien tampoco nadie se abrazará a un régimen socialista. Pero visto lo visto, no tendrán más opción que ser interventores en mayor o menor grado; de hecho ya están dando los primeros pasos por medio de la participación en grandes bancos semihundidos o bien nacionalizando medios financieros, como es el caso de Argentina. No obstante, está por ver qué ocurrirá con el ciudadano ante este cambio de orientación en las políticas estatales. Probablemente volverá a salir perdiendo. Como siempre.

17 comentarios:

  1. Alter, yo soy pesimista. Creo que el sistema se va a darwinizar. Perdón por el palabro. Los que vivan a la crisis se creerán con derecho divino a endurecer las condiciones y a obtener más beneficios.

    Esta Crisis es la tormenta perfecta del neoliberalismo más atroz: en épocas de vacas gordas, nos forramos. Y exprimimos sus ubres, como bien ilustra tu dibujo, que ponemos a la vaca al borde de la muerte. Entonces le pedimos a Papá Estado que nos la cuide, le de forraje, la cure del maltrato al que la hemos sometido... ¡¡¡¡¡ y nos la devuelva para que sigamos sacándole la leche!!!

    No.

    Esto no terminará bien...

    ResponderEliminar
  2. Preciosa coincidiencia, amigo mío. Me gustó. Mucho, vernos ahí, juntos, en la misma página.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es cierto, Alter, a veces un piensa que todo es como en aquella película de Mel Gibson, llamada Conspiración o algo así. Todo estaba pensado y bien pensado, aunque parezca casualidad. Para colmo, en otro aspecto, el medioambiental, fíjate en las paridas del gran hombre Aznar. Existe una manipulación atroz. Mientras podamos, desde esta tribuna aportaremos modestamente, al menos, lo que pensamos.
    Y, como te decía, hoy desde que me envíaste el SMS, abrir la página segunda de Opinión y vernos en una línea muy similar, ha sido impresionante. Una bonita experiencia.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena a ambos por esa gran coincidencia. Lamentablemente el tema que nos atañe y que bien argumentáis no tiene, en mi opinión, más que una tremenda conclusión: cambie lo que cambie, el ciudadano medio será el que más lo note, y me temo que a peor. Yo también soy pesimista al respecto. Como siempre. Ahora bien, eso del intervencionismo estatal en los bancos impulsado por Gordon Brown me sorprendió gratamente.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Sí, Javi, yo tampoco me estoy oliendo nada optimista. De ese el gran gurú actual de la economía, un economista turco, que enseña en New York, dice que no cabe duda que todo esto lo paga el contribyente, si es que cuando los sinvergüenzas conspiran y además les avalan nuestros gobiernos o son ellos mismos, poco se puede hacer. Esa coincidencia nos han gustado sobremanera.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen artículo José Antonio, pero creo, y es mi opinión, que vas más allá de la realidad. Es verdad que se va a proceder a una revisión del sistema, pero esto no es nada nuevo, quizás la intención sea mandar un mensaje que disipe miedos. Durante la época de Rosselvelt (el segundo Theodore) y su new deal se produjo una revisión mucho más profunda del sistema de lo que creo que se vaya ha hacer hoy día, pues si apreciamos, lo único que se está haciendo en EEUU es inyectar liquidez y adquirir algunas empresas, pero nada de grandes acuerdos con todos lo sectores como antes. Otro ejemplo fueron las nacionalizaciones masivas de la segunda guerra mundial que se llevaron a cabo en UK, nada al lado de lo de Gordon Brown. Aquello sucedió a una época de liberalismo y precedió al neoliberalismo Teacher-Reagan

    Hay que tener en cuenta que el sistema ha fallado, que necesita de retoques, y que estos van a ser cosmeticos al fin y al cabo. Pero no nos engañemos, esto es una fase, dentro de unos años volverán los vientos neoneoliberales y, aunque incorporando las enseñanzas de estas fechas, volveremos al retraimiento del Estado. No olvidemos de que el sistema capitalista es el que da sentido al mundo de hoy día y que nunca, repito nunca, en la historia, el ser humano ha sido tan rico como hoy día, a pesar de las desigualdades. Así que me mantengo en mi opinión de que la llamada refundación del capitalismo no es más que una forma de traer calma a los mercados y a los consumidores, a nosotros, piedra angular del sistema.

    Ahora bién puestos a preocuparnos por lo que pueda cambiar nuestro mundo existen amenazas nada desdeñables, energía, medio ambiente, etc.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hay un sentimiento muy pesimista generalizado pero me ha gustado el comentario de Antonio poniendo en perspectiva el problema y llamando la atención sobre otros peligros cercanos e importantes.

    Viví un año en USA y me llamó la atención la confianza de la gente en el sistema capitalista, apostando su jubilación en inversiones en fondos y en bolsa para asegurarse una jubilación decente. Como eso se vaya al traste se caerá el modelo americano.
    En España y Europa en general la mentalidad creo que es algo distinta. En países como Dinamarca o Suecia he visto las políticas sociales más avanzadas que hubiese imaginado.
    En definitiva, creo que la repercusión de la crisis para el ciudadano medio será muy grave en USA pero no tanto (espero) en Europa. Eso sí, me declaro un ignorante total en todos estos asuntos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Capitalismo sepultado por sus propios billetes. Enterrado por la sangre vertida a su costa.
    ¡ Asco de materia !

    Aunque -además- y para mí, la peor pobreza es la del espíritu, la de la falta de dignidad, la del ocultamiento, la de la cobardía, la del silencio voluntario.

    Muy buen artículo José Antonio.

    Salud republicana. Alfa79 (Toni)

    ResponderEliminar
  9. Antonio, hombre, lo de 1929 fue más estrepitoso que la situación actual, no compares el intervencionismo actual con el de Roosvelt (por cierto, no fue Theodore, sino Franklin Delano). El neoliberalismo actual tampoco es comparable con el de la época Reagan- Thatcher, en mi opinión; éste es más despiadado, más descabellado, más rapaz. Ahora, como matiza J. Lens en su artículo, aún no se han tirado por los rascacielos...
    Eso sí, de acuerdo en que esto es cosmética para la situación, que por supuesto, en cuanto se pase la vorágine, volverá a ser igual.
    SALUDOS

    ResponderEliminar
  10. Efectivamente Javi llevas razón, andaba leyendo algo de los rough riders y de ahí la confusión de presidentes.

    El capitalismo de hoy, es el modelo implantado por Teacher-Reagan, ya sabes aquellas aguas trajeron estos lodos, y aunque es cierto que contribuyó a relanzar la economía, ha demostrado algunas carencias, pero no creo que exita nigún sustituto válido. No confundamos ciertas tendencias utópicas con la realidad.

    Lo de tirarse por los rascacielos, pues no sé que decirte ¿recuerdas los japoneses hace unos años? parecían frutas maduras. Quizás si los americanos no se tiran, hoy día, es por que han perdido el honor y les da igual haber hundido sus empresas, o porque han negociado su salida o porque papa estado ha acudido al recate, o quizás sea por todo esto.

    Ya veremos qué sale de todo esto, pero no creo que haya que lanzarse a las calles al grito del sistema se hunde, qué malos que son. Mirad a vuestro alrededor y que lance la priedra el primeo que no se beneficie del sistema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Amigos, totalmente enriquecedores vuestros comentarios, que me han aportado mucho. No distamos mucho en cuanto a cómo vemos las cosas. Pero la realidad, la interpretemos como la interpretemos es que algo está cambiando. Y sí, estoy de acuerdo con Javi en que existe un liberalismo jamás visto. De aquellos barros estos lodos. El estado, en general, - los estados- han mirado hacia otra parte en los últimos años y han pasado del ciudadano y los mercados financieros y de capitales se han inflado de forma irreal. Leí hace poco un informe de un economista prestigioso que afirmaba que toda la burbuja ha sido virtual: expestativas de ganancias que no existen en la realidad e inversiones virtuales. Probablemente toda esta crisis o pretendida crisis sirva para ajustar el mercado a lo real y no a lo virtual. Pero me gustaria señalar no obstante, el comentario de Alfa, es muy necesario que exista sensatez y que los valores sean más humanos ante tanta rapacidad material. Que cambien un poco los valores, por favor. Que aquella frase hobbesiana de "el hombre lobo para el hombre", pierda vigencia ¿será eso posible? No apostaría un duro por ello.

    ResponderEliminar
  12. Ese lema de Hobbes es el que más me ha calado de mis tiempos en que estudiaba filosofía en COU. La profesora nos metía la materia con calzador, a base de empollar sin comprender nada. Pero de Hobbes me quedó clara una realidad: la historia prueba que el hombre ha sido siempre un lobo para el hombre. Aunque claro, las civilizaciones han ido mejorando, pero a la par de la rapacidad y los valores más deshumanizados.
    Lo tengo claro: es mi visión de la vida.

    ResponderEliminar
  13. Mi tradición filosífica política se enlaza más con Locke y Rosseau, el estado debe mantenerse espectante y sólo intervenir cuando sea necesario, ya sabeis aquello del laissez faire, laissez passer. Aunque lo matizaré, pues entiendo que ya Keynes acotó positivamente esos principios. Pero a pesar de todo sigo defendiendo el liberalismo, pues es el que más riqueza ha creado, a pesar de sus fallos.

    ResponderEliminar
  14. El liberalismo como ideología podría tener su fundamento, sin embargo, lo ocurrido en los últimos años, creo, ha sido distinto. El intervencionismo estatal podrá apoyarse o no, pero no es de recibo que las normas financieras no hayan servido para que la desvergüenza haya sido la nota predominante. Saqueos, fraudes, paraisos físcales ¿es todo esto liberalismo ideológico? En mi opinión, no. Lo que ocurre es que ha habido determinados líderes como Bush y sus vulcanos que han favorecido todo ese tinglado porque ellos mismos y sus amigos salían benificiados, y una Europa que ha estado más pendiente en crear burocracia que controles. Decisivamente el Estado debe ser ahora más interventor, sin que eso signifique que deba de socializar costes.

    ResponderEliminar
  15. En modesta opinión, aqui se ataca al liberalismo, cuando su práctica no ha sido real, el individuo en busca de su bien contribuye al de los demas (así lo entiendo), y es el intervencionismo lo que más fracasa (quizas por que el estado es de todos y no me tca mi pan de cada día), ahi está ese viejo comunismo que se esconde en cuba o en venezuela. Ciero es que hemos ido al contrato de la opcion de un futuro sobre un indexado del tipo interes (que es eso?) olvidando que el trueque son huevos por tomates.

    ResponderEliminar
  16. Mario, yo creo que hay buscar modelos eclécticos. Falló el sistema socialista y ha fallado el sistema capitalista, tal y como está concebido. Probablemente el capitalismo seguirá subsistiendo, pero a partir de ahora nada será igual. Creo yo.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...