miércoles, 1 de octubre de 2008

ALMA MUSICAL DURA


Actual composición de Judas Priest

Corría 1995 cuando circunstancias casuales me introdujeron en un género de música que hasta ese momento apenas conocía. Se trata del rock más duro, el llamdo Heavy. Quien me conoce podría sufrir un ataque de risa si le dijeran que mi aspecto es Heavy, es decir al estilo de tener pelo cubriendo la espalda y vestimenta raída rigurosamente negra, además de todo un rosario de cadenas, chinchetas y demás parafernalia que acompaña a los amantes de este género musical. Para colmo, ni frecuento chiringuitos irrespirables, ni trasnocho habitualmente, ni fumo, ni bebo, y para colmo corro. Podría tener algún punto de conexión con estas tribus en cuanto al amor a la cerveza, pero poco más en lo que se refiere a exteriorización de hábitos, costumbres o vestimenta. Sin embargo, mi espíritu si está muy cerca de esa concepción de la vida, pues me gustan los ritmos duros, la puesta en escena de grupos adscritos a este género musical, y muchos conceptos e ideas que tengo sobre el mundo en el que vivimos están muy cerca de la concepción del mundo que tienen quienes disfrutan con estos ritmos, que para nada consisten en solamente ruido. De hecho, a mí el ruido no me gusta. Es más me irrita.
No es una música que en absoluto me aburra, es más, me suele acompañar en el Ipod cuando voy en autobús o, incluso, cuando corro, o en este justo momento en el que tecleo esta entrada.
Esa afición, decía, viene de 1995. Por entonces yo era el recién nombrado Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Pinos Puente y como responsables de las fiestas de la localidad, para escapar algo de la "moñiquería" de los tópicos y típicos eventos de cualquier fiesta de pueblo, fijé mi concentración en todo ese vasto grupo de ciudadanos que no participan de la programación en estos días. Había aptos múltiples para mayores, para niños o para deportistas, pero un minoritario sector de población apenas tenía dónde acudir. Así que con la valiosa colaboración de jóvenes de la localidad, amantes del Heavy Metal, montamos lo que años más tarde fue conocido internacionalmente como el Piorno Rock. En aquella primera ocasión no estaba muy definida la linea musical de todos los grupos que actuaron en el Campo de Fútbol, pero sí me aseguré que asistiera uno de los míticos grupos españoles del género: Ñu. Y todo fue un éxito, de manera que cada año organizábamos el evento, definiendo cada vez más el estilo. Pasaron por Pinos Puente, Barón Rojo, Saratoga, Obus, un aún poco conocido Mago de Oz, Tierra Santa, Avalanch, Porretas, Hamtlet...es decir, lo más importante que existía en ese momento en el Estado. Años después el festival obtuvo la colaboración de una importante agencia del género y comenzaron a desfilar por el pueblo los mejores grupos europeos y algún otro del otro lado del charco : After Forever, Stratovarius, Gamma Ray, Children of Bodom, In Extremo, Kreator...lo mejor de lo mejor. Y cada año mi acervo musical era más elevado hasta el punto que por mi cuenta buscaba la música y la información sobre estos grupos y otros. Y así ha sido hasta hoy.
Reconozco que cuando dispongo de tiempo, una de mis pasiones consiste en buscar el sonido de nuevos grupos e información sobre ellos. Por ejemplo, hace unos días, con la ayuda inestimable de Internet comprobaba a través de Youtube grupos de subgéneros como el Folkmetal o el Trahs Metal, sin descartar introducirme en el Black Metal, que me interesa menos, o el Power Metal, por poner unos cuantos ejemplos. De esa labor investigadora descubrí muchos grupos nórdicos, muy dados a ritmos metálicos fuertes claramente mezclados con tradiciones folclóricas de sus sinuosas tierras, casos de Moonsorrow, Falkenbach, Turisas, Ensiferum, Storm, Mithodym, o la derivación de metal de raíces celtas a cargo de Cruachan, Aesdana, Eluveltie, Heol Telwen o los italianos Folkstone. Y, como siempre, vuelvo a la fuerza y la pureza del Thrash Metal de la mano de Metalica -principalmente su Master of Puppets- o al Power Metal de la mano de Iron Maiden, del que siempre que puedo escucho su mítica Fear of the Dark. Curiosamente en esa búsqueda no había reparado mucho en la carrera musical de Judas Priest, hasta que cayó en mis manos su doble "Nostradamus", que es un delicioso trabajo, liderado de nuevo por su vocalista Rob Halford.

13 comentarios:

  1. Desconocía que tu fueses el impulsor de un festival heavy como el "Piorno Rock", pero todas estas iniciativas son sensacionales. Sin duda.
    Coincido contigo en que no tengo pinta de "heavy" (aunque hace un año casi llegué a parecerme a uno de ellos -pelo largo y barba poblada-). Tampoco fumo, sólo bebo cerveza y hago vida -más o menos- sana, pero la música heavy siempre me llamó bastante la atención. Baron Rojo, Leño, Scorpion, AC/DC son algunos de los grupos que más escuché y disfruté en mi época juvenil.

    De todas formas, todos estos festivales y fomentar cualquier tipo de música entre nuestros jóvenes, siempre será un gran acto de agradecimiento y cultura.

    Saludos republicanos. Alfa79

    ResponderEliminar
  2. Buenas bandas las que nombras, amigo. Pero ya sabes que pienso que lamentablemente el rock cada vez tiene más etiquetas, lo cual ya casi me irrita. Hay bandas imposibles de clasificar o etiquetar. Sí es cierto que ante tantos estilos y tantas bandas algo hay que hacer para sistematizarlos, pero la labor se pone dura cuando te enfrentas a grupos que mezclan la new-wave de los 80 con toque siniestros, aderezados con metal fresco y vanguardista, al tiempo que la voz podría tener reminiscencias del malogrado Kurt Cobain, o incluso de Sisters of Mercy. Resultado: ENd of Green. Dime algo, que aún no me has comentado qué te parecen.
    El recopilatorio de Doom está ya listo para ser entregado. Prepárate para sumergirte en la oscuridad más absoluta.
    SALUDOS

    ResponderEliminar
  3. Un macrofestival que tuve el honor de impulsar y denominar Toni, a pesar de incomprensiones, ya sabes, muy típicas de los pueblos. Finalmente, la población se acostumbré a ver a gente "siniestra" un par de días al año e hizo el festival suyo. Se sigue haciendo pero, en mi opinión, ha deriva a estilos musicales menos Heavys. No sabía que te gustara esta música, pero no me extraña porque es idónea para espiritus rebeldes, jeje.
    Saludos republicanos.

    Deseando escuchar ese recopilatorio Doomm. La variedad de estilos hace que te pierdas y cuando ya crees clasificado un grupo, éste se hace adicto a otro género. De todas formas, tu sabes que la esencia del rock duro sienmpre estará ahí.
    No he citado End of Green porque aún lo he escuchado poco. Me pasó un poco como con Sentenced, al principio no lo escuchaba, es más, hasta creía que no era plato favorito, pero acabé contagiándome de esos ritmos oscuros, con End.., me pasará igual. Por lo pronto, lo llevo siempre en el coche. Ya te contaré.

    ResponderEliminar
  4. Mi amigo corredor José Angel es u entendido en la materia. Cuando lo conocí, hace ya muchos años, me sorprendió que le gustara el Rock duro, sobre todo, al igual que Alfa79 y tu, su indumentaria no lo delatara.
    Te puede gustar el flamenco, y no por ello llevar unas patillas al estilo Curro Jimenes.
    Me gusta el Rock duro,escuchar a Barón Rojo (Hijos de Caín) era lo que escuchaba camino al trabajo a las 6 de la mañana...hace también muchos años....
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Que yo sepa puedes ser "rebelde" y que no te guste el "heavy", es evidente que tampoco la comercial, lo tricolor es estupendo, Saludos.

    M. Minkoff

    ResponderEliminar
  6. Estás en lo cierto, señorita Minkoff. No por ser rebelde has de ser heavy. Yo, salvo en la edad tonta del instituto, jamás llevé pintas de heavy, como mucho de "grunge".

    I. Reilly

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto que rebeldía y Heavy Metal no son una pieza. Pueden subsistir de forma independiente, aunque sí hay algo de inconformismo, como dice M. Minkoff, tampoco lo comercial. Hay muchas alternativas. Por ejemplo, la música clásica, propia también de espiritus inquietos. ¿ Como calificar lo Grunge, Javi ?

    Amigo Paco, Hijos de Caín de los barones dijo mucho en su tiempo. Curiosamente, hace muchos años no escuchaba a este grupo, pero sí a Triana, Alameda, Cai, Gualdalquivir y los primeros Medina, que es otra cosa, algo de rock, algo de andaluz.

    ResponderEliminar
  8. Chicos, me dejáis con la boca abierta con vuestros conocimientos musicales. Igual controláis mucho de rock y os perdéis en otros géneros, pero a poco que dominéis algo de la copla, je,je, podréis dar clases.
    A mi con la música me pasa que necesito entender la letra para que me enganche. No siempre, porque el jazz, por ejemplo, me gusta y ahí predomina lo instrumental. Otro tanto me pasa con la música clásica.
    Lo único que sí llevo a gala es mi gusto ecléctico y mi falta de prejuicios. En el coche salto de Coltrane o Parker (jazz) a Jarcha (folk de los setenta) las suites de Debussy (clásica) el Joaquín Sabina antiguo, Supertramp o, si se tercia, David Bisbal, Rosa, Chenoa, Raphael o lo que me pongan por delante. Y todo lo disfruto igual. Esto entronca un poco con el principio de la entrada y algunos de los comentarios. Fuera etiquetas. Muerte a los estereotipos.

    ResponderEliminar
  9. Ah, y me encanta Carlos Cano, los boleros, la copla, el flamenco... (Ahí también voy ligero de prejuicios. Me gusta Morente, Mercé y, si me apuras, hasta El Fary y Escobar. Y Juanito Valderrama fue un monstruo. He dicho. Y perdón por desviarme tanto del tema y hablar de mis gustos.

    ResponderEliminar
  10. En absoluto, muchos de los nombres que aportas son sagrados también para mí, que para nada soy un bicho cavernario del Heavy Metal, jeje. De los que citas, Carlos Carno, para mí representó mucho y lamenté mucho su temprana muerte. Pero qué decirte del gran Mercé o del flamenco que comencé a apreciar gracias a las programaciones que hacíamos también en Pinos Puente y a lo mucho que gusta a Mati, mi mujer. Por no hablar de la clásica: creo que podré tener cinco o seis versiones de la Sinfonía Fantástica de Berlioz, que me apasiona. Pero ocurre que la clásica también está muy presente en determinados grupos musicales del Heavy que más frecuento. Un secreto te contaré si me lo guardas: me encanta determinada copla, por ejemplo me fascina la película: Las cosas del querer.

    ResponderEliminar
  11. La música es la libertad del alma.

    Tengo mis preferencias musicales (sobre todo por el pop-rock español y el británico-irlandés), pero no desecho ningún otro estilo.

    La música clásica es lo máximo para escuchar -tranquilamente- y en directo. El flamenco no es mi estilo, pero cuando escucho al Camarón o a Estrella Morente, pues me quedo "encandilao".

    José Antonio, me parece muy bien que hables de música. De todo tipo de música.

    Salud republicana. Alfa79

    ResponderEliminar
  12. Me gusta escribir sobre lo que me encandila Toni, así sera. Saludos republicanos.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, todo esto tiene mucho menos sentido. Es cómo escribir en el desierto.

EL CUENTO DE NAVIDAD

 Desde que aquel británico de nombre Charles y apellido Dickens nos deleitara con su Canción de Navidad , muchos autores han querido se...